El clima en Neuquén

icon
19° Temp
49% Hum
La Mañana Brasil

Escándalo: cura abandonó la misa enojado con una feligresa que votó a Lula

Se quitó la estola y se retiró ante la mirada atónida de los feligreses. La Diócesis de Anápolis repudió cualquier acto de intolerancia.

Tras las elecciones del domingo 30 de octubre, donde por un reñido 50,90% al 49,10%, Lula Da Silva venció a Jair Bolsonaro, en Brasil se profundizó la grieta. A las protestas en las rutas por parte de los bolsonaristas y el pedido de nuevas elecciones, por considerarlas fraudulentas, ahora se le sumó un insólito hecho de lo que se vive en el país carioca: un cura abandonó la iglesia en plena misa, enojado con una feligresa que voto al líder del partido de los Trabajadores.

El escándalo ocurrió el lunes en la Iglesia Matriz Inmaculado Corazón de María en el municipio de Nerópolis, en la región metropolitana de Goiania, capital del estado de Goiás, en el centro del país.

Te puede interesar...

En medio de una discusión política, el padre Danilo Neto, simpatizante de Jair Bolsonaro, pidió que se retiraran todos los feligreses que votaron a Lula. El escándalo comenzó cuando una mujer se levantó y empezó a discutir con el cura por cuestiones políticas. En solidaridad con la mujer, algunos feligreses hicieron el símbolo de la “L” con sus manos, lo que hizo enojar aún más al sacerdote.

Entonces el sacerdote se quitó la estola y la casulla, las prendas que los religiosos se colocan para celebrar misa, y afirmó: “¿Y? Entonces bien. Ustedes no precisan de un cura. Entonces, voy a dejar la parroquia”. Toda la escena quedó grabada en un video filmado por uno de los feligreses y que se viralizó en las redes sociales.

Embed

Qué dijo la Diócesis de Anápolis

Tras el escándalo, la Diócesos de Anápolis, de la que depende la Iglesia de Nerópolis, condenó la actitud del sacerdote. “La Diócesis de Anápolis lamenta profundamente el episodio ocurrido durante la celebración de la Santa Misa el 6 de noviembre en la Parroquia Inmaculado Corazón de María en Nerópolis. El obispo diocesano, al tomar conocimiento del hecho, está acompañando personalmente la situación y tomará las medidas debidas”, afirmó un comunicado.

Además, reiteró “la posición no partidaria de la Iglesia” y repudió “cualquier acto de intolerancia. Rogando al Señor Dios por la unidad y la paz, la Diócesis de Anápolis invita a los fieles a rezar por el sacerdote y por la comunidad”, indicó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario