El clima en Neuquén

icon
28° Temp
16% Hum
La Mañana condenado

Condenado por atropellar y matar espera la pena en su casa

Se trata de Sandro Codegoni, condenado por el homicidio del comerciante Pedro Leiva. Le extendieron la prisión domiciliaria.

Sandro Gustavo Codegoni fue declarado culpable por haber atropellado y matado al comerciante Pedro Ariel Leiva. Todavía la Justicia no resolvió cuál será la pena que deberá purgar en la cárcel. Mientras tanto, decidieron extender la prisión domiciliaria, ya que el plazo de la medida cautelar llegaba a su fin. Así, el condenado esperará el juicio cesura en su casa.

El hecho ocurrió el 23 de octubre de 2021, cerca de las 21, en la esquina de Intendente Carro y La Pampa, en Neuquén capital. La víctima estaba en el frente de su comercio cuando Codegoni subió a la vereda con la camioneta Ford Eco Sport que conducía y lo embistió, provocándole la muerte.

Te puede interesar...

La fiscalía pudo acreditar que antes, el condenado había tenido una discusión con el conductor de una camioneta Fiat Estrada, a quien persiguió durante varias cuadras. Fue en ese contexto que circulaba a alta velocidad y perdió el control de su vehículo.

De acuerdo con las pericias realizadas una hora después del accidente, el imputado tenía alcohol en sangre y circulaba a una velocidad mínima verificada de 47 kilómetros por hora.

Muerto Carro y Pampa 2.jpg
La camioneta fue secuestrada tras el trágico hecho.

La camioneta fue secuestrada tras el trágico hecho.

En el mes de septiembre, Codegoni fue declarado penalmente responsable del delito homicidio simple cometido con dolo eventual, en carácter de autor. Este último lunes, el asistente letrado de la Unidad Fiscal de Homicidios, Bruno Miciullo, solicitó que siga detenido con prisión domiciliaria por seis meses.

Durante la audiencia el asistente letrado explicó que el 24 de octubre de 2021 el imputado quedó detenido con prisión preventiva y que esa medida posteriormente fue reemplazada por una modalidad domiciliaria. Indicó que la medida de coerción sigue siendo necesaria dado el avance del proceso. “El peligro de no sometimiento se agravó con el avance del proceso y con la sentencia de responsabilidad penal”, sostuvo Miciullo. Agregó que la expectativa de la pena es de cumplimiento efectivo y que tiene un mínimo de 8 años de prisión.

El representante de la fiscalía detalló que la medida de coerción fue consensuada con las partes.

El juez de garantías hizo lugar a la prorrogada de la prisión domiciliaria por el plazo solicitado a partir del 7 de octubre, manteniendo la pulsera electrónica con rondines sorpresivos para su control.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario