Dime qué animal tienes en casa y te diré quién eres

Psicólogos afirman que la personalidad del dueño es clave a la hora de decidirse por perro o gato.

¿Perro o gato? Cierto es que muchos eligen ambas opciones y logran una mágica convivencia contra natura. Pero mayormente es uno u otro. Y esa decisión, explican los científicos, habla de nuestra personalidad. Mientras que las personas que eligen perros son más familiares y responsables, quienes prefieren convivir con un gato suelen ser más creativos y urbanos.

Por lo pronto, los perreros exponen su afinidad con los animales con más entusiasmo. “Existen diferencias notables entre las personas que se sienten más cercanas a los perros y aquellas que prefieren a los gatos”, asegura la psicóloga Sam Goslin, de la Universidad de Texas, que ha estudiado cómo cambia la personalidad en función de la afinidad por canes o felinos en casi 5000 personas. El 46% de los encuestados afirma sentirse más cercano a los perros, mientras que el 28% se declara más amante de los gatos. El 26% restante se reparte entre los que les da igual, incluso, tener o no una mascota en casa.

El objetivo del muestreo era que las personas se definieran a través del cuestionario que abordaba preguntas sobre su personalidad, gustos y estilo de vida. Y ahí también se vieron grandes discrepancias. Los gateros se muestran “creativos y urbanistas, con gran percepción de sí mismos aunque también más propensos a la ansiedad, mientras que los propietarios de canes resultan más extrovertidos y algo menos neuróticos, y se describen en general como personas más amables y responsables”, señala Goslin.

Uno cada dos: En las grandes ciudades del país se calcula una mascota cada dos hogares.

La característica de mayor independencia que tiene el gato sobre el perro también se refleja en sus dueños. Stanley Coren, miembro de la Asociación Americana de Psicología y docente de la Universidad de British Columbia, de Vancouver (Canadá), refuerza este concepto. “Las personas que viven con gatos disfrutan más de su soledad. Y tienen un 30% más de probabilidades de vivir solos, sin otros humanos en casa. Casarse, vivir en una casa unifamiliar y tener niños es más propio de quienes se declaran amantes de los perros”.

Dime qué animal tienes de mascota y te diré quién eres podría ser una lógica conclusión. “Cuando alguien se declara más amante del perro que del gato, o viceversa, de forma indirecta proyecta su personalidad en la del animal”, concluye la licenciada Goslin.

la situación económica también influye

Por Sergio Gómez (veterinario)

Las personas que eligen gatos como mascotas tienen una personalidad más tranquila, son en la mayoría mujeres y viven en espacios reducidos. Al gato, en general, cuando lo busca una familia es porque tienen algún roedor en la casa. En el caso de las personas que buscan un perro para tener mascota, lo que normalmente quiere es un compañero, un guardián de la casa, para que se constituya en un integrante más de la familia. De todos, en el caso de los perros, se distinguen varias personalidades. Las personas grandotas y con voz ronca eligen perros tipo rottweiller, dogos o bracos a los que le gusta ir a cazar . Las mujeres, en cambio, son más del perro de tamaño chico y si es posible de pelo largo. Son tendencias que se fueron dando con el tiempo, de la misma forma en que hoy se busca al gato como mascota porque no es tan demandante como el perro. Y, al margen de la personalidad, también influye la posición económica de cada uno: los gastos varían según el animal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído