LMCipolletti Neuquén

En Neuquén se perdieron 4 mil empleos privados en la cuarentena

En la provincia bajaron de 119 mil en marzo a 115 mil en abril, lo que significa la caída más pronunciada de la última década.

La provincia de Neuquén perdió más de 4 mil empleos privados tras el inicio de la cuarentena. De 119 mil asalariados registrados en marzo de este año, bajó a 115 mil en abril, la caída más pronunciada de la última década.

La estadística proviene de las declaraciones juradas que presentan los empleadores en el sistema previsional. A partir de esa fuente, el Ministerio de Trabajo de Nación establece el número de asalariados registrados de cada mes. El último informe, correspondiente a abril, se hizo con datos provisorios.

Te puede interesar...

El informe muestra que Neuquén empezó el año con una tendencia a la baja en el empleo privado, que venía arrastrando desde septiembre de 2019. Mes a mes, se declaraban entre 300 y 800 asalariados menos.

Para febrero de este año, cuando la pandemia era una noticia lejana, la provincia tenía 120.100 trabajadores en el sector privado. En marzo eran 119.700, en sintonía con la curva negativa del último año. Sin embargo, en abril, la cifra cayó a 115.100 asalariados, una baja que quintuplicó cualquier otro registro reciente.

De un mes a otro, se perdieron 4600 empleos privados en Neuquén. No hay antecedentes en la última década de un derrumbe de tal calibre.

En el informe, el ministerio hace un reajuste por estacionalidad; es decir, deja fuera de la estadística las variaciones por épocas de cosecha, temporadas turísticas o causas climáticas. Sin considerar ese factor, la caída del trabajo privado en Neuquén resulta aún más profunda: de 122 mil puestos de trabajo en marzo a 114 mil en abril.

El fuerte repliegue del trabajo privado en la provincia no implica que todos sean despidos; también se debe a vacantes que no se cubren o asalariados en blanco que dejan de tener aportes. De todos modos, Neuquén retrocedió al nivel de empleo registrado de hace dos años atrás, en abril de 2018.

Desde 2009 en adelante, la provincia atravesó crisis en los que el trabajo privado disminuyó, pero hasta ahora eran procesos graduales, que se extendían en el tiempo. Es lo que ocurrió a fines de 2015 y en la primavera de 2016. En cada caso, se perdieron cerca de cuatro mil puestos laborales a lo largo de un semestre.

A partir de mayo de 2017, el trabajo privado en Neuquén se recuperó y siguió en alza hasta septiembre del año pasado, cuando alcanzó el récord de 122.800 asalariados registrados.

Desde entonces, la provincia atraviesa un declive, que se aceleró con la cuarentena.

Recuadro-cifras-página-3.jpg

-> Neuquén, la sexta más golpeada

Según las estadísticas laborales, Neuquén fue la sexta provincia más golpeada por el impacto de la cuarentena en el empleo privado, detrás de La Rioja, Catamarca, Mendoza, San Juan y Tierra del Fuego.

La provincia más afectada fue La Rioja, que pasó de 29.300 asalariados privados en marzo a 27.700 en abril, una caída del 5,5%. Siguen en la lista Catamarca y Mendoza, ambas con una baja del 5% en el número de asalariados de un mes a otro.

La cuarta provincia en pérdida de empleo privado fue San Juan, donde el número de asalariados cayó un 4,2% de marzo a abril. En Tierra del Fuego, la baja fue del 4%, lo que la ubicó en quinto lugar. Neuquén fue la sexta provincia más golpeada por la pandemia, con una pérdida del empleo privado del 3,6%.

Cierre-local-coronavirus-Neuquén.jpg

-> La demanda laboral, en el nivel más bajo en décadas

La demanda laboral en el aglomerado de Neuquén y Plottier cayó a su nivel más bajo en décadas durante la cuarentena obligatoria. El derrumbe fue tan pronunciado, que perforó el piso histórico de la crisis de 2001.

La Dirección provincial de Estadísticas mide la demanda laboral en el conurbano neuquino a partir de los avisos que se publican en los periódicos.

Toman como base el año 1996, al que le otorgan un valor de 100, y a partir de ahí evalúan si las vacantes suben o disminuyen.

Hasta marzo de este año, el registro más bajo era el de enero de 2002, cuando el indicador cayó a 28.

En abril de 2020, tras la declaración de la cuarentena, la demanda laboral perforó el piso histórico de hace dos décadas. Ese mes, el índice se desplomó a 3, muy cerca del cero absoluto.

Eso implica que, por cada 33 avisos publicados en diciembre de 1996, hubo uno al comenzar el aislamiento obligatorio.

En mayo de este año, con la flexibilización de la cuarentena, el índice de demanda laboral repuntó a 8,9.

Un mes después, en junio, logró ubicarse en 11,5. Sin embargo, las vacantes de trabajo no llegan todavía a la mitad de las que se publicaron en el peor momento de la crisis de 2001.

En el último trimestre, hubo rubros sin una sola oferta de empleo en Neuquén. Es el caso de los cargos directivos y gerenciales, trabajos agrícolas y puestos vinculados al apoyo tecnológico.

También se difundieron pocos ofrecimientos para tareas administrativas y producción industrial.

Los únicos rubros que mantuvieron cierta demanda de trabajadores entre abril y junio son los que se catalogaron como “esenciales” y quedaron fuera de la cuarentena.

En detalle, fueron los servicios de salud, educación, seguridad y desarrollo social, las ocupaciones contables o de manejo de dinero y la actividad minera, energética y de construcción.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario