El clima en Neuquén

icon
12° Temp
58% Hum
La Mañana mundial

Historias, rarezas y curiosidades de las camisetas de los mundiales

El libro "Atlas Mundial de Camisetas" ofrece un recorrido por las indumentarias que utilizaron los seleccionados de fútbol.

Detrás de cada camiseta hay una historia para contar, afirma uno de los autores de “Atlas Mundial de Camisetas”, un libro que recorre las historias detrás de los colores de las selecciones de fútbol. Son 1450 camisetas que se despliegan en las 256 páginas del libro producto de una exhaustiva investigación que llevaron adelante sus autores: Cune Molinero, Alejandro Turner, Pablo Aro Geraldes, Agustín Martínez y Sebastián Gándara.

Están todos los modelos, todos los colores, las leyendas, curiosidades y rarezas de las indumentarias que representaron a distintas nacionalidades desde el Mundial de Uruguay en 1930 hasta Rusia 2018, incluso de los países que, por cuestiones políticas, dejaron de existir como el caso de Birmania, Manchukuo, Zaire, Sarre, Tanganika, y otros.

Te puede interesar...

El libro presenta la camiseta con la que las selecciones disputaron cada partido, ya sea la titular o la suplente, hasta alguna alternativa como el caso de la selección de Francia en el Mundial de Argentina en 1978 que vistió la del Club Atlético Kimberley de Mar del Plata por un error del utilero. La selección francesa llevó una camiseta blanca similar a la de su rival, Hungría, y por casualidad el utilero de Kimberley estaba en el estadio y le prestó a los franceses las camisetas del “verdiblanco”.

francia con la de kimberley 1.jpg
En la Copa del Mundo de 1978, los jugadores franceses disputaron un partido con la casaca de Kimberley de Mar del Plata.

En la Copa del Mundo de 1978, los jugadores franceses disputaron un partido con la casaca de Kimberley de Mar del Plata.

Al recorrer las camisetas utilizadas por las selecciones en el Mundial de Suecia en 1958 se destaca la que vistió la Argentina, después de 24 años de no jugar el torneo. La selección nacional llegó con la conquista del Campeonato Sudamericano de 1957, lo que sería hoy la Copa América. “El desastre de Suecia”, así se resumió uno de los mayores papelones de la historia del fútbol argentino. El debut contra Alemania Federal no fue con la clásica celeste y blanca ya que el árbitro inglés presagió una posible confusión de esos colores con la indumentaria blanca de los germanos. La solución la aportó un equipo de la tercera división de la ciudad sueca de Malmö, el IFK que le prestó su camiseta amarilla a los jugadores argentinos que empezaron ganando con un gol de Corbatta, pero el final fue un lapidario 3 a 1.

Molinero, uno de los autores del libro, comentó a la revista "El Gráfico" que la camiseta amarilla nunca más se volvió a usar “porque perdimos, nos humillaron y Suecia fue el fin de una era del fútbol argentino”; sin embargo planteó que le pareció raro que no se haya hecho una edición limitada “aunque no creo que se vuelva a hacer por lo poco que tiene que ver con los colores patrios, más allá de que el sol de la bandera es amarillo, y por el parecido con Brasil".

En el capítulo dedicado al Mundial de 1934, en la Italia de Benito Mussolini, los autores señalan que más de una de las camisetas “daban miedo”: Alemania llevaba sobre el blanco inmaculado de su casaca un águila imperial con pasado romano y la cruz esvástica. Los locales debutaron con su clásica azul, con un escudo de armas de los Saboya y a su lado un fasces, hacha que había sido símbolo de poder en la antigua Roma y del que deriva la palabra “fascismo”. Cuatro años después, en Francia, los símbolos de los 15 equipos participantes, había 9 cruces, tres águilas y tres leones. “Las casacas de los que jugaron estaban llenas de indicios de violencia: los alemanes tenían la esvástica, los italianos el hacha de los fascistas”, describieron los autores, quienes precisaron que la posguerra también se reflejó en las camisetas de las selecciones que disputaron el Mundial de Suecia en 1958 porque desaparecieron esos símbolos. Los autores aseguran que la marca de la historia es notable porque a partir del Mundial de Brasil en 1950 “empezaron a aparecer los socialistas y aparecen las espigas, hoz y martillos”.

alemania 1938.jpg
En los mundiales del '30, los alemanes llevaban la cruz esvástica en su camiseta.

En los mundiales del '30, los alemanes llevaban la cruz esvástica en su camiseta.

La camiseta de Yugoslavia fue la que exhibió por primera vez algo de la iconografía del socialismo: tenía un escudo en el que seis antorchas arden juntas representando la hermandad de las repúblicas de Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia. Cincuenta años después, las encontrarán desunidas y jugando eliminatorias.

Las marcas en las camisetas se empezaron a ver en Alemania ’74, Umbro en las de Escocia y Australia; Adidas en las de Argentina, Uruguay, Polonia Zaire y Holanda, pero sin las tres tiras en la camiseta que lució el delantero Johan Cruyff, quien se negó porque tenía un contrato personal con Puma, por lo tanto en la manga de su camiseta el astro holandés solo llevaba dos tiras. Brasil lució en su camiseta las tres estrellas por haber obtenido el tricampeonato cuatro años antes en México.

Un momento curioso se vivió en el primer mundial, en 1930 en Uruguay. Para enfrentar a Yugoslavia, cada jugador de la selección de Bolivia salió al campo de juego con una camiseta blanca que tenía bordada una letra negra en el pecho. Cuando los futbolistas se formaron para la foto se podía leer la frase “VIVA URUGUAY” que generó el enfervorizado aplauso de los 20 mil espectadores.

Jorge-Campos.jpg
Tendencia marcó con su modelo psicodélico el arquero mexicano Jorge Campos en el Mundial '94.

Tendencia marcó con su modelo psicodélico el arquero mexicano Jorge Campos en el Mundial '94.

El libro también recorre los buzos de los arqueros de los seleccionados, desde las poleras de cuello alto, pasando por el blanco del uruguayo Enrique Ballestero en 1930, los de colores negros y los fluorescentes y estampados, de Sergio Goycochea y el brasileño Taffarel, y psicódelicos como el del guardameta mexicano Jorge Campos en Estados Unidos ’94. De la discreción para pasar inadvertidos explicada por el legendario arquero uruguayo de los ’60, ’70 Ladislao Mazurkiewicz que argumentaba que “con la tribuna detrás, el atacante apenas te puede ver, no tiene un punto de referencia”, al encandilamiento a los rivales.

“Uy, qué linda esta” dijo Maradona cuando le mostraron una camiseta azul comprada por un empleado administrativo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Rubén Moschella, en una tienda de la zona sur del Distrito Federal de México. Es que la FIFA había determinado que en el partido que la selección argentina debía enfrentar a Inglaterra por los cuartos de final tenían que usar la camiseta azul con la que habían disputado contra Uruguay en el mundial de 1986. Pero el técnico nacional, Carlos Salvador Bilardo, puso el grito en el cielo porque esas camisetas azules de Le Coq Sportif eran muy calurosas y por la transpiración se ponían muy pesadas. Moschella recorrió todas las tiendas de DF y consiguió unas remeras azules livianas que fue del gusto del 10. El administrativo de AFA compró las camisetas pero no tenían el escudo de la entidad ni siquiera los números. Un grupo de empleadas del club América cosieron los escudos de AFA y con el calor de las planchas estamparon los números. Con la camiseta azul, Argentina logró la victoria contra los ingleses en el Estadio Azteca.

De los 81 partidos disputados por la selección argentina en los mundiales de fútbol, 64 lo hizo con la celeste y blanca logrando 36 victorias, 9 empates y 19 derrotas. De los 15 partidos con la azul, siete fueron victorias, cinco empatas y fue derrotada en 3 oportunidades. En tanto, disputó un partido con una camiseta de color amarilla, en la que perdió; y una con casaca negra que fue empate.

johan cruyff.jpg
Por su contrato con Puma, en el Mundial de Alemania en 1974, Cruyff utilizó una camiseta con dos tiras en las mangas a diferencia de sus compañeros que llevaban las tres de Adidas.

Por su contrato con Puma, en el Mundial de Alemania en 1974, Cruyff utilizó una camiseta con dos tiras en las mangas a diferencia de sus compañeros que llevaban las tres de Adidas.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario