El clima en Neuquén

icon
27° Temp
24% Hum
La Mañana Agustina Fernández

Femicidio de Agustina: llegó la clarividente y revolucionó Cipolletti

La mujer de Mendoza se reunió con la mamá de Agustina en el departamento donde la joven fue atacada. Una multitud acompañó el trabajo de clarividencia. "Les voy a a entregar al asesino", aseguró.

Verónica Contreras de los Santos llegó esta tarde desde Malargüe, provincia de Mendoza, para realizar lo que denominó una "reconstrucción" del femicidio de Agustina Fernández. En el complejo de departamentos se encontró por primera vez con Silvana Cappello, mamá de la joven, y se fundieron en un emotivo abrazo. Una multitud acompañó el procedimiento en reclamo de justicia.

La cita fue este lunes en calle Confluencia 1301 del barrio Las Calandrias, donde se encuentra el complejo de departamentos en el que el 2 de julio pasado atacaron brutalmente a Agustina provocándole muerte cerebral. Hasta allí llegó un multitud de personas en apoyo a la familia de la joven y a la espera de la clarividente mendocina que había difundido que haría su trabajo para saber qué ocurrió.

Te puede interesar...

Pasada las 15:30 Verónica y Silvana se encontraron por primera vez, se abrazaron y reclamaron "justicia por Agustina", recibiendo el apoyo de cientos de vecinos.

"Soy clarividente de nacimiento, el no poder escuchar lleva a desarrollar muchas percepciones que el que puede escuchar no las provecha, las ignora. Esto no es un don. Yo tengo problemas auditivos. Soy licenciada en armas de fuego y seguridad, y estoy loca. Quiero que la mamá de Agustina le diga cuánto le cobré, señora, diga la verdad", fueron las primeras palabras de Verónica apenas llegó al lugar.

"No me cobró nada porque no tengo con qué pagarle. Lo hizo porque se lo pedí como madre. Queremos llegar a la verdad y que Verónica sea un apoyo para la justicia a partir de ahora. No le hacemos contra a nadie, queremos la verdad porque a mi hija la mataron", respondió Silvana Cappello, quien aprovechó el día libre por los festejos de empleados de comercios para poder viajar hasta la ciudad.

clarividente 1.jpeg

Embed

La mendocina continuó explicando que la clarividencia no es un don, sino que se desarrolla a falta de distintos sentidos. "Hay mucha gente que no ve y desarrolla el don de hasta saber cuánto dinero le has dado con solo tocarlo", explicó.

"No me importa que me llamen enferma mental. Hoy vine por Agustina a hacer el trabajo que no hizo la justicia. ¿Por qué esto está abierto y no está resguardado? ¿Por qué no hay un móvil acá viendo quién entra y quién sale? Voy a ir a Fiscalía y me van a tener que atender", reclamó.

"Soy estudiosa en criminología forense y no necesito que me expliquen nada. A la joven la mataron de una forma que solo alguien con manos y conocimientos de técnicas de defensa podría haberlo hecho. Son puntos muy clave los golpes. Y el identikit es un mamarracho. ¿Qué le pasa a la justicia, estamos todos locos? Yo desafío a la justicia de que les dejo el asesino en sus manos, y espero perpetua", expresó.

La mujer seleccionó en la calle a diez personas para que participen de la reconstrucción entre ellos a la mamá de Agustina.

"Necesito tranquilidad, cadenas de oración y mucha luz, porque acá tienen un asesino. Me chupa un huevo lo que digan de mí, yo vengo por esa señora y porque tengo dos hijas, y quien me las toca, lo mato. El asesino es de acá, gente que todos conocen", comentó.

clarividente 4.jpeg

No querían dejar entrar a la familia de Agustina al complejo

Pese al anuncio de hace varias semanas sobre la actividad en el lugar, sorpresivamente el portón de acceso al complejo de departamentos estaba con llave. Luego de más de una hora de reclamar la apertura, una vecina se acercó y abrió. Pero luego se sumó un segundo obstáculo: la puerta del departamento estaba con llave.

Tuvieron que buscar un cerrajero para poder abrir la puerta y entrar al departamento que alquilaba Pablo Parra y analizar la escena del crimen. Hubo un pedido a la prensa para que se retiren del lugar, en malos términos, y la cobertura se hizo desde la calle.

clarividente 5.jpeg

La mujer primero se vendó los ojos y caminó por el lugar, pateó el portón, y gritaba frases como "veo un teléfono celular tirado por acá cerca, en el agua", y que el asesino "entró con llave", es decir, no había forzado ninguna cerradura.

Luego, desde el interior del inmueble se escuchaban gritos desesperados que decían "mamá ayudame, por favor", lo que se interpretó como el pedido de la joven para esclarecer su crimen.

Una vez finalizados de los trabajos de clarividencia y las conclusiones, Verónica Contreras de los Santos aportará su informe a la Fiscalía cipoleña.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario