Cómo la mente puede cambiar nuestra vida

La clave es cómo encarar las cosas. El optimismo puede aprenderse.

Buenos Aires.- Filosofías milenarias como el yoga, pasando por la neurolingüística, e incluso la física cuántica, han planteado -cada una a su manera y desde una perspectiva particular- el poder que la mente tiene sobre nosotros.

Así, mientras algunas líneas del yoga se enfocan en cómo dominar nuestros pensamientos a través de la meditación y la práctica de la contemplación, la programación neurolingüística propone distintas técnicas para cambiar el "chip", es decir para cambiar de los pensamientos negativos a los positivos.
Por su parte, la física cuántica, que sería la que atañe a los cambios físicos a nivel molecular, considera que la intención de la mente y el movimiento energético que eso produce pueden producir cambios físicos reales.

Sea desde el abordaje que sea, lo cierto es que son muchos los que coinciden en el poder que los pensamientos tienen sobre nosotros, incluso las neurociencias han comenzado a ahondar a nivel de la química cerebral, cómo un pensamiento afecta nuestras emociones y cómo eso puede influir de manera determinante en nuestra salud.

Atlas: El Dalai Lama y un reconocido psicólogo escribieron una enciclopedia de las emociones.

Por eso, aunque muchas veces es difícil controlar el ir y venir del movimiento de nuestra mente, es importante, al menos, ser conscientes de que no será lo mismo ser pesimistas que positivos.
"El optimismo no es ingenuidad ni fantasía: es un conjunto de expectativas respecto del futuro que nos permite interpretar verazmente la realidad. Si la canoa se está hundiendo, se está hundiendo. El punto es no llorar, sino intentar nadar (o aplicar otro recurso) para ponerse a salvo", aseguró Andrés López Pell, psicólogo, director de la Fundación para la Salud y la Educación y autor de investigaciones sobre el tema.
Lo bueno de esto es que todos podemos aprender a ser optimistas. Para eso, la psicología positiva -nacida a finales de los 90, de la mano del psicólogo estadounidense Martin E. P. Seligman- ha sido de gran ayuda.

Proponiendo un cambio de abordaje, lo que hizo fue, en vez de enfocarse sobre los problemas de las peronas, proponer una estrategia de amortiguación, incrementando las emociones positivas y las fortalezas de cada paciente en vez de sus carencias.
Los expertos alientan a que cambiemos ciertos esquemas mentales para poder mejorar nuestra vida. El método quedará a elección de cada uno.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído