Insólito: es directora de escuela y también ordena el tránsito por falta de inspectores

"La jornada arranca a las 8, los conos se colocan a las 7:30 y yo salgo a controlar a las 7:45", contó la mujer.

Ante la falta de agentes de Tránsito para controlar la entrada de alumnos en el turno mañana en la Escuela 293, un grupo de padres le regaló a la directora un chaleco refractario y un silbato para que pueda ordenar la circulación vehicular en la esquina de Ceferino Namuncurá y Santa Cruz. La institución aseguró que hace un año viven esta situación y que hace una semana casi atropellan a un niño de 12 años cuando se bajaba del auto de su mamá.

La escuela está ubicada en un sector muy transitado y si bien hay un lomo de burro, el peligro es alto para los chicos. Mónica Gerbaldo, la directora, contó que “además de ser muy oscura la zona, la Santa Cruz deriva a la Ruta 151 y Namuncurá casi no tiene semáforos, las dos son vías de salida de la ciudad rápidas y eso nos perjudica”.

Si bien han realizado múltiples reclamos, la respuesta siempre fue la misma. Gerbaldo asegura que en Tránsito les explicaron que están saturados, que no tienen suficientes agentes y que necesitan ayuda de la Comisaría 32. Pero en la Policía explicaron que no es un trabajo que les corresponda.

Para salir del paso, los padres le regalaron a la directora un chaleco refractario y un silbato para que pueda llevar a cabo la tarea ella misma. Mientras que el dueño de un taller mecánico aportó dosconos, que se suman a otro par que tenían y ayudan a crear una señal de atención para quienes manejen distraídos o aún algo dormidos.

“La jornada arranca a las 8, los conos se colocan a las 7:30 y yo salgo a controlar a las 7:45. Pero la realidad es que no sé cómo se corta el tránsito y no puedo ponerme en la esquina como corresponde porque es muy peligroso. Pero sí ayudo a que vayan disminuyendo la marcha a medida que se van acercando a la escuela. El turno mañana es el más complicado, pero la irregularidad es todo el día, ahora nos están mandando para la tarde”, aseguró la directora.

“Por el momento seguimos en la instancia de ver a quién le corresponde esto. Tránsito no tiene suficientes agentes y la Comisaría 32 queda a tan sólo dos cuadras, no es tan lejos. Y cuando vienen desde la policía o se quedan en la vereda o dentro del móvil, eso no nos sirve, hay que poner el cuerpo en la calle”, concluyó Gerbaldo.

Por poco

De milagro no hubo una tragedia

Hace una semana casi atropellan a un nene de 12 años de séptimo grado. Lautaro se bajó del auto de sus padres y, al cruzar la calle, un vehículo que circulaba a gran velocidad, no lo vio. Afortunadamente, los presentes tocaron bocina de manera desesperada y lograron evitar una tragedia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído