El clima en Neuquén

icon
Temp
65% Hum
La Mañana Mujeres

Entre frutillas y fardos: la historia de dos mujeres que lucharon por cumplir sus sueños en el campo

En el marco del lanzamiento del Concurso Mujeres Rurales, dos productoras contaron cómo se abrieron camino en el agro neuquino.

No hay nada que le borre la sonrisa a Catalina Marino Paco. Ni el recuerdo de un incendio que, allá por 2017, le arrebató hasta la esperanza, la inventiva y el entusiasmo que siempre la guió para desafiar lo desconocido, la adversidad y esa cuesta arriba de emprender nuevos caminos con lo puesto.

El brillo de sus ojos conmueve. Está agradecida y feliz. Un rayo de sol acaricia su rostro mientras - sentada en un banco del patio de la Casa de Gobierno- recuerda su partida de Bolivia y su arribo a Neuquén, aún anonadada por el saludo del gobernador Omar Gutíerrez que no se lo esperaba, más allá de haber estado sentada en primera fila en un acto que encabezó con el intendente Mariano Gaido y figuras de su gabinete para lanzar un concurso de proyectos para mujeres rurales de la provincia y anunciar otras iniciativas.

Te puede interesar...

Al lado suyo, está Silvia Rodríguez, también radiante y cautivada por el movimiento tanto en el jardín como en el auditorio; el trajín de la prensa y el cálido saludo de los funcionarios que minutos antes habían destacado su labor como un ejemplo de las productoras que -casi como forasteras - se animan a ser protagonistas en un universo que tradicionalmente primó lo masculino.

SFP Mujeres Rurales (2).JPG

"Cuando pasó lo del incendio en el que perdí todo, alguien me dijo que Dios me recomensaría tres veces y así fue. Hoy estoy acá. Esto es un regalo por haber trabajado 15 horas o más por día. Me siento muy feliz y valorada", dijo con gratitud Catalina, quien llegó de Plottier acompañada por una ingeniera agrónoma del Ministerio de Producción que la asesora en el cuidado de su plantación de frutillas, en el marco del programa Implementación de Buenas Prácticas Agrícolas del Centro PyME -ADENEU.

Catalina se fue de su Potosí natal en 1989, atraída por las oportunidades laborales que le ofrecía en ese entonces Jujuy y el sonido de la palabra Argentina. "El nombre es muy hermoso de por sí, atrayente. Con nombrarle nomás te levanta el ánimo. Cuando tenía 11 años siempre le decía a mi papá que me trajera, pero él nunca quiso. Me decía: 'Si yo te llevo vamos a sufrir'", recordó la productora - con una sonrisa dulce - para luego contar que entró en el mundo del trabajo de pequeña, tras repetir séptimo grado y dejar la escuela. "Trabajé cosechando coca, arroz, maíz, naranjas. A los 18 me fui a Jujuy donde tengo familia. Ellos me dieron un lugar para que viva y me recomendaron en la finca Masina para que plantara, cosechara y clasificara tabaco", apuntó.

"Ahí terminé la primaria, hice cursos. Mi sueño era hacerme la casita, pero no lo podía lograr. Trabajé en costura pero no alcanzaba. Vendía mucho pero no podía ni comer. Nunca me rindió el trabajo", lamentó. Con la responsabilidad de su primer hijo a cargo, el dato que le pasó un primo en relación a la oportunidad de trabajar en la producción de ladrillos en Neuquén la ilusionó y dos semanas después ya estaba con el bolso armando viajando 2.000 kilómetros con su pareja y el pequeño Héctor, con la idea de trabajar un tiempo para luego volver y concretar el anhelo del techo propio.

SFP Mujeres Rurales (7).JPG

Decidida, apenas puso un pie en la terminal de Neuquén, Catalina acudió a la sabiduría de los taxistas para dar con "un horno" de ladrillos en una tierra totalmente desconocida. Así llegó a una fábrica familiar de Plottier que le dio trabajo a su pareja y un lugar donde quedarse. "A mi no, porque era muy pesado y no me dejaban". Eso no la detuvo ni la desalentó. "A los dos día me fui a plantar cebollas y a la semana a cosechar frambuesas y frutillas en la chacra Sánchez donde me dieron casa durante tres temporadas".

Tras esa primera experiencia y luego de años de intercalar ese cultivo con el de cebollas, Catalina logró alquilar unas tres hectáreas para trabajar en la Chacra Molina en La Esperanza. "Desde 2013 estoy en este lugar. Al principio quería dedicarme a la cebolla, pero perdí una plantación porque necesitaba varios productos para protegerla de las plagas", comentó. Con la frutilla también luchó, pero insistió porque "era más vendible". "Lo hacía como podía, porque no tenía plata para proteger la cosecha. Me ayudaba mi hermana y así lo fuimos sacando", esgrimió.

"En 2017 un incendio me quemó todo. Perdí todo, yo no sabía a donde ir. No tenía para comer. Por suerte apareció la provincia y a través de la escuela EPEA me ofreció una ayuda con fertilizantes, recetas y ahí arranqué a producir bien", añadió la mujer, que en invierno le pone el cuerpo a su trabajo unas 12 horas y en verano unas 13 -de 5.30 a 21- con un descanso de cuatro horitas cuando pega más el calor.

"Estoy agradecida a todos los que me acompañaron, a los ingenieros y a Mariano Villanueva que siempre está. Yo trabajo con él que tiene cámaras de frío. A él le entrego buena parte de la fruta y otra parte la distribuyen a domicilio dos familias que trabajan conmigo", remarcó.

La docente que siempre soñó con trabajar el campo

Nacida y criada en Neuquén, Silvia Rodríguez encontró en su retiro de la docencia la oportunidad de cumplir una cuenta pendiente. La semilla la sembró cuando tenía 24 años al comprar un campo en Senillosa: hoy su hogar y su universo productivo.

"Siempre tuve la idea de trabajar en el campo", dijo la profesora de Literatura, amante de la soledad que ofrecen los libros y el trabajo en medio de la naturaleza.

SFP Mujeres Rurales (6).JPG

Luego de deambular por diferentes emprendimientos, Silvia dio en la tecla en la producción de forrajes que a su vez la llevó a incursionar en la apicultura y la producción de ganado menor.

"Hace 15 años me dedico a esto. En este momento estoy haciendo unos 7 mil fardos de alfalfa anuales, los cuales se venden en el interior, a los crianceros pequeños", dijo con orgullo.

La tarea no fue fácil. Requirió, por un lado, un proceso de aprendizaje que implicó la adquisición de conocimientos técnicos y el desarrollo del pálpito a través de la experiencia. También coraje para disuadir "fantasmas por el tema de los robos" y convicción para no bajar los brazos y buscar la forma cuando lo económico pone trabas. Ahí sin dudas el respaldo de la familia y la ayuda estatal jugó un rol importante.

"Yo siempre me puse una meta y lo hice. Ahora, después de todo lo vivido y alcanzado siento que el trabajo femenino es importante, que tiene que dejar una marca. Al principio tenía tanto entusiasmo que no me preguntaba si podía o no. Luego, en el transcurso e inmersa en el trabajo, muchas veces decía: 'no sirvo para esto'. Pero al otro día me levantaba y volvpia a empezar", concluyó la mujer que ama estar en contacto con los animales y que evitó transformar su campo en una chacra para no modificar el paisaje natural.

Concurso Mujeres Rurales

Este martes el gobierno provincial lanzó la convocatoria para el concurso de proyectos para mujeres rurales, una iniciativa organizada por el ministerio de Producción e Industria, el Banco Provincia del Neuquén (BPN) y la Fundación Atreuco, que reunirá el próximo 15 de octubre en el Auditorio de Casa de Gobierno a productoras de distintos puntos de Neuquén.

“Es la quinta edición que vamos a realizar, retomando la modalidad presencial, después de dos años que lo realizamos de manera virtual”, dijo el ministro Facundo López Raggi, en alusión a la iniciativa que contará con premios de 120 mil pesos para proyectos individuales y de 300 mil pesos para proyectos asociativos.

SFP Mujeres Rurales (1).JPG

Tras destacar que lema de este año habla de “las mujeres rurales como hacedoras del desarrollo sustentable”, el funcionario subrayó que con el concurso se busca “seguir poniendo en valor y fortalecer el rol que tienen las mujeres rurales tanto dentro de sus familias como en la actividad económica”.

Las interesadas podrán postularse hasta el 5 de septiembre escribiendo al mail cedemneuquen@gmail.com, o recurrir a sus técnicos de referencia para descargar info y formularios en https://produccioneindustria.neuquen.gov.ar/2022/08/09/mujeres-rurales/

lopez raggi.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario