LMCipolletti pandemia

Cerraron más de 40 comercios cipoleños en plena pandemia

Datos oficiales reflejan con preocupación la crisis que desató la pandemia de Covid-19 en diversos rubros. Los comercios de indumentaria encabezan las bajas.

La crisis sin precedentes que desató la pandemia de coronavirus en la ciudad ya ha sido un batacazo para muchos comercios y los números oficiales que maneja el Ejecutivo hablan por sí solos: desde abril a la fecha, se registraron 41 bajas en distintos rubros comerciales.

Datos aportados por la Dirección de Comercio reflejan que las tiendas de ropa encabezan la lista, con diez cierres en total, pero hay de todo. También cerraron siete locales que venden productos comestibles, como panderías, despensas, pollerías y minishopping.

Te puede interesar...

Hay dos confiterías que pidieron la baja, dos restaurantes, dos peloteros y tres prestadores de servicios. Ni siquiera se salvaron los profesiones. Hay un estudio jurídico y uno contable que cerraron sus puertas.

Se sumaron tres oficinas admnistrativas, una peluquería, un centro de estética, un geriátrico, un local de reparación de PC, una forrajería, un instituto de danzas, una agencia de viajes, un cotillón, una entidad financiera y una casa de telas que ya no atienden más al público.

"Son números lamentables", expresó la directora municipal de Comercio, Ileana Nasimbera, quien agregó: "Todos ellos han cerrado por la crisis, en esta situación de pandemia".

La mayoría de las bajas se concentran en arterias principales como Mengelle, Esmeralda, Esquiú, Don Bosco y Brentana; mientras que muchos otros comercios anexaron un subrubro para paliar el difícil momento que atraviesa la economía. Hay una pinturería, por ejemplo, que está vendiendo artículos de ferretería; varios kioscos que incorporaron las oficinas de cobro y una confitería que ofrece el servicio de venta de bebidas alcohólicas.

"Hay locales que cambiaron de rubro, pero sobre todo buscan anexar otra cosa para paliar la situación", advirtió Nasimbera.

En diálogo con LMCipolletti, el titular de la Cámara de Comercio e Industria, José Luis Bunter, reconoció que, en tiempos de pandemia, la reactivación económica no será "de un día para otro". Ni siquiera es cuestión de abrir el local, no alcanza con eso.

Si bien destacó que la ciudad ha dado pasos muy significativos para flexibilizar la cuarentena, teniendo en cuenta que el número de casos positivos de coronavirus bajó a tres contagios y que existe un trabajo muy responsable para sostener las medidas de prevención y aislamiento social y obligatorio, el comerciante advirtió que "no hay dinero circulante en la calle y el desempleo sigue aumentando".

Es decir, la gente que sale a comprar los hace porque realmente necesita cubrir una necesidad. Prioriza alimentos, luego paga impuestos y otras responsabilidades; y con la diferencia compra lo que no tiene. " Si me falta el pantalón, lo compro; si no me hace falta, no lo compro", acotó Bunter.

Indicó que la actividad que cierra por la crisis continúa de manera informal y observó también un aumento considerable de la compra venta en sitios virtuales.

"Si bien no hay dinero circulante, la gente no se queda de brazos cruzados. Se deshace de lo que no usa para tener algo de efectivo o recurre a la permuta de bienes. Los cipoleños están buscando infinitas alternativas para sostenerse en medio de la crisis, aunque los medios no sean legales", contó el titular de la CIC.

Consideró que en este escenario es importante que el Estado "genere la posibilidad de un compromiso de pago en AFIP e Ingresos Brutos y poco a poco pueda mover la rueda económica. Pero esto no quiere decir que abren los negocios y hay reactivación, porque está muy retraído el consumo".

En esta crisis, a los comercios le va a costar remontar vuelo. Se cree que es un proceso que llevará meses y necesita del esfuerzo de todos para salir adelante.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

60% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
40% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario