El clima en Neuquén

icon
29° Temp
25% Hum
La Mañana hombre

Asesinaron a un hombre a golpes y ataron el cadáver a un poste

Una pelea familiar terminó a los balazos y con la muerte de Matías Da Silva. Quedaron detenidos el cuñado de la víctima y su hijo.

Una pelea familiar en la localidad bonaerense de General Rodríguez terminó de la peor manera, a los balazos y con la muerte de Matías Da Silva, de 37 años. El estremecedor hecho ocurrió este viernes.

La pelea seguida de muerte tuvo lugar en un domicilio ubicado en el cruce de las calles Fortín Güemes y Fortín Mercedes. Allí, Matías Da Silva recibió un tiro en una pierna y numerosos golpes en la cabeza con un palo de madera que terminaron con su vida. Por el hecho, fueron detenidos el cuñado de la víctima, Maximiliano Enrique Hugo Ivaldi, de 45 años, y su hijo Ezequiel Matías Suárez, de 27, quienes fueron acusados de haber cometido el homicidio.

Te puede interesar...

Luego del crimen salió a la luz un video de una cámara de seguridad ubicada dentro de la misma vivienda donde sucedió el hecho. En las imágenes se puede ver el inicio de la pelea entre los familiares y cómo Suárez, el hijo de Ivaldi, le efectúa disparos con un arma al cuñado de su padre.

También se divisa cuando Da Silva llega al domicilio de la familia Ivaldi. Llega con un objeto en la mano, que parece ser una lata de una bebida, y enseguida saluda a una niña de no más de 5 años de edad. Luego se cruza por la imagen Ivaldi, quien parece ignorarlo. Así, Da Silva lo insulta y sin mediar más palabra le efectúa una patada en la espalda a su cuñado. Luego, le lanza el objeto que tenía en la mano y ambos empiezan a pelearse a trompadas.

Embed

Al cabo de unos segundos, aparece en plano Suárez, el hijo de Ivaldi, con un buzo amarillo: toma una barra de madera de una obra en construcción y empieza a pegarle a Da Silva en la espalda. Allí, los dos cuñados caen al suelo y se ve cómo Suárez saca un arma de un bolsillo y empieza a disparar hacia donde se peleaba su padre con Da Silva.

Según informaron fuentes de la investigación, el propio Ivaldi declaró ante la policía que Da Silva tenía problemas constantes de adicciones y había llegado a su casa alcoholizado.

De acuerdo al análisis preliminar de los peritos forenses en el lugar, se estableció que el cuerpo de Da Silva presentaba contusiones fuertes en ambos parietales del cráneo y tenía un orificio de entrada y salida de un disparo en la tibia de su pierna derecha.

En el lugar también se secuestró un arma calibre 32 mm corto, cuatro cartuchos intactos, una vaina servida y un trozo de madera de unos 60 cm de largo, que habría sido el elemento con el que se efectuaron los golpes más fuertes sobre la cabeza de Da Silva. También se incautaron 10 metros de soga de cortina de enrolle, con la que se había atado a la víctima del crimen al palo.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario