En 2013, unas 530 mujeres abortaron tomando pastillas

Son datos que maneja La Revuelta. El 37% de los casos lo derivó un médico.

Javier Cantarini
cantarinij@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
La Colectiva Feminista La Revuelta acompañó durante 2013 a 537 mujeres que decidieron realizarse un aborto con la pastilla misoprostol. Del total de esos casos, el 37 por ciento fue derivado por algún profesional de la salud pública o privada.
En tanto, si se compara con 2012, el número de mujeres que necesitó del servicio aumentó considerablemente, dado que ese año se realizaron 342 acompañamientos. A su vez, desde que La Revuelta resolvió dar esta ayuda guiaron a 1.074 mujeres que se hicieron un aborto, de las cuales el 54 por ciento ya habían sido madres.
En la actualidad, el servicio denominado Socorristas en Red se extiende a 17 provincias de Argentina donde activistas informan sobre el misoprostol. El uso del medicamento está recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los países, como Argentina, donde la práctica es ilegal, a excepción de los casos de abortos no punibles que contempla el Código Penal.
Los datos fueron recopilados por La Revuelta en base a un cuestionario que les hacen a las mujeres que se acercan al servicio.
Aumento de casos
“El aumento se puede dar porque cada vez se enteran más rápido que tienen un embarazo, y también de nuestra existencia por la información que difundimos por las redes, con afiches o con el boca en boca. Se construyó, además, una red con profesionales de la salud que le avisan a las pacientes para contactarse con nosotras”, dijo Belén, de La Revuelta.
De todas las religiones
Las mujeres que acuden al servicio que ofrece La Revuelta en un 54% son de Neuquén, un 24% de otras localidades y el resto se acerca de otras provincias. Además, hay un 5% que son extranjeras, provenientes de Chile, Bolivia, Colombia, Perú, Paraguay, Brasil y República Dominicana.
La práctica de realizarse un aborto con la pastilla misoprostol incluye a mujeres y parejas de todas las edades, clase social y religión. En este sentido, de las 537 mujeres acompañadas, el 66% dijo ser creyente de alguna religión y de ese total, el 17% expresó ser practicante.
“Las practicantes vienen con culpa porque les da vergüenza hacerse un aborto. Son evangélicas, católicas mormonas, de todas las religiones. Con ellas hacemos un trabajo donde le explicamos que no están solas y que hay otras mujeres que transitan la situación. Algunas les cuentan a sus madres que en general las apoyan. Y otras mujeres no le cuentan a nadie”, indicó Belén.
Con relación a las edades, se comunicaron con las socorristas mujeres de 17 a 58 años, siendo la franja etaria que va de los 27 a los 37 años la que más requirió el servicio, alcanzando el 58% de las 537 consultas. “Esto desmitifica que siempre son las mujeres jóvenes las que necesitan abortar”, indicó Belén.
El derecho a decidir
Que una mujer pueda decidir cuándo tener un hijo y bajo qué condiciones es parte de los derechos reproductivos que Argentina contempla en distintas leyes. Sin embargo, existe una contradicción dado que el aborto sigue siendo una práctica ilegal.
Por esta situación, distintas organizaciones de la sociedad civil y grupos de mujeres llevan adelante la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito bajo el lema “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Uno de los objetivos es disminuir la mortalidad materna de mujeres que sin recursos económicos se hacen abortos de riesgo.
El Congreso de la Nación tiene en sus manos el proyecto de ley, e inclusive hay legisladores que están de acuerdo con sancionarla, pero todavía no tiene el aval del Ejecutivo.
De esta manera, el tema sigue siendo una deuda pendiente de esta administración reconocida por sus conquistas en materia de derechos humanos .

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído