Algunas lecciones de vida de los pingüinos gays

Historias de machos que conmueven en Australia y Dinamarca.

AustrAliA Sphen y Magic son dos pingüinos del acuario marino de Sídney que llamaron la atención de los guardias porque estaban siempre juntos. La mayor sorpresa de los responsables fue cuando se percataron de que habían hecho un nido con piedras, por lo que les dieron un huevo falso. Al ver que lo incubaron, el zoológico optó por proporcionarles uno de verdad, puesto por una hembra. A partir del nacimiento de la cría en octubre del año pasado, la pareja se ha encargado de hacer el rol de padres y “alternándose el pequeño”, explicó Tish Hannan, responsable del acuario marino de la ciudad australiana.

Sphen y Magic cumplen con los criterios comunes, explica Hannan, a cargo de esta especie. “Reconocen los gritos y cantos particulares del otro. Sólo los pingüinos en pareja logran encontrar a su compañero llamándolo cuando están separados”, explica. Al contrario de lo que ocurre con la mayoría de los mamíferos, los pingüinos comparten las responsabilidades como padres en estricta igualdad y cada uno le dedica la mitad del tiempo.

Te puede interesar...

“No existe una gran diferencia en el cuidado de la progenitura entre machos y hembras”, afirmó el especialista. Por lo tanto “es frecuente tener parejas de dos machos o dos hembras que se cortejan o comportan como padres”. En la naturaleza estas parejas no suelen tener crías y no duran ya que cada uno de los miembros acaba decantándose por otro compañero.

“Como dimos a Sphen y Magic la posibilidad de una temporada de reproducción exitosa, es muy probable que vuelvan a estar juntos este año”, adelanta Hannan.

Este caso ya se dio en otros zoológicos, como en Berlín, donde dos pingüinos de Humboldt machos acogieron a una cría rechazada por sus padres biológicos. A finales de los años 1990, Roy y Silo, dos pingüinos yugular machos del zoológico de Nueva York intentaron aparearse. Los guardias los vieron tratando de incubar una piedra y les dieron un huevo del que acabó naciendo una cría. La hembra nacida de esta unión, Tango, se emparejó con otra hembra.

Otro caso

En un zoológico de Dinamarca, una pareja de pingüinos gay secuestró un bebé pingüino que creyeron que había sido abandonado por sus padres. Una cuidadora del zoológico tuvo que intervenir para evitar una tragedia.

Todo comenzó cuando la pareja de pingüinos gay secuestró al pequeño ante un descuido de sus padres. “Creo que la hembra había salido a bañarse, así que era el turno del macho de cuidar a la cría”, le dijo Sandie Hedegard, cuidadora del zoológico. Según el relato de Hedegard, ante un descuido del padre, a la pareja de pingüinos gay le dio lástima ver al bebé abandonado y decidieron quedarse con él. “Yo esperaba que los padres llegaran y exigieran que devolvieran a su hijo”, cuenta Hedegard. “Pero el macho deambulaba como si no tuviera un hijo, aunque la hembra sí parecía buscarlo un poco”. En todo caso, al día siguiente los padres por fin reaccionaron y emprendieron el rescate de su hijo. Un video grabado por Hedegard muestra el dramático momento en el que los padres se enfrentan a los secuestradores para recuperar a su hijo. Finalmente, ella tomó a la cría para devolvérsela a sus padres.

Pero el final no fue del todo triste para la pareja gay. Ante su imposibilidad pero evidentes ganas de tener un hijo, Hedegard tomó el huevo de una madre pingüino que no era capaz de empollarlo y se lo entregó a la pareja para que fueran sus padres adoptivos.

La homosexualidad en el reino animal

No se sabe exactamente cómo está presente la homosexualidad en el reino animal, aunque muchos biólogos afirman que está muy extendida, especialmente entre las aves y los mamíferos, particularmente entre los primates y los mamíferos marinos. El punto de inflexión llegó en 1999, con la publicación del libro Biological Exuberance de Bruce Bagemihl. En él se registran casos y un número muy grande de especies que experimentan esas relaciones. Al principio, los científicos no estaban muy convencidos, pero después de varias observaciones se descubrió que, para varias especies, este fenómeno no era una excepción sino un hábito.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído