Cómo hacer para traer una segunda mascota a casa

Se trate de perros o de gatos, es importante darles tiempo y no apurar el proceso.

Muchas veces reprimimos nuestras ganas de adoptar una nueva mascota simplemente por miedo a cómo la recibirán los viejos integrantes de la manada. Sin embargo, lograr que se integren puede resultar difícil pero no imposible.

Lo primero es delimitar zonas. Es crucial que el primer encuentro se realice en un área neutral y no donde nuestra vieja mascota acostumbra estar.

Si bien es recomendable que cada uno esté sujetado por una correa, es necesario dejar que se olfateen. Ese es su recurso privilegiado para reconocerse y, en general, lo hacen en la zona de la cola.
Es probable que el perro adulto intente "someter" al cachorro dejándolo panza arriba. Este paso es fundamental, siempre y cuando no haya una pelea de por medio, ya que, como ellos tienen su propia estructura, es importante que el nuevo integrante entienda quién es el líder.

Nunca trates de intentar romper esa jerarquía, pues serán ellos quienes definan el orden en su clan. En ese sentido, es crucial no invadir espacios y establecer áreas para cada uno, así como separar platos o juguetes y disponer cuchas separadas. Además, mantener los hábitos y horarios que ya tenía tu primera mascota ayudará a que no se sienta tan desorientada.

Paciencia: y dedicación son las claves para que la experiencia resulte exitosa.

Durante los primeros días habrá que estar más atentos y no dejarlos completamente solos, hasta que se muestren cómodos el uno con el otro.

Los paseos diarios son útiles para construir y fortalecer el vínculo entre los integrantes de la manada. Dado que los perros caminan siguiendo al alfa, es crucial que recrees la experiencia paseándolos juntos. El perro alfa es el que lidera el grupo; por lo tanto, nosotros somos quienes deberíamos caminar delante y ellos seguir a nuestro lado o detrás. Por supuesto que requiere entrenamiento.
¿Qué pasa cuando el nuevo es un felino? Si ya tenés un perro adulto, lo mejor es tratar de integrar un gato de corta edad.

Así como sucede con los perros, para facilitar la integración hay que mantener espacios bien definidos y procurar que cada uno tenga su propio plato de alimento, su propio bebedero y su lugar para dormir.
Durante los primeros días es bueno mantenerlos aislados y mientras tanto mostrarles objetos con el olor del otro animal, para que se vayan acostumbrando a su presencia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído