El clima en Neuquén

icon
23° Temp
42% Hum
La Mañana patrimonio histórico

¿Derecho a preservar o derecho a la propiedad?

El intento de demolición de la casona de los Rosa es el disparador de un buen debate sobre edificios históricos de Neuquén.

¿Tiene derecho el estado de querer preservar un edificio a partir del valor de su historia o de quienes lo habitaron? Sí. ¿Tienen derecho los descendientes de los propietarios de disponer de la manera que quieran de ese edificio? También.

La polémica se generó por la demolición de la casona de la familia Rosa, construida en 1932 en el barrio Belgrano y es un buen disparador para analizar viejos edificios de la ciudad de Neuquén que se encuentran en esa misma condición y que sus propietarios, en algún momento, tendrán intenciones de vender debido a su enorme valor inmobiliario.

Te puede interesar...

La primera reacción de la población es, por lo general, de que estos lugares sean preservados. Por este motivo es que desde el Concejo Deliberante se sancionaron y se siguen sancionando numerosas declaraciones con tal fin.

Lo que ocurre en la mayoría de las veces es que no se tiene en cuenta es el derecho a la propiedad. Y para que este tipo de acciones legislativas no atenten contra el artículo 115 de la Constitución Nacional el Estado debe tomar acciones concretas cada vez que se impulse una ordenanza semejante. Es decir, llegar a un acuerdo de partes: comprar o expropiar el edificio en cuestión e indemnizar a su propietario si es que el dueño acepta el destino que se le propone para su inmueble. De lo contrario, el caso terminará judicializándose y convirtiéndose en una causa perdida la Municipalidad o la provincia.

El otro punto a tener en cuenta es qué se hará con el edificio en caso de que se llegue a un acuerdo porque de nada sirve declararlo patrimonio histórico o arquitectónico si se lo deja abandonado a la espera de que el tiempo haga su trabajo.

Ejemplos sobran; el caso de la casona de los Rosa, es uno de ellos.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario