El Norte, otro paraíso por descubrir

Miles de turistas llegan año tras año a Neuquén para conocer sus bellezas, muchas de ellas escondidas en los departamentos Minas y Chos Malal. Una región donde confluye la cultura y tradición con lo natural.

Por JAVIER CANTARINI

A pesar de sus enormes riquezas paisajísticas, la zona aún tiene una deuda con la infraestructura.

 
Chos Malal (Enviado especial) > Visitar el norte de Neuquén es animarse a vivir una experiencia mágica por el encanto de sus paisajes y de sus historias casi míticas que se remontan a tiempos en los que el sol y la luna marcaban el calendario de los pueblos. Por ser una región ideal para el descanso en la que el sonido del silencio dibuja notas que el viento en su andar eterno remonta hacia el cielo infinito. Y principalmente porque desde Chos Malal hacia el nacimiento del río Neuquén -en la cordillera de Los Andes-, pasando por Andacollo, Las Ovejas o Pichi Neuquén el turista encontrará en su camino bellezas naturales como el Domuyo, las Lagunas de Epulauquen, la Cordillera del Viento o el frío río Nahueve. Y en ellas mil y unas leyendas que reflejan la idiosincrasia de pueblos milenarios atravesados por la tradición de comunidades originarias (de lo que ahora conocemos como Argentina y Chile) con un fuerte valor histórico.
Es así que el paisaje se vuelve enigmático, mostrando lugares donde se entrelazan formaciones rocosas de tonalidades amarillas, grises y rojas con valles fértiles surcados por arroyos y ríos. Allí se asentaron poblaciones que han sabido conservar sus costumbres y respetar la naturaleza. Una naturaleza que por sus características ofrece al turista un abanico de posibilidades para la recreación, que van desde la pesca deportiva, pasando por el turismo arqueológico, avistaje de aves y excursiones hacia Áreas Naturales Protegidas (ANP) como el Tromen o Cañada Molina.  
 
Turismo y tradición
El recorrido por el norte neuquino (en este caso hablamos del departamento Chos Malal y Minas) comienza en Chos Malal. Su nombre en lengua mapuche significa “Corral Amarillo” y es presentada al turista como la “puerta de ingreso al Norte”, según las palabras de su intendente, Carlos Lator.
La ciudad resume la idea de turismo histórico por ser la primera capital que tuvo la provincia y por resguardar su casco histórico con antiguos edificios, entre los que sobresale el museo histórico Olascoaga (ex Casa de Gobierno), donde se puede ver la primera imprenta que funcionó en la Patagonia. A esto se suman otros atractivos como el almacén de Ramos Generales “Enrique Dewey”.
A su historia añade atractivos como cabalgatas, trekking, travesías 4×4 y pesca de truchas arco iris, pejerreyes o percas. En invierno ofrece la posibilidad de visitar el Parque de Nieve del cerro Wayle (a 48 kilómetros de Chos Malal), donde se puede practicar esquí alpino y nórdico. Por sus características climáticas también se puede realizar vuelo a vela, una actividad que en los últimos años creció por la llegada de turistas extranjeros en busca de vientos que favorezcan su pasión.
Otra de las características de la ciudad y de toda la región son sus comidas típicas, tejidos en telar, artesanías que reflejan la cultura del lugar y exquisitos dulces como de guinda o rosa mosqueta. Aunque no se puede obviar el sabor al pie de la montaña de un chivo asado, tan nombrado en los últimos meses por ser distinguido con su denominación de origen.
Al salir de Chos Malal, por la Ruta Provincial 43, el viajero comenzará a ser parte de la historia cuando deba aminorar la marcha de su vehículo para dar paso a los crianceros que recorren cientos de kilómetros a caballo o mula arreando a cientos de chivos hacia la precordillera, donde encontrarán los mejores pastos para la veranda, dando así vida  al milenario ciclo de la trashumancia.   
 
Oro, frutas y truchas
Continuando con el recorrido, el viajero puede descansar en Andacollo al pie de la Cordillera del Viento. Un pueblo que vive de la minería, por lo que ofrece como novedad el “circuito del oro”, donde el visitante conocerá de cerca la historia de los pirquineros (buscadores de oro artesanales) y con ellos la historia de la minería en Neuquén.
Muy cerca de Andacollo, a escasos 5 Kilómetros está Huinganco o el “Jardín de Neuquén”, como es conocido después de años de forestación de pinos y álamos sobre las laderas de las montañas. El verde de los árboles se complementa con la variedad de colores que ofrecen las plantas de frutas finas que se observan en cada jardín de los hogares de esta localidad.
Para una vista de ensueño se puede caminar hasta el mirador San Pedro y divisar, entre el vuelo de los pájaros, el imponente Cerro Corona, atractivo principal para los deseosos de escalar la montaña.
 
Historias al pie de la cordillera
A 38 kilómetros de Andacollo se encuentra Las Ovejas, un hermoso pueblo rural ubicado sobre el arroyo La Bodega, en la margen izquierda del río Nahueve. La localidad ofrece, entre otros atractivos, el circuito urbano “Modesto Sánchez”. El paseo que lleva su nombre en honor a un viejo poblador permite conocer a partir de sus edificaciones cómo se fue conformando el lugar. Se destacan la capilla de San Sebastián (construida en 1944) y el edificio de la Escuela Primaria 30 (comenzó a funcionar en 1907).
Las Ovejas, además es el punto de partida para conocer la reserva turística forestal y Laguna de Epulauquen. Un sitio privilegiado de Neuquén creado en 1973 que se encuentra a 1.549 msnm (metros sobre el nivel del mar) y que también resume la idea de turismo histórico, ya que siempre fue un lugar de tránsito y alojamiento para tribus pehuenches. También de grupos indígenas de la prehistoria neuquina cuyas huellas se aprecian en petroglifos grabados en rocas del lugar.
Lugar de paso cordillerano entre Chile y Argentina, que alojó entre sus más famosos ocupantes a los hermanos Pincheira (la rica historia cuenta que defendían a la corona española en la lucha por la Independencia de Argentina y América siendo asesinados en 1832).
Entre tanta historia, las lagunas (en realidad son lagos porque tienen entrada y salida de agua) al pie de la cordillera se nutren con el agua de deshielo y descansa mansa sobre una playa de finas piedras. En las lagunas, espejo del universo, se encuentran especies únicas como el ave huet huet castaño que habitan en un bosque de helechos, arvejilla, amancay y líquenes, siendo resguardados desde lo alto por el majestuoso vuelo de los cóndores.  
De esta manera, el norte neuquino, con sus formas de especial paisaje y naturaleza virgen, aunado a su particular historia y tradiciones, crea un lugar soñado para disfrutar y descansar en un camping o cabaña a la orilla de un arroyo o al pie de la cordillera.

El Domuyo, el techo de la Patagonia

Chos Malal > El Domuyo, con sus 4.709 msnm, es denominado "el techo de la Patagonia" por ser la cumbre más elevada de la región. Su nombre -en mapuche- significa "Que tiembla y rezonga". Éste, habitualmente llamado volcán, no es catalogado de esta manera por el área de turismo del Neuquén "porque no tiene la estructura del mismo (con chimenea central). Lo denominamos Cerro con actividad volcánica y con entorno de manifestaciones termales", explicó Matías Castro, jefe del Departamento de Patagonia de Valles y Turismo.
Para llegar a la imponente formación se debe viajar desde Andacollo, unos 94 km. hasta la Villa Aguas Calientes donde se puede hacer base. Durante todo el trayecto se irá bordeando la Cordillera del Viento, que se presenta como una muralla gris azulada a su derecha, con nieve en sus picos. A su izquierda, distintos cursos de agua acompañan el recorrido. Primero, el río Neuquén; luego, el Varvarco, Atreuco y Manchana Covunco, junto con infinidad de arroyos, vertientes e hilos de agua, que es necesario vadear en cada bajada del camino. Una vez en la cima del Domuyo sentirá un placer difícil de explicar.

Áreas naturales protegidas

Entre el departamento Minas y Chos Malal se encuentran cuatro áreas naturales protegidas. Esto significa que son territorios comprendidos dentro de límites geográficos definidos, afectados a protección legal y especialmente consagrados a la conservación y mantenimiento de la diversidad biológica y de los recursos naturales y culturales asociados.
 
* Lagunas de Epulauquen: a 45 Km. de Las Ovejas; se accede por la Ruta Provincial 43 y 45.
* El Tromen: saliendo desde Chos Malal, se encuentra a 45 Km. y se puede llegar desde la Ruta Nacional 40 y las rutas provinciales 2 y 37. Esta área también pertenece al Departamento Pehuenches.
* Domuyo: desde Chos Malal hay un recorrido de 144 Km. por la Ruta Provincial 43.
* Cañada Molina: a 7 Km. de Andacollo y Huinganco; se accede por las rutas provinciales 43 y 39.

Una región que apunta al turismo

La zona Norte es muy visitada, pero carece de infraestructura.
 
Chos Malal > Por la cantidad de turistas que año tras año descubren las maravillas del norte neuquino, la disponibilidad de plazas para alojamiento se torna escasa. En la actualidad hay 521 plazas entre hoteles, cabañas y campings, si se suman las localidades de Chos Malal, Andacollo, Huinganco, Las Ovejas, Manzano Amargo y Tricao Malal.
Es por esto que se plantea una contradicción a la hora de difundir la región, dado que el turismo representa un crecimiento económico para la comunidad. Sin embargo, desde otra perspectiva esas localidades no tienen la infrastructura necesaria para recibir una gran afluencia de turistas. 
En ese sentido, coinciden los intendentes de Chos Malal, Carlos Lator, y de Las Ovejas, Nicomedes Navarrete, quienes expresaron la necesidad de invertir en la región.
"Uno ve a la gente con expectativa, a pesar de que hoy no podemos vivir del turismo porque no viene demasiada gente. De todas maneras, uno lo visualiza con gran posibilidad. Se requiere de inversión y de capacitación. En pocos años, con el advenimiento de la Ruta 43 (todavía no se terminó de asfaltar) vamos a poder usufructuar el turismo", dijo Navarrete.
Por su parte, Lator pone su esperanza en la puesta en marcha del Hotel de Turismo, que dejó de funcionar en la década del ´90. "Sería muy importante que este hotel, inaugurado en 1967, vuelva a funcionar porque las plazas en Chos Malal son insuficientes; además, se revalorizaría el lugar desde el punto de vista histórico", indicó.
En este sentido, desde Provincia se anunció (en diciembre) la creación de tres hosterías en el departamento Minas vislumbrando el gran abanico de opciones que presentan las distintas localidades del norte para el visitante.
 
* Para mayor información sobre operadores de servicios y destinos ingresar a: neuquentur.gob.ar/es/

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído