El señor del metal

Ricardo Iorio conmovió a más de 4 mil personas que concurrieron al estadio Ruca Che. Hacía 10 años que Almafuerte no tocaba en la ciudad.

En casi dos horas de show, Almafuerte repasó clásicos y canciones de su último disco “Toro y Pampa”. La Moto, Aonikenk y Monasterio fueron las bandas locales invitadas para hacer de soporte.

Neuquén > “Esto es una fiesta. Una verdadera fiesta. Estamos todos”, expresaba emotivamente por celular un joven que no llegaba a los 30 años. Sin embargo, del otro lado parecía que el llamado generaba desconcierto. Y el pibe que portaba uniforme de negro, acorde a la situación, arremete y exclama entre risas ‘¿Cómo dónde estoy? Estoy en el recital de Almafuerte’.
Para afirmar aún más todo lo que le está sucediendo, el joven decide pasarle el teléfono a uno de los más de 4 mil fans que aguarda por la salida de la banda. “Esto es fiesta p…”, le dice a quien estaba del otro lado de la línea, y la comunicación finaliza para que luego ambos jóvenes -quienes nunca se vieron en su vida- se estrecharan en un fuerte abrazo.
Es que el último sábado el estadio Ruca Che se convirtió en una verdadera fiesta metalera. Y no era para menos. Después de 10 años Ricardo Iorio, lo más grande del heavy nacional, según los cánticos de sus fieles seguidores, desembarcó con Almafuerte y su disco “Toro y Pampa”.
El encuentro entre la banda y el público es algo que se debían mutuamente. Por eso a lo largo de casi dos horas las emociones y estados de ánimo fueron variados.
Con cohetes silbadores arrojados al aire de por medio -a muy pocos se les pasó por la cabeza el fantasma Cromagnon-, a las 23.30 Iorio, acompañado por el resto de los músicos, apareció en escena para finalizar la ansiedad y espera.
“Debes saberlo” sirvió para la apertura y desatar la euforia contenida de largos años. Luego, se sucedieron “Donde está mi corazón”, “Pensando en llegar” y “Triunfo”, hasta llegar a “Toro y Pampa”, una de las canciones más festejadas.
Imagen fuerte en escena, Iorio, con su ya clásica voz rasposa, se planta bien ante el público y se mueve gesticulando permanentemente hasta llegar a golpearse la cabeza. Y con toda esa poseía rural-criolla a cuesta va diciendo verdades. Pero también tiene tiempo para el humor ácido y para los agradecimientos. “Si ven algunas personas que no es heavy no les hagan nada. Son los muchachos que hicieron que estemos acá después de tantos años y hay que agradecerles. Hemos ganado otra batalla”, expresó, en medio de la euforia de sus seguidores.

Memorable
Momento histórico y memorable fue la presencia de un amigo y hombre querido en la zona. “Voy a invitar a un gran amigo”, dijo Iorio, mientras aparecía en escena Rubén Patagonia para cantar a dúo Cacique Yatel (Hugo Giménez Agüero).
A esa altura las huestes que siguieron al pie de la letra todas las canciones estaban más que agradecidas con todo el despliegue de Almafuerte, y sobre todo de disfrutar a un guitarrista como el “Tano” Marciello, pieza fundamental en el sonido de la banda.
“Nos vamos acercando a la tranquera muchachos”, señaló Iorio a modo de despedida pasada la 1 de la madrugada de ayer. Por eso “Ser humano”, “De la carne”, “Sirva otra vuelta, pulpero” y los coreados clásicos “Almafuerte” y “A vos amigo”, sirvieron de cierre para decirle adiós a este personaje de raíces criollas y pura sangre.
“Criollo” que es discutido abajo del escenario, pero que con su lengua afilada es hoy el señor del metal nacional.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído