LMCipolletti hospital

Insultos, forcejeos y destrozos en el hospital cipoleño

Un hombre falleció de un paro cardíaco. Sus familiares increparon al personal de Salud por la demora de la ambulancia y protagonizaron violentos incidentes.

El pedido de auxilio de una ambulancia desencadenó más tarde violentos incidentes en el hospital público cuando el paciente falleció. Hubo insultos hacia el personal de Salud, forcejeos con la Policía y destrozos. Luego, un hombre fue detenido como consecuencia de los desmanes ocasionados en una sala cercana a la guardia.

Desde el hospital cipoleño llamaron la atención sobre lo sucedido porque fue un hecho muy violento que no sólo generó daños a la propiedad pública, sino que también comprometió el bienestar de una paciente fracturada que quedó en el medio de las agresiones mientras esperaba que la deriven al sector de internación.

Te puede interesar...

El puesto policial que reside de forma permanente en el hospital tuvo que convocar a los móviles de la Comisaría 24 para contener la situación porque los ánimos estaban muy caldeados.

Según informaron fuentes policiales, todo ocurrió alrededor de las 16, el viernes pasado, motivo por el cual se dirigieron al lugar dos patrulleros. Al llegar, los efectivos se encontraron con un gran desorden y el personal procedió a la detención del hombre que lo ocasionaba, junto a otros familiares.

El hombre, de aproximadamente 35 años, se encontraba muy alterado porque su padre había fallecido de un paro cardíaco; y le reprochaba al personal de Salud que la ambulancia llegara con demora; ni lo dejen pasar a verlo.

"Estábamos a 10 cuadras del hospital y la ambulancia tardó 20 minutos en llegar, no puede ser. Yo sé que hacen todo lo que pueden y que están a disposición, pero estoy muy decepcionado", expresó Joaquín, el hijo menor del hombre fallecido.

Su padre se encontraba trabajando en la casa de un vecino cuando se desvaneció y pidieron una ambulancia. Creen que murió en el lugar, aunque en el hospital digan lo contrario.

"Yo entiendo que en la situación del coronavirus están a full, pero esto que le pasó a mi papá era una emergencia y tienen que estar preparados para todo. Encima cuando llegamos al hospital no nos querían dejar pasar; y al escuchar a nuestra madre que se desplomó en llanto, nos desesperamos. La situación a mí me superó, y me hago responsable. Partí una puerta en dos para poder entrar; y pedí disculpas al otro día por ello", contó.

Desde el hospital público, la doctora Cristina Hernández, a cargo de la guardia, aclaró que por protocolo sólo pueden pasar dos personas por paciente.

Aseguró que la ambulancia salió inmediatamente, tras recibir el alerta del 109; y que así consta en los registros. Ocurre que a veces la central primero deriva la emergencia a la Policía para que acuda y constate la situación. Entonces se arma una cadena que puede demorar un poco la llegada de la ambulancia.

Además, Hernández advirtió que en ese momento tenían tres pedidos de emergencia simultáneos, a los cuales había que dar respuesta.

Joaquín no es la persona que se llevó la Policía, sino su hermano, a quien lo aprehendieron en el lugar luego de haber empujado la camilla donde estaba otra paciente que compartía habitación con su padre fallecido.

"Lamentablemente, esta mujer se comió el garrón y no tenía nada que ver. Si supiera quién es, le pediría disculpas. No sé qué le pasó a mi hermano, todos estábamos muy alterados. A mi hermana le agarró un ataque de angustia y nos miraban. Nadie reaccionaba, no se ponían en nuestro lugar", manifestó.

La tensión fue mayor cuando el puesto fijo que tiene la Policía en el lugar convocó a otros efectivos para contener la situación. Según relató Joaquín, "aparecieron 20 en la sala donde estaba mi papá fallecido, yo encaré a uno y forcejeamos. Nosotros sólo queríamos ver a mi viejo. Fue algo tan repentino que ni siquiera pudimos despedirnos. Pero los policías se tiraron encima de mi hermano y entre cinco lo colgaron y se lo llevaron".

Se supo que la familia del hombre fallecido en el hospital solicitó telefónicamente que acuda la ambulancia a la calle Pastor Bowdler ni bien se descompensó. Sin embargo, por alguna razón que se desconoce, el auxilio llegó con demora.

Esta situación desencadenó después los violentos incidentes que se vivieron en la guardia del hospital, cuando los familiares del paciente confirmaron su fallecimiento.

Lamentablemente, no es un hecho aislado que pacientes o familiares de pacientes reaccionen de la peor manera contra el personal de Salud o de Seguridad cuando la ambulancia llega con demora o tienen que esperar para ser atendidos.

Además, la pandemia de coronavirus y su evolución en las últimas semanas con un pico de contagios que no para de crecer, puso al límite al hospital. Pese a los esfuerzos que hace el personal de Salud, muy sobrecargado de trabajo, su capacidad de respuesta para cubrir todas las emergencias en tiempo y forma está seriamente comprometida

En cuanto al hombre detenido que protagonizó los incidentes, se indicó que ni bien pudo recobrar la calma fue puesto en libertad por disposición del Juzgado de Paz, que interviene por contravenciones en la vía pública.

"A mi viejo le tuvieron que hacer el hisopado por Covid-19, como se hace ahora. Tardó un día; y cuando nos entregaron el cuerpo, llego en estado de descomposición. Así que no lo pudimos ver. Lo tuvimos que velar a cajón cerrado", concluyó Joaquín.

Al respecto, Hernández explicó que no hay velatorios desde que inició la pandemia.

Ahora, los familiares del paciente fallecido reclaman la entrega de su pertenencias.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario