Carla Peterson: "No me mudo, me voy con unas valijas"

Carla Peterson. Rumbo a EE.UU. Antes de tomarse el avión a Washington con su marido, el flamante embajador Martín Lousteau, y su hijo Gaspar, la actriz presentó Una noche de amor, una comedia romántica que protagoniza con Sebastián Wainraich, y habló de su nueva vida.

Paula Bistagnino
bistagninop@lmneuquen.com.ar

La noticia la tomó por sorpresa. Se enteró por amigos que empezaron a mandarle mensajes preguntándole si era cierto que se iba a vivir a Estados Unidos. Ella no entendía nada. Hasta que confirmó que el presidente de la Nación recién elegido –y ex contrincante en las elecciones porteñas de su marido– le había propuesto a Martín Lousteau el muy codiciado cargo de embajador en Washington. Después del mareo vino la decisión. "Somos una familia y tomamos la decisión pensando en los tres. Esto es así, él me banca a mí con mi trabajo, que muchas veces requiere horarios y rutinas extrañas, como ahora que estuve varias semanas rodando de noche. Y yo lo banqué a él en la campaña. Pero estamos juntos y estamos contentos", dice Carla Peterson, que a los 41 años se siente en un gran momento criando a Gaspar y con mucho trabajo. Tanto, que ya en abril tienen pensado regresar al país para rodar otro film. "No es fácil, porque la verdad es que para un actor argentino no hay nada mejor que estar acá. Hay muchísimo trabajo en teatro, cine, televisión... Pero bueno, mi representante se queda acá y me irá avisando. Y yo, en la medida que pueda y me interesen las propuestas, volveré. La idea es vivir allá, por supuesto, y disfrutar los tres juntos, pero no hago toda la mudanza de nuestra casa. Me voy con las valijas", agrega la ex "guapa" que en la última década fue protagonista de varios de los programas más exitosos de la televisión, como Lalola y Los exitosos Pells.
-¿Cuál es el balance de tu carrera hasta hoy?
Siento que tengo un camino recorrido, pero que me falta mucho todavía. Lo sigo recorriendo... Y si me buscan en Youtube van a ver que dejé muchas escenas divertidas y otras que ya deberíamos ir borrando, jajaja. Yo no veo lo que hago como "mi carrera", sino como mi trabajo: soy actriz, trabajo de actuar, y ahí voy. Pero no estoy detrás de ningún objetivo final. Desde siempre disfruté mucho y me gusta lo que hago. Pero voy viviendo cada momento sin pensar demasiado o buscar algo en particular.
-¿Te encuentra en un buen momento la partida?
Sí, es difícil irse cuando uno en su país tiene todo, pero las cosas se dan así y ahora me toca irme. Pero a la vez es un gran momento para estar los tres juntos y disfrutar de Gaspar, que tiene tres años y empieza a conversar y a crecer. Es un momento muy lindo como padres y es perfecto para estar juntos viviendo eso, que pasa muy rápido. Así que estoy contenta con el plan de disfrutar esta etapa.
-¿Qué vas a hacer allá además de criar a Gaspar? ¿Como esposa del embajador te toca alguna función en especial?
No, no. Hay embajadores a los que sus mujeres los acompañan o ayudan en su trabajo. No va a ser mi caso. Y Martín lo sabe. Yo lo acompaño, cuido a mi hijo y participaré de las cosas que me interesen o en las que lo quiera acompañar, pero también voy a tratar de aprovechar el tiempo allá y hacer cosas nuevas.
-¿Qué te atrajo de la propuesta de Una noche de amor?
Me atrajo el desafío de ser sólo dos personajes todo el tiempo. Es una película de mucho diálogo y con mucha actuación. Me encantó el guión y además a mí me gustan mucho las comedias románticas y acá no hay tantas de este estilo. Es un género que está muy identificado con el cine norteamericano. Y además, más difícil todavía es que haya comedia romántica para alguien de mi edad. Y apenas la leí vi una historia súper reconocible para mucha gente de esta edad.
-Una noche de amor habla de recuperar el romance en una pareja que ya lleva años junta y perdió cierto romanticismo. ¿Te identifica?
No, creo que puede identificar mucho, pero en mi caso no hace tanto que estamos juntos y no llegamos a esa etapa. La verdad es que tenemos una pareja muy linda y no tengo nostalgia de nada.
-¿Sos muy romántica?
Lo normal, nada exagerado. Un poco de romanticismo me gusta, por supuesto, pero no el extremo. Te diría que desconfío cuando hay un exceso de romanticismo.

Gran momento personal: A los 41 años, la actriz siente que vive uno de los mejores momentos de su vida, tanto en lo personal como en lo laboral.

Una noche de amor

Leonel (Sebastián Wainraich) y Paola (Carla Peterson) están casados hace 12 años y tienen dos hijos. Los dos tienen sus profesiones: él es guionista y ella psicóloga. Les va bien, adoran a sus hijos y su familia funciona bien. Pero la pasión y la diversión parecen haberse perdido sin darse cuenta. Una noche deciden salir solos, sin los hijos, en busca de las viejas épocas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído