Algunos "accidentes" típicos del verano

Cómo cuidar a tu mascota de intoxicaciones y quemaduras.

Aunque tratemos de darle a nuestra mascota todos los cuidados posibles, los "accidentes" domésticos son más comunes de lo que parecen.

Para estar prevenidos, es importante ser conscientes de que hay problemas más frecuentes durante el verano.

Es un época en la que proliferan insectos y plagas, por lo que es habitual que muchas personas decidan fumigar. A consecuencia de la alta toxicidad y residualidad de los productos que se utilizan, se puede generar una situación de alto riesgo para nosotros y también para nuestras mascotas.
Para evitar algún cuadro de intoxicación o envenenamiento, es importante mantener a los animales alejados de la zona tratada, y en caso de entrar en contacto o ingerir alguno de estos productos, es fundamental conservar el envase para ayudar a nuestro veterinario de confianza a identificar el tipo de intoxicación.

Evitá ensayar recetas caseras, como provocarles el vómito o darles leche.

Algo frecuente, también, y como consecuencia de las altas temperaturas, es que nuestras mascotas se quemen las almohadillas de las patas debido a que el cemento o el pavimento conservan el calor y se convierten en brasas.

Mantener las veredas mojadas o, si se sale a caminar, llevar agua para humedecerles las patitas cada tanto pueden ser buenas opciones para evitar quemaduras o la formación de llagas.

Otro problema habitual del verano es que ingieran comida en mal estado. Aunque, en general, suelen recuperarse con la llamada "dieta del perro" (dejan de comer hasta que se sienten mejor), conviene observar qué síntomas presentan y si persisten.

Si bien siempre es mejor prevenir, es importante que, ante algún problema de este tipo, tengamos conocimiento de algunas técnicas básicas de primeros auxilios que, sin reemplazar la atención veterinaria profesional, pueden hacer la diferencia.
Nuestro veterinario de confianza te da algunas claves.

Primeros auxilios: ¿qué tengo que hacer?


Por Sergio Gómez (veterinario)

Ante envenenamientos, hemorragias, picadura de insectos, golpes de calor, fracturas o quemaduras, siempre es posible aplicar primeros auxilios. En el caso de quemaduras, por ejemplo, se recomienda aplicar agua fría en la zona afectada. Si se trata de alguna hemorragia por algún corte o golpe, si es necesario hacerle algún torniquete, primero verificá si sufre de algún dolor y, en ese caso, asegurá su boca con un bozal o una soga, para evitar que pueda moderte. En zonas donde no se aplican torniquetes -como la cabeza, el tórax o el abdomen- hacé compresión con algún trapo. Si se trata de alguna fractura también podés inmovilizar la extremidad con un entablillado.
Ante un cuadro de envenenamiento colocate guantes, no lo acerques mucho a tu rostro y leé los recipientes de veneno antes de usarlos; y llamá rápido a tu veterinario para que te guíe por teléfono hasta que llegues a su consultorio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído