El adiós de los mejores de nuestra historia

La selección de básquet cayó 105-78 ante el Dream Team y se despidió de los Juegos. El emotivo final de la Generación Dorada.

Río de Janeiro
Cómo los vamos a cuestionar a ustedes, que pusieron al básquet argentino en lo más alto cuando antes festejábamos un octavo puesto. Cómo les vamos a exigir más, si lo dieron todo. Cómo vamos a abandonar en la derrota a quienes nos llenaron de grandes victorias y de gloria. Cómo vamos a reprocharles que esta vez no les hicieron partido a los Estados Unidos, si nadie en la historia los puso de rodillas como ustedes. Cómo no vamos a emocionarnos con las lágrimas contenidas de Manu Ginóbili en su despedida, con los gestos de dolor de todos, con ese espíritu competitivo admirable y sentimiento por los colores.

Claro que preferiríamos estar hablando de una nueva hazaña en esta crónica. Pero enfrente hubo un rival imposible, un verdadero Dream Team que nos vapuleó 105 a 78. Lo más duro de digerir para los fanáticos de la Generación Dorada no fue la eliminación en sí, sino lo que vino después de consumado el traspié, cuando, como se preveía, los héroes fueron despidiéndose públicamente de la selección (ver aparte) y la gente le regaló a cada uno una memorable ovación.

El partido
Aquel inicio favorable y esperanzador (17-7) fue un espejismo. Lo que siguió luego no tuvo correlato con ese buen arranque y sí se acercó más a la realidad de uno y otro. El gigante dormido se despertó, tal vez enojado porque le mojaran la oreja, y se adueñó de las acciones, del cuarto inicial (25-21) y del primer tiempo por 50 a 46. Y el grupo de viejos guerreros no pudo oponer mayor resistencia.

“Una época veníamos a ganar estos partidos, hoy no estamos para competir... Esto es lo más lejos que pudimos llegar”, se sinceró tras el juego un eterno Luifa Scola.

El conjunto norteamericano, que se medirá en las semifinales con España, mostró como principal figura al alero Kevin Durant, responsable de 27 puntos (7-9 en triples). En el quinteto argentino, el máximo anotador resultó el propio Scola, con 15 tantos.

El último tramo del partido sólo pasó por lo emocional y la salida del histórico número 5 del seleccionado: Manu Ginóbili, a 1m 50s del final, deparó miles de emociones. Se terminó así la etapa más brillante del básquet argentino. ¡Gracias totales!.

FRASES
"Hubiese preferido irme con una medalla. El resto no estaba tan lejos como pensábamos. Esto fue un suplementario para mí".
Manu Ginóbili Es el mejor jugador argentino de todos los tiempos.
"Fue mi último torneo, seguir no es productivo, tengo que dar un paso al costado y darles lugar a los jóvenes”.
Chapu Nocioni Otro de los emblemas que ayer se retiró.

Fin de la gran obra que tuvo su primer acto en Neuquén

La eliminación de Río significó la despedida de un equipo único que brilló por primera vez aquí.

Río de Janeiro
No hubo hazaña en el último partido en un juego olímpico de la selección. “Fue un gran regalo haber estado acá”, dijo emocionado Manu Ginóbili, que no volverá a los JJ.OO. Al igual que Andrés Nocioni, quien sentenció: “Este fue mi último partido con Argentina”. Distinta fue la postura de Luis Scola, que aseguró: “Seguiré jugando para la selección”. Tres héroes del básquet que junto a Carlos Delfino brindaron ayer los últimos destellos de la denominada Generación Dorada.

4 juegos disputó Manu Ginóbili para el Alma. Uno de los mejores deportistas de la historia.

No hubo milagro, pero sí toda la entrega que siempre caracterizó a un grupo que seguramente pasará a la historia como el mejor equipo de conjunto si se tiene en cuenta la calidad de los logros obtenidos desde 2001, cuando en Neuquén se quedaron con el campeonato FIBA de las Américas.

Y un año más tarde escribían el prólogo de la leyenda al ser el primer equipo en ganarle a una selección de Estados Unidos integrada con jugadores NBA. Fue en el Mundial de Indianápolis 2002 cuando lograron la plata.

El oro en Atenas (2004) con otra victoria sobre EE.UU. fue la cumbre de los dorados que siguieron dando batalla con un bronce en Pekín 2008 y un 4º puesto en Londres 2012. Carisma, entrega, y espíritu amateur son algunas de las cualidades que hicieron gigante a una generación que se terminó de despedir en Río para quedar por siempre en el “alma” de los argentinos.

OPINIÓN
Los valores que generaron marcaron una bisagra

Víctor Serna
DT de Zorros (SM de los Andes) y ex kinesiólogo de la Selección

La Generación Dorada nació en una habitación en agosto del 97, en el Mundial de Melbourne (Sub-22). Luego el premundial de Neuquén (2001) fue como un cimbronazo de aquella promesa que nació de una derrota. Se había perdido en semis contra Australia en un partido que estaban ganando como por cuatro puntos faltando 30 segundos. Finalmente terminaron cuartos. Yo era el kinesiólogo del equipo y compartí cinco años con ellos. Tras la derrota se juntaron y pactaron pautas morales y éticas que dejaron una marca en la historia. La promesa incluía dejar de lado todo tipo de egoísmos tirando para el mismo lado, dar todo dentro de la cancha y, a los que no les tocaba jugar, alentar desde afuera. Ginóbili era suplente de ese equipo y Nocioni había quedado afuera, creo que por un problema de indisciplina. Estaba Scola y Riofrío, que después murió. Los valores que generaron marcaron una bisagra. Son distintos, ejemplos. Fue algo que no tuvo que ver con el desarrollo del básquet argentino. Es como un molde que fabricaste y se rompió. Hoy dejan el mando, ojalá no sea el recuerdo de un grupo maravilloso, sino un camino para la continuidad.

Lituania jugó sucio, pero le salió el tiro por la culata

Río de Janeiro
Lituania no jugó limpio en sus últimas actuaciones en la fase regular. Quedó la sensación de que especuló y no jugó al máximo para lograr un cruce directo más accesible, lo cuál perjudicó a la Argentina, que tuvo que chocar con la gran potencia, Estados Unidos.

Pero, igual, a los lusos les salió el tiro por la culata y ayer sufrieron una inesperada paliza ante Australia, que los eliminó con un inapelable 90 a 64.

El subcampeón olímpico, España, sigue en alza: vapuleó 92 a 67 a Francia y se metió en las semis. ¡Chau Lituania! .

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído