El sol, un aliado de nuestros perritos

Fortalece los huesos, alivia los dolores, mejora el sueño y es reserva de calor para el invierno.

Cuando el sol empieza a pegar un poco fuerte, nosotros tratamos de broncearnos, pero siempre con un reparo de sombra a mano. Sin embargo, los perros le coquetean al calor y en cuanto pueden se dan un sabroso baño de sol. ¿Por qué? ¿Estética? Claro que no. Las razones son físicas y metabólicas, Naturales, ni más ni menos.

Por lo pronto, el sol genera vitamina D y eso hace más fuertes sus huesos, que asimilarán el magnesio y el calcio para un funcionamiento óptimo. Puro instinto. Además, se beneficia la producción de serotonina. ¿Qué es esto? Una sustancia química que por efecto de la luz solar produce el organismo y que interviene como neurotransmisor para conservar el estado de ánimo estable. Una suerte de antidepresivo natural: después de una siesta al sol, el perro se levanta de ánimo sensacional.

También vinculado con el sueño, la exposición al sol favorece la segregación de melatonina, que es una hormona muy especial porque es la encargada de regular el ciclo del sueño de los animales. Al segregar más cantidad de esta hormona, tu perro aumentará la calidad y las horas que pueda descansar tranquilamente.

Mucha agua: Que el sol les haga bien no significa no tomar recaudos. El principal, hidratarlos y mojarlos.

Alivia dolores

El pelaje de un perro anciano suele ser más fino y débil que el de uno joven, esto lo hace más propenso a sentir frío y notar más dolor de lo normal en las articulaciones, sobre todo si sufre de enfermedades reumáticas. Quizás ese aspecto puede confundirnos y lo protegemos del sol pensando que no le hace bien. Todo lo contrario: si nuestra viejita y querida mascota se tira al sol, se va a aliviar de los dolores y molestias que le ocasione el paso de los años.

Y si encima sabemos que el sol es una fuente de reserva de calor para los momentos de frío (al margen de que hay razas que particularmente son más amigas del invierno), se hace evidente la necesidad fundamental del sol en los perros.

Lógicamente, eso no implica desentenderse: en las temporadas de sol y calor hay que proveerles mucha agua potable, mojarles la cabeza y, aunque parezca que el pelo les da más calor, ojo con afeitarlos: pueden sufrir quemaduras.

Una buena y reparadora siestita al sol

Por Sergio Gómez (veterinario)

De la misma forma que para los humanos una siestita a la sombra, en esos días de mucho calor, suele ser reparadora, para nuestras mascotas se da lo contrario. Pocas cosas son mejores para los perros que una siesta al sol. Los relaja, les recarga las energías, les permite incorporar vitamina D (clave para incorporar el calcio que tan buen le hace a los huesos). Pero dentro de toda esta línea de beneficios que trae la naturaleza de la mano del sol, no hay que descuidarse: el rayo de sol en sus horas de máxima irradiación puede producir un shock hipertérmico, aumento de la frecuencia cardíaca, respiratoria, deshidratación y hasta muerte. Los animales de pelo blanco son propensos al cáncer de piel y la falta de pigmento puede ocasionar quemaduras importantes. Hay que tener como regla de oro que lo que nos hace mal a nosotros a ellos también. Démosle sol, sombra y no te olvides de una buena hidratación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído