El arco de Cipolletti tiene quien lo cuide

Ferreyra redondeó dos buenas actuaciones ante la chance que se le presentó por la expulsión de Ruiz. Ahora volverá al banco.

“Estoy muy contento, haber respondido siempre es importante para demostrar que uno está preparado”, dijo el arquero.

Cipolletti > Guillermo Ferreyra, que a los 24 años de edad transita su séptima temporada consecutiva con el equipo superior de Cipolletti, cerró el domingo en La Visera una buena serie de partidos antes de retornar a la banco de suplentes.
Campeón de Liga Confluencia, partícipe en el ascenso desde el Argentino B e integrante del grupo que arrastra el triste recuerdo del descenso, «Willy» pasa desapercibido pese al tamaño de su humanidad, que supera el metro y 85 centímetros de estatura.
Su personalidad introvertida nunca lo excusó del esfuerzo y trabajo, aunque sí de oportunidades. Actualmente es el suplente de Raúl Ruiz, dueño de una personalidad diferente, su antítesis, y que no resiste mayores objeciones respecto a la elección del DT, pero ante Villa Mitre y Santamarina, Ferreyra mantuvo el arco Albinegro en cero.
«Estoy muy contento, haber respondido siempre es importante para demostrar que uno está preparado. Es difícil no bajar los brazos, sobre todo en un puesto como el de arquero», explicó.
Habilitado tras la suspensión de dos fechas que le tocó cumplir por la expulsión sufrida en Pergamino, ante Juventud, el «Oreja» Ruiz volvería el domingo ante Alvarado en el Mundialista de Mar del Plata.
Un estadio que le trae gratos recuerdos porque fue allí mismo donde le tocó debutar en el «arco grande» del Albinegro hace tres años.
Para Ferreyra será tiempo de volver al lugar de los relevos, con la tranquilidad de saber que su momento deportivo es auspicioso y darle a Domingo Perilli el respaldo de dos arqueros con mucha jerarquía para apuntalar el sueño del ascenso.
La competencia por el arco también es alta y eso sin dudas es una buena noticia para el equipo.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído