El clima en Neuquén

icon
15° Temp
30% Hum
La Mañana Zapala

El sueño de ser los enfermeros de la pospandemia en Zapala

La Muni quiere inyectar 80 profesionales al sistema de Salud. Se anotaron más de 500 postulantes en el IUCE. El relato de tres de ellos en primera persona.

En la vida para alcanzar las metas primero hay que tener la capacidad de soñar. El resto es perseverancia, obstinación, trabajo duro y una tremenda cuota de suerte o un notable destino a favor. En Zapala, esta ciudad del viento, a través de un sistema de becas, 80 hombres y mujeres jóvenes tendrán la posibilidad de cumplir su sueño y alcanzar una profesión para asegurar su bienestar y su futuro con un título bajo el brazo.

Se trata de la Tecnicatura Superior en Enfermería, la cual se dictará en el Campus Universitario de la comuna local. Será posible en virtud a un convenio con el Instituto Universitario de Ciencias de la Educación (IUCE).

Te puede interesar...

El presidente de esta institución educativa, Rodrigo Rabuffetti, en contacto con LMNeuquén precisó: “Nosotros tenemos un déficit muy importante en enfermería en toda la provincia, es un problema nacional no solo de Neuquén".

zapala estudiantes CAMPUS MUNICIPAL (8).JPG

Agregó que "el número de enfermeros está muy lejos de ser el número ideal, sería más o menos de 6 a 8 enfermeros por médico y nosotros hoy estamos en una relación de dos a uno o tres a un enfermero-médico, eso hace que ese recurso sea crítico y cada vez hay menos chicos que adhieren a empezar una escuela de enfermería, sobre todo porque son los de menos ingresos para poder sostener una carrera de este tipo”.

Ante esta encrucijada económica para muchos potenciales estudiantes, Rabuffetti comentó que venían trabajando en la instrumentación en una cuota muy accesible. Sin embargo la Municipalidad de Zapala, a través del intendente Carlos Koopmann, le dio un importante “golpe de timón” a la propuesta.

“El intendente de Zapala decidió que la Municipalidad se debía involucrar en la gestión de un recurso tan crítico para la zona, porque creo que esto tiene alcance zonal, más allá de Zapala y becar a 80 chicos que puedan acceder a la titulación”, remarcó.

Agregó que “nosotros sabemos que hay un abandono del 20 a 25%, por lo tanto, tenemos la expectativa que lleguen al final de la cursada entre 50/60 chicos lo cual sería un éxito y el mayor beneficiado va a ser el hospital de Zapala y su afluencia”.

Rabuffetti adelantó que la carrera llegó para quedarse en la ciudad. “Con ese número si puede sostenerse en el tiempo podemos llegar a generar una currícula de 30 ó 40 chicos por año, que a la zona le vendría muy bien, más que nada Zona Oeste, Zona Norte y Zona Sur”.

Cumpliendo objetivos

El IUCE como instituto ha sembrado confianza en la ciudad. “Las expectativas son muchas, para nosotros un desafío. En su momento pudimos dar la terminalidad educativa a la anterior escuela de enfermería. Pudimos inyectar alrededor de 130 enfermeros en plena pandemia Covid, lo cual dio un salto de calidad e hizo que el hospital y la zona pudiera responder de manera adecuada”, sostuvo Rabuffetti.

El funcionario agregó que “hay que buscar un recurso sostenible en el tiempo, que no sea solo por crisis, sino que sea una dinámica permanente de trabajo y de generación de nuevos recursos para el sistema de salud. A esto estamos tratando de acompañar con otras especialidades como la de instrumentación quirúrgica como por ejemplo, las cuales podrán ser presentadas en el mediano plazo”.

Por último señaló que “las expectativas respecto a la escuela de enfermería son muchas, tenemos varios años de experiencia en esto y creemos que podemos hacerlo bien. Creemos también que la zona está fértil, con muchas ganas y con el acompañamiento político que es fundamental para poder llevar adelante la tarea”.

Apoyo desde la Muni

Jorgelina Almeira, secretaria de Educación, Promoción de Empleo y Producción de Zapala, señaló que “el desarrollo de esta carrera para nosotros es muy importante porque es una de las primeras demandas que tuvimos cuando asumimos en esta gestión. No se pudo dar con la universidad pública y gratuita por cuestiones de que no existe la posibilidad de que traigan, por cuestiones financieras y de recursos humanos, a la ciudad de Zapala. Darle la respuesta con un instituto privado es una forma de generar esta propuesta de forma parcial para empezar a generar, al menos en menor escala, un porcentaje de los egresados.

JORGELINA ALMEIRA_secretaria educación Zapala.jpg

Aun así el promedio de egresados que tuvo la UNCo sobre 200 inscriptos fue de 60 egresados, así que habilitar dos aulas con 80 alumnos nos pareció que a través de un sistema de becas también permitiría que aquellos que realmente les interesa la carrera, que tienen el perfil y que van a sostener un buen nivel educativo calculamos que van a cumplir y poder satisfacer al menos un 70% de los egresados, para nosotros eso es muy importante”. Siguiendo esta línea Almeira fundamentó que “el hospital Zapala hoy tiene la carrera de la residencia para enfermeros. Una de las especialidades es en UTI y hablaríamos de un post título. Entonces poder brindar en la localidad la base que es la tecnicatura superior en enfermería para que ellos puedan continuar con esta especialidad en el hospital Zapala, la verdad que es una buena y coherente propuesta la de profesionalizar a los estudiantes”.

El hospital de Zapala y un fuerte respaldo

El hospital de Zapala a través de la jefa de su departamento de Enfermería, Alicia Bastías, manifestó el fuerte respaldo a la iniciativa. “Ya habíamos trabajo con el IUCE en el 2019 cuando tomó a todos los estudiantes de enfermería que habían quedado de otro instituto y que no habían podido completar toda su formación académica. Ellos tomaron a todos esos alumnos e hicieron las prácticas en el hospital, ahora están todos trabajando en el hospital y en la provincia”.

La profesional dijo también que “a la salida laboral que tiene enfermería hay que tener en cuenta que se están haciendo hospitales grandes dentro de la provincia, en el hospital Zapala están saliendo jubilaciones, siempre se está necesitando enfermeros. Oferta laboral van a tener en 3 años los que se egresen y para la comunidad de Zapala, a mi parecer y sobre todo los jóvenes que no pueden ir a cursar una carrera a otra ciudad, es muy bueno”.

Por otra parte, mostró su satisfacción al decir que “el hecho de que instrumenten este tipo de carreras en la ciudad enaltece mucho nuestra profesión y además porque los alumnos serán formados por los mismos enfermeros de la ciudad de Zapala”.

Alexis y su sueño de forjar una carrera

La nueva carrera de enfermería en la ciudad del viento despertó muchos sueños de hombres y mujeres jóvenes de la ciudad. Detrás de cada uno de estos sueños hay historias de vida y hay historias de desafíos personales que en alguno de los casos buscan romper prejuicios. La historia de Alexis Castaño, de 28 años, es una de ellas.

Zapala estudiante de enfermeria ALEXIS CASTAÑO (6).JPG

“Lo tomo como un desafío personal y además para tratar de terminar con el tabú de que las personas con discapacidad no pueden tener una carrera por el solo hecho de tener una discapacidad. Además, hay ejemplos claros en el país y en el mundo de que tener una discapacidad no te condiciona a nada, sino que la forma de ser de cada uno, de cómo ver la vida y cómo salir adelante. Es una carrera que me gusta y me gustaría ejercer en el futuro si es posible y para demostrar que puedo ser un profesional con todas las letras sin importar la discapacidad que tenga”, contó Alexis desde su lugar de trabajo actual como administrativo en la dirección de atención integral a las personas con Discapacidad que depende de la subsecretaría de Desarrollo Humano de la municipalidad de Zapala.

El joven padece una discapacidad motriz derivada de una enfermedad llamada Espina Bífida. Es una patología congénita donde no se cierra una parte de la columna y eso genera pérdida de sensibilidad en las piernas.

“Lo que hago en mi lugar de trabajo es recibir documentación para hacer certificados de discapacidad. Elegí la carrera de enfermería porque siempre me gustó, desde chico, tengo familiares cercanos que tienen carreras allegadas a medicina, como mi papá Carlos que es enfermero y siempre lo vi estudiar, entonces eso me ayudó a estudiar lo mismo”, contó Alexis.

Agregó que “siempre me animaron desde la familia y compañeros de trabajo. Me dicen que me ven muy tranquilo y una “sabelotodo” para medicina o enfermería. El referente siempre fue mi papá, porque al ser licenciado en enfermería vi de cerca como él trabaja y desarrolla la actividad siendo militar (ahora está retirado). Me gusta la cercanía que tiene la enfermería con la sociedad, es muy humana. Mis expectativas con la carrera son de crecer laboralmente y tener conocimientos nuevos de una carrera que me gusta bastante, me gusta todo lo relacionado a la medicina”.

Viviana y un futuro para su hijo

La historia de Viviana Urrutia va más allá de lograr contar con una profesión sino más bien el sueño tiene nombre y se llama Camilo de 4 años. Ella quiere un futuro para su hijo y aseguró poner toda la voluntad y empeño para lograr recibirse y regalarles el título a su hijo y a su familia que son su roca y fortaleza.

Zapala estudiante de enfermeria VIVIANA URRUTIA (1).JPG

“Mis expectativas con enfermería es básicamente poder terminar la carrera, formarme para el mundo laboral y saber aplicar los conocimientos, porque es un ámbito desconocido para mí. Si bien sé de qué se trata la carrera, poner en práctica todo lo que vamos aprendiendo es otra cosa totalmente diferente. Además de que es una carrera que se necesita empatía y un trato humanitario hacia las demás personas”, contó Viviana. Agregó que “elegí enfermería porque me parece una carrera que está buena, a diferencia de las demás que hay en la ciudad que no me llaman la atención y es una buena oportunidad laboral y puedo contribuir en la recuperación de los demás, algo que me parece muy bueno”. La joven de 30 años actualmente está desempleada y se anotó a la carrera junto a su novio. “Lo que me incentivó a inscribirme fue mi familia, porque más allá de que es un esfuerzo personal va a ser un beneficio para todos nosotros”, finalizó.

Belén y sus ganas de ayudar a los demás

Otra historia dentro de las 80 historias y sueños que despertaron la carrera de enfermería en Zapala es la de Belén Betancur, una joven de la ciudad que en el presente se encuentra desarrollando múltiples actividades en el ámbito de un emprendimiento familiar. “Soy de Zapala, tengo 20 años, no tengo hijos y hoy mi intención principal es lograr estudiar y recibirme para construir un mejor futuro para mí y para los que me rodean, y creo que esta carrera, que es una carrera muy noble y lograr ayudar a otros sería sumamente gratificante para mí”, contó Belén.

Zapala estudiante de enfermeria BELEN BETANCUR (5).JPG

Apuntó también que “no realizo un trabajo formal, colaboro con mi familia en sus oficios, son ellos los que me inspiran e impulsan a ir más allá, a animarme para concretar los sueños y los proyectos”. Respecto a la carrera de enfermería la joven precisó que “es una carrera que siempre ha llamado mi atención, dado que la rama de salud es de mi interés. Cuando terminé mi secundario me fui a Villa Regina para estudiar nutrición, pero el escenario de pandemia me obligó a volver a Zapala. Desde aquel momento volver a Regina siempre se tornó difícil no sólo por la situación económica conocida, sino también por la situación de la universidad que también es compleja, dado que por momentos es presencial, en otros no y cuando vivimos lejos se torna difícil llevar ese ritmo. Cuando leí que enfermería se iba a dictar en Zapala, inmediatamente intenté postular, y gracias a Dios tengo la posibilidad de cursar una carrera que me gusta en mi propia ciudad”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario