El clima en Neuquén

icon
Temp
67% Hum
La Mañana vasectomía

Cada vez más neuquinos recurren a la vasectomía para no tener hijos

El sector privado es el que más absorbe la demanda. La mayoría son personas de entre 20 y 40 años que no quieren tener hijos o que buscan poner un límite, tras tener uno o dos.

Desde hace tiempo la anticoncepción dejó de ser un tema casi exclusivamente femenino en términos de quien debe tomar recaudos o someterse a una intervención para evitar un embarazo en forma permanente. En Neuquén, cada vez más hombres optan por realizarse una vasectomía debido a que está satisfecha su cuota de paternidad o bien, porque consideran que traer a otro ser humano al mundo y hacerse cargo, no forma parte de su proyecto de vida.

Si previo a la pandemia esta tendencia venía en aumento, actualmente se consolidó a punto tal que este tipo de método -con una tasa de efectividad mayor al 99 por ciento, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -se impone a la cirugía de ligadura de trompas de Falopio, también conocida como unión de trompas o esterilización tubárica.

Te puede interesar...

"La consulta por la vasectomía ha aumentado, en comparación con la ligadura de trompas que antes era más frecuente. Hoy por hoy se están haciendo pocas como cirugía programada", dijo -en diálogo con LMNeuquén- Daniel Castro, jefe del área de Urología del hospital Castro Rendón y titular del Colegio Médico de Neuquén, quien aclaró que la mayoría de las vasectomías se realizan en el sector privado dado que los centros de salud públicos priorizan la situaciones de urgencia.

"Por cada 10 personas que operamos en el privado, una se opera en el hospital", postuló dando cuenta de cómo se canaliza la demanda, luego de mencionar las listas de espera en el sistema público, donde el requerimiento de una vasectomía queda relegado ante las intervenciones que comprometen la vida y la salud de las personas en forma más directa.

"Esto es lo que yo veo en nuestro servicios. Estas cirugías también se hacen en otros hospitales donde en algunos casos hay urólogos y en otros cirujanos generales, que tratan de contener la demanda", agregó.

SFP Daniel Castro, jefe de Urología del Hospital Castro Rendón (2).JPG

¿Quiénes van en búsqueda de este método?

Al hacer un análisis de la tendencia, Castro indicó: "Esto tiene que ver con cambios de paradigma. La gente joven tiene otra visión respecto a este tema. Ya no vemos -como antes- a la mujer asumiendo todo el costo para evitar la procreación". "Ahora el hombre es mucho más consciente en esto que claramente está vinculado a la igualdad de género y a otras cosas que han cambiando, haciendo que la gente tenga otra visión, sobretodo los más jóvenes. De hecho, hacemos muchas vasectomías a gente que no ha tenido hijos", deslizó.

"En el rango etario que va de los 20 a 40 años, vemos la mayor cantidad de varones que se hacen una vasectomía, sobre todo aquellos que ya han tenido uno o dos hijos. No más. La mayoría de las familias hoy en día son más chicas que en otras épocas. Antes la vasectomía se hacía por una necesidad, porque ya tenían muchos hijos. Hoy eso se puede ver en el sistema público. Mucha gente viene porque ya tiene varios hijos que les cuesta mantener. En el sector privado se ve gente con otro nivel cultural que tiene definido su programa familiar y decide no tener más de uno o dos hijos", describió.

Respecto a los casos de personas que optan por la anticoncepción permanente, aún sin haber tenido hijos, Castro mencionó a quienes transitan una enfermedad severa o crónica de gravedad o que tienen algún problema de salud mental. En este caso el procedimiento se realiza con la anuencia de los tutores.

SFP Daniel Castro, jefe de Urología del Hospital Castro Rendón (5).JPG

Más allá de estas situaciones, el urólogo advirtió que también existe un buen caudal de "jóvenes universitarios, con cierto nivel cultural que no quieren destinar parte de su vida a criar hijos, sino que quieren hacer su vida y por eso buscan la vasectomía". "Esto se ve mucho en privado: gente que no quiere tener hijos o más hijos, por una decisión de vida", recalcó.

Castro remarcó que, a la hora de la demanda de una vasectompia, los profesionales de la salud tienen en cuenta el aspecto psicológico de quienes consultan, si están o no en pareja, independientemente de la prevalencia sexual, dado que pueden cambiar de opinión en otra etapa de su vida. "Yo siempre digo que esto, más allá de una decisión de pareja, es una decisión personal porque no saben cuántas personas van a pasar por su vida. Sí tienen que tener claro cuántos hijos quieren tener, si quieren tener hijos o si los que ya tienen son suficientes porque es oneroso revertir esto: hoy por hoy sale mucha plata", recalcó.

En ese sentido, el especialista recordó que con la vasectomía "el paciente no queda estéril, sino infértil", lo que abre la posibilidad de tener hijos propios a través de la punción y aspiración de espermatozoides y una inseminación asistida, procedimientos muy dispendioso, pero no imposibles para la medicina actual.

"La diferencia entre estéril y el infértil es que el primero no puede tener hijos por ninguna vía. El infértil es alguien que - a lo mejor- los tuvo o no los tuvo nunca, pero tiene espermatozoides normales en sus testículos. De modo que es cuestión de buscarlos ahí e inseminar a la pareja o a un vientre alquilado. Hoy con la ayuda de la medicina todo se puede, pero es muy costoso y no existe legislación que obligue a la obra social a brindar cubrir este tipo de procedimientos", advirtió.

>> Los miedos que aparecen en la consulta

Al ser consultado por los miedos, dudas y reticencias que se ven en la consulta, Castro expresó: "La gente tiene información de esto. Muchos de ellos cuando vienen al consultorio ya saben qué va a pasar, qué es lo que se va a hacer. Por lo general viene con la decisión tomada, más que nada los que están en pareja".

"Yo no veo tantos prejuicios como en otras épocas. Lo que sí, está el temor respecto a no poder seguir funcionando sexualmente. Obviamente esto no tiene nada que ver con la función sexual. Tampoco altera la eyaculación porque el semen viene de la próstata, no de los testículos. Lo que se hace con la vasectomía es inhibir el paso de los espermatozoides del testículo hacia la próstata. Eso es la duda más importante y esta explicación es la que los deja más tranquilos", subrayó al hacer hincapié en que la intervención no afecta a las erecciones ni el placer sexual.

"En cuanto a la cirugía, es sencilla. Dura 15 minutos y se hace con anestesia local y una sedación, lo cual hace que el paciente tenga una internación muy corta, apenas horas. A las 24 horas ya puede hacer vida normal", precisó. "Si esto se compara con una ligadura de trompas, es el día y la noche: los riesgos que corre la mujer desde una anestesia general a una invasión del peritoneo, pasando por las complicaciones inmediatas o alejadas", enfatizó. "En este sentido, con la vasectomía, el hombre no corre ninguno de estos riesgos y las complicaciones que puede llegar a tener son mínimas", añadió y puso como ejemplo "algún hematoma o molestia local". "Nada que no se pueda manejar con un analgésico común", remarcó.

La ley nacional Nº 26.130 establece que, a partir de la mayoría de edad, las personas pueden acceder de manera gratuita a la vasectomía. En tanto, la anticoncepción quirúrgica es legal en Neuquén desde 2004 por la ley 2.431 que incorporó los métodos contraceptivos quirúrgicos para mujeres y hombres, según el programa provincial de Salud Sexual y Reproductiva.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario