El clima en Neuquén

icon
24° Temp
23% Hum
La Mañana Mendoza

En tierra de vinos, llegó la primera cadena neuquina de gin tonic tirado

La Gintó empezó a expandirse por fuera de las fronteras neuquinas y ya está en Mendoza. Es la primera franquicia de la bebida tirada del país.

Por supuesto que el vino y el gin tonic pueden convivir armoniosa y equilibradamente. Los públicos no son distintos: cohabitan el mismo mundo del placer por los aromas, sabores y maridajes, en un universo de opciones y posibilidades sin límites. ¿El mejor ejemplo? El local de gin tonic tirado emplazado en Chacras de Coria, epicentro turístico de Mendoza, que se convirtió en el puntapié de la franquicia neuquina La Gintó, el primer comercio de estas características del país.

Ella, escribana. Él, ingeniero en una empresa petrolera. Ambos, convencidos de un nuevo proyecto que encararon con firmeza pero casi de casualidad, después de conocer y quedar fascinados con el local neuquino, ubicado en Jujuy 356, adonde llegaron de la mano de un amigo un día que lo visitaron en la ciudad.

Te puede interesar...

En una charla con LMNeuquén, Magalí Castillo (43) se animó y confesó: "A mí no me gustaba el gin tonic". Pero habló en pasado y después aclaró: "Nunca lo supe tomar bien, nunca me lo habían preparado bien". En cambio, su marido Cristian Videla (45) ya había entrado al mágico mundo de los botánicos. ¿Su vida cambió desde que conoció a La Gintó? Parece exagerado, pero un poco sí. Además de que ahora "le encanta" la bebida, significó un incipiente cambio de rumbo en su actividad laboral, que nada tenía que ver con el comercio ni con las bebidas alcohólicas.

Sin ánimos de querer fogonear rivalidades, una de las preguntas peca de ingenua y la respuesta de Magalí, risas de por medio, es cortita y al pie: "No, no, no, el vino no se deja". Todo está claro.

La-Ginto-(3).jpg

A Mendoza y el más allá

De la mano de María Laura Zambón, Santiago Perazzo, Ayelén Zurbriggen y Cecilia Braga, La Gintó innovó en el rubro de las bebidas y abrió sus puertas en febrero de 2021, ofreciendo una propuesta conocida para la cerveza artesanal pero única en el gin tonic: un centro de recarga donde se puede asistir con un botellón o con envases pet y llevarse la bebida ya preparada, lista para el consumo. Además, tienen a la venta unas 50 marcas de gin y distintas variedades de agua tónica.

Exactamente un año y medio después, lo que surgió como un emprendimiento de parejas amigas, tomó un vuelo impensado hasta cruzar las fronteras neuquinas norteñas. El local mendocino abrió sus puertas en agosto pasado, apenas unos meses después de la visita improvisada al comercio. "Eso se estila mucho, que los clientes traen a sus parientes de otras provincias, porque como es algo que no está en ningún lado, los traen a conocer el local", contó María Laura a LMNeuquén.

La ginto
El equipo de La Gintó amplió su staff en Neuquén.

El equipo de La Gintó amplió su staff en Neuquén.

En algún que otro momento, Magalí y Cristian habían soñado con la posibilidad de indagar en el rubro comercial, como alternativa para su futuro laboral. Pero nunca creyeron que eso que imaginaron para un futuro lejano se impondría solo, como una posibilidad concreta y así de rápido. "Era algo que habíamos hablado, pero nada en concreto hasta que... bueno, Dios nos puso en el camino a La Gintó", afirmó Magalí, siempre con su agradable tonada cuyana. Todo se dio en el momento justo ya que, en simultáneo, el local neuquino había empezado las gestiones con una empresa desarrolladora de franquicias, con la firme intención de expandir la marca al resto del país. "Fue muy rápido, ellos no tenían nada que ver con el rubro, igual que nosotros. Y les encantó el concepto, la onda, el lugar, la idea. Les pareció algo súper interesante para invertir", sumó María Laura.

La mendocina aclaró que ambos, junto con Cristian, están conformes con sus profesiones aunque ella, poco a poco, se va alejando un poco más de su oficio. "A nosotros nos encantan los trabajos que tenemos. Esto es un aprendizaje día a día porque, como no conocemos nada de este mundo comercial, estamos creciendo y aprendiendo", marcó y agregó que "un nuevo emprendimiento también demanda mucho tiempo", motivo por el que empezó a compensar su tiempo entre ambas actividades.

El aperitivo previo al vino

A esta altura está claro que el gin tonic es una bebida en auge en todo el país, incluso en tierra de viñedos. No está concebida como reemplazo de nada sino, al contrario, como complemento. Recientemente, La Gintó Mendoza fue invitada a un evento en una bodega, donde "fue furor" y se la explotó como aperitivo del almuerzo.

"Se agotó ahí nomás porque, al ser tan fresco, es un trago ideal para un mediodía de calor. La gente se tira más para este tipo de bebidas que para el vino para el almuerzo. Pero bueno, son ricas las dos cosas. Y en Mendoza hay lugar para el gin tonic", contó Magalí y aclaró que igualmente allí "mucha gente eligió almorzar también con gin tonic".

"Son cosas totalmente distintas y considero que apuntan a dos cosas distintas, porque acá el vino genera su propia industria. Eso nadie lo va discutir y hay mucho de exportación directamente que ni siquiera acá en el mercado lo llegamos a ver. Pero la gente que va al local sale fascinada porque es tan innovador el producto y tan resolutivo, porque viene ya todo listo y sin necesidad de que la persona haga más que servírselo en la copa. Entonces son dos mundos distintos que pueden convivir perfectamente", manifestó la escribana devenida en comerciante. En el mismo sentido se expresó la neuquina: "Mendoza está muy acostumbrada al vino, así que no es que queramos competir, sino que es una gran oportunidad para combinar. Es una propuesta diferente para el que está acostumbrado a ir a Mendoza y visitar bodegas, que también pueda disfrutar de la casa del gin. Mendoza también tiene grandes gines".

Al igual que ocurre en Neuquén, el gin tonic también tiene una fuerte presencia en las cartas de los bares y restoranes en esa provincia cuyana, al tiempo que se trata de una bebida consumida tanto por locales como por turistas, quienes además tienen paso obligado por Chacras de Coria, donde se asientan gran cantidad de bodegas.

"Estamos en un punto donde el turismo pasa caminando y realmente les atrae muchísimo el lugar. Por ahí sacan un foto y después vuelven. Y también tenemos nuestra clientela ahí de la zona y, a medida que vamos creciendo, nos están conociendo otros departamentos. Por ejemplo, unos chicos que viven en la otra punta de Luján fueron exclusivamente a alquilar un barril para un cumpleaños", relató.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario