Advierten sobre una posible invasión de roedores colilargos en la cordillera y hay temor por el hantavirus

La gran cantidad de comida incrementará la cantidad poblacional y el temor al hantavirus.

El Centro de Ecología Aplicada del Neuquén hizo un alarmante anuncio sobre el monitoreo de roedores en la zona cordillerana, y anunció que se prevé un crecimiento poblacional de roedores colilargos. Este año hubo un brote de Hantavirus que provocó la muerte de 11 personas.

Tal como se anticipaba, a raíz de la abundancia de alimento producido por la floración masiva de la caña Colihue en la zona norte del Parque Nacional Nahuel Huapi, se incrementó la capacidad reproductiva de los roedores.

Te puede interesar...

Advirtieron que en reproducción normal hay de 10 a 100 roedores por hectárea, con la cantidad extra de comida que habrá esta temporada ese número se incrementaría hasta 10 veces, y con ella la expansión del temible virus.

El CEA viene realizando un monitoreo de la población de roedores en distintos puntos de la zona con capturas periódicas de ejemplares. En declaraciones a la prensa, Martín Monteverde, director de ecosistemas terrestres, aseguró que, por la abundante cantidad de semillas de caña caídas en marzo, este año el colilargo se reproduce más veces y las camadas son más numerosas.

“Hay mucho macho reproductivo y muchas hembras preñadas. Todavía hay mucha actividad reproductiva. Hay mucho ratón aunque no llegamos al pico. Hay mucho alimento para pasar el invierno y habrá que ver cuántos ratones quedan en el camino”, dijo Monteverde.

Agregó que cada ratada “puede ser más corta o extendida”, y no saben qué va a pasar con ésta.

“Según las proyecciones de estos muestreos, en uno o dos meses se registrará el mayor pico de la ratada de colilargos, no de los otros roedores silvestres ni de ratas urbanas”, expresó.

Cuando el alimento se acabe, se puede esperar una dispersión de ratones hacia otros sectores en busca de comida. “Ahí pueden empezar a ingresar en los domicilios de la gente para comer lo que sea. Hacen nidos, comen mangueras, entran a los motores. Empieza una invasión muy fuerte y esto es lo que se llama ratada”, detalló el biólogo. Agregó que después de la dispersión, por la escasez de alimento empiezan a morir y se reduce la población a valores normales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído