El clima en Neuquén

icon
18° Temp
32% Hum

El pacto de Karina La Princesita y El Polaco por su familia

Los dos músicos festejaron recientemente el cumpleaños número 15 de su hija, Sol Cwirkaluk, y dejaron reflejado el secreto acuerdo en el que trabajaron.

Karina La Princesita y EL Polaco ya no están más juntos, pero mantienen una buena relación por su hija, Sol Cwirkaluk, que recientemente festejó su cumpleaños número 15 con sus dos padres mostrándose muy felices, cada uno por su lado, en medio de una increíble fiesta que organizaron para ella.

Entre idas y vueltas, nuevas parejas y muchas peleas, finalmente los dos músicos parecen estar estableciendo una armonía que beneficia a todos, especialmente a la única hija que tienen en común. Llegar a ese punto no fue fácil, y así lo argumentó Lourdes Gelay, psicóloga con formación en infancia, adolescencia y psicología perinatal, en A24.com.

Te puede interesar...

"En la clínica actual lo que más se consulta es el tema separaciones de parejas con hijos pequeños y cómo empezar a ser madre y padre luego de eso. Se trata de algo que, de manera formal, sucede desde hace tres décadas en nuestro país. Pero en las últimas dos décadas y, sobre todo en la última, esto es un estallido", comentó la psicóloga.

Karina La Princesita de gira con El Polaco.mp4

Karina La Princesita de gira con El Polaco

"Cuando vi las imágenes del cumpleaños pensaba que muchas veces de lo que se trata en un duelo es de ver lo que no se pudo dar, abstenerse de la bronca y tomar lo que hay. Por ejemplo la buena comunicación. Pensar 'es buen padre, es buena madre. Cumple dentro de todo con lo que tiene que cumplir'. Quedarse con lo bueno y no seguir trenzado por lo que no pudo ser", agregó la licenciada.

"Por cosas que él decía se le vislumbraba que no había estado presente. Sin embargo, pudo hacerse cargo: la hija tiene un vínculo con él, ahora está. A ella se le notaba cierta incomodidad pero también se rió, hubo buena onda. Se pudo trascender para ser una familia distinta", estableció.

polaco dos.jpeg

"Es una nueva era, la de ser pareja entre madre y padre. Cuando los hijos son muy chicos y se empieza a construir ese vínculo, se da el momento en que te estás separando de esa persona. Cuando se le cobra a un hijo o hija lo que sucede con el ex es un agujero negro. Todos sabemos que no es por ahí. Analizando la situación social y desde una perspectiva de género esto sucede mucho. Incluso en los en que no se hablan el vínculo está a través de ese silencio o la discusión o la puja a través del niño. Te podés separar de la pareja pero no de la persona con la que estás mapaternando. Las peleas siguen siendo por las mismas cosas. Si no intentan correrse de ahí todo va a seguir igual", siguió.

"Para poder hacer el duelo y efectivamente separarse hay que hacer un trabajo interno bastante grande y elaborar esa pérdida de manera real. Eso impactará en cómo te vas a relacionar con la persona y con tu hija o hijo. Si eso no está, el mayor riesgo -lo que más ocurre- es que esos conflictos que llevaron a la separación se sigan dando. La base del duelo es la ausencia: te alejás y desde ahí se puede empezar a trabajar. Pero esa persona con la que discutís, a la que tal vez seguís amando pero también hay bronca es con quien tenés que acordar. Esa toma de decisiones que tanto desgasta muchas veces es por lo que se separan”, finalizó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario