Adoptar un perro, un compromiso y una responsabilidad

Es importante saber de antemano qué hacer para que no resulte una experiencia negativa.

Cada vez es más común toparse con un perro callejero. Sin embargo, los perros no nacen callejeros, los "hace" la gente cuando decide abandonarlos.

Basta salir a dar una vuelta por los barrios neuquinos, o chequear en Facebook en distintos grupos la cantidad de perros rescatados y ofrecidos en adopción, para darse cuenta de que es un problema que está muy lejos de extinguirse.

Tres años atrás, las cifras difundidas por la Dirección de Control de Zoonosis revelaron que había cerca de 30 mil perros sin dueño distribuidos por toda la capital, un número nada despreciable.

La principal barrera sigue siendo la responsabilidad. Muchas personas no son conscientes de las implicancias de tener una mascota, y entre ellas la importancia de la castración.

Pero así como hay gente que decide dejar a sus mascotas o a sus crías libradas a su suerte, hay otra dispuesta a rescatarlos.

Lo importante para quienes decidan darles un hogar es haberlo planificado de antemano.
Si bien muchas veces planteamos el hecho de encontrarnos con un perrito abandonado como una contingencia, la realidad es que, si nos conocemos, sabemos cómo reaccionaríamos ante un encuentro de este tipo: si seguiríamos de largo, si sólo le proporcionaríamos agua y comida o si lo llevaríamos a casa con nosotros.

Esto es bueno planteárselo previamente para que podamos cuidarlos con responsabilidad, ya que los perros que han sido abandonados sufren por lo general de hiperapego. Es decir, no sólo se convertirán en nuestra sombra cada vez que estemos en casa, sino que toda vez que nos ausentemos es probable que se desquiten rompiendo cosas.

Muchos no están dispuestos a dedicarle el tiempo necesario a una nueva mascota para enseñarle a hacer sus necesidades afuera, sacarla a pasear, jugar con ella y, en definitiva, crear un vínculo mutuo. Consecuencia: terminan arrepintiéndose de haberla adoptado.

Por eso, antes de llevarte un perrito a casa tené en cuenta que vas a tener que dedicarle tiempo y mucho cariño y que eso puede afectar a tus otras mascotas o incluso a tu familia. Lo mismo que hay que prever que quizás no se lleven bien.

Si estás realmente decidido, lo ideal es que le hagas una cuchita separada del resto hasta que puedas llevarlo al veterinario, para que le haga los controles necesarios y saber si necesita de cuidados adicionales. Recordá que rescatar un perro es una elección.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído