El Gobierno insiste en que no hubo golpe en Bolivia

Macri dijo que las elecciones son la forma de transparentar. Mantuvo su postura ante la OEA respecto de la renuncia de Evo.

Mientras el gobierno argentino ratificó a nivel internacional, en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA en Washington, su postura de que lo que ocurrió en Bolivia no fue un golpe de Estado contra Evo Morales, en Buenos Aires Mauricio dejó sobrevolar el fantasma del fraude en los últimos comicios bolivianos (que llevaron a la crisis política que terminó con la renuncia de Evo) y aseguró que "las elecciones son la mejor manera de transparentar la voluntad del pueblo boliviano". El Presidente expresó que con Bolivia "nos une una historia común y valores compartidos", y remarcó que se trata de "una de las principales comunidades que tenemos en nuestro país. Por eso repudiamos la violencia de cualquier tipo y bajo cualquier circunstancia".

En ese contexto, Macri abogó por "el diálogo como único mecanismo de salida de cualquier crisis que pueda tener una Nación" y puso a las elecciones como "la mejor manera de transparentar la voluntad del pueblo boliviano. La Carta Democrática Interamericana de la OEA establece que celebración de elecciones libres y justas son esenciales para la democracia, por eso vamos a trabajar siempre por una región en paz, con instituciones fuertes e independientes que renuncien a la violencia y consoliden la unidad de los pueblos".

Te puede interesar...

Además, el jefe de Estado argentino les envió un mensaje a los ciudadanos bolivianos al decirles: "Estamos cerca, siguiendo el tema y esperamos que rápidamente puedan convocar nuevamente a elecciones".

Ante la OEA, la Argentina estuvo representada por Graciela Scarnati, quien ocupó el lugar que dejó vacante Paula Bertol, quien lo había abandonado para formar parte de la campaña electoral de Macri. Lo curioso fue que su sucesor designado por el canciller Jorge Faurie es el vicecanciller, Daniel Raimondi, pero este aún no tiene sus papeles en regla como para asumir la representación nacional en Washington. De todos modos, en el caso Bolivia, Argentina se sumó a las posturas fuertes de la región: Estados Unidos, Canadá, Brasil, Colombia, Chile, Perú, Paraguay y Ecuador, más otros países de América Central.

La OEA había hecho una auditoría sobre las polémicas elecciones que Evo se adjudicaba en primera vuelta y en su informe denunció irregularidades "muy graves", dejando en evidencia un triunfo ilegítimo de Morales. Por eso, el fin de semana Evo dijo que llamaría a nuevas elecciones, pero el accionar de las FF.AA. y la policía boliviana precipitaron su renuncia.

Una diplomática denunció amenazas

La cónsul de Bolivia en Salta, Jacqueline Mendieta, denunció que recibió amenazas de muerte mediante llamadas y mensajes telefónicos, posteos en redes sociales. “Quiero denunciar de manera pública que estoy recibiendo amenazas de muerte por llamadas y por mensajes, y también en redes sociales, contra mí y mi familia, como si mi familia tuviera culpa de algo”, publicó Mendieta en su cuenta de Facebook. En su denuncia pública, la diplomática y dirigente del Movimiento al Socialismo explicó que tiene “una mamá diabética y enferma” a la que “quieren atemorizar”, tras lo que sostuvo que no está a favor de la violencia “venga de donde venga”, sino “a favor de la paz y la tolerancia”, y aseguró: “Respeté y luché contra la violencia de la mujer y todo tipo de violencia, como servidora pública, y lo digo con la frente muy en alto”.

LEÉ MÁS

Evo Morales pisó México tras una odisea y llegó "sano y salvo"

Alberto Fernández sobre Bolivia: "Ha habido un golpe de Estado"

La Central Obrera de Bolivia amenaza con un paro por tiempo indeterminado

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído