El clima en Neuquén

icon
Temp
53% Hum
La Mañana Zapala

La apuesta de Zapala para unir generaciones a través de los juguetes

Se presentó una muestra en el museo donde se expusieron autos, muñecas y todo tipo de artículos de colección.

En el Museo de Zapala los vecinos compartieron con las nuevas generaciones la experiencia de su niñez, vivencias de cuando jugaban con autos, muñecas, bicicletas y todo aquello que sirviera para encender la imaginación y el entretenimiento.

Presentaron variadas y nostálgicas piezas de colección, entre los que destacaron de 50 autitos de Waldo Miranda y juguetes de madera y lata construidos de manera artesanal por Ricardo Arce, un excolectivero apasionado del automovilismo. Además, se presentó una pequeña bicicleta del año 1970 que, como la definió su dueño, “fue la bicicleta del barrio”.

Te puede interesar...

La directora del Museo Histórico Municipal, Carla Mir Zamora, fue la encargada de darle inicio a este viaje en el tiempo y poner a disposición del público los juguetes de otras épocas, compartiendo charlas con alguno de sus dueños.

ZAPALA MUESTRA DE JUGUETES CON HISTORIA (12).jpg

“Respecto de la apertura de la muestra quedamos muy conformes. Creo que la gente se entusiasmó bastante y eso se reflejó en el préstamo que realizaron de los juguetes que están expuestos”, señaló Mir Zamora. Agregó que el objetivo general de esta muestra fue poder visibilizar objetos que tienen un alto valor sentimental pero que también son el reflejo de una época y de “cómo algunos niños y niñas jugaban en ese momento”.

El dato distintivo de la jornada fue la presencia de estudiantes del ISFD 13 de Zapala que, junto a su profesora, realizaron atractivas intervenciones artísticas. “En esta oportunidad me convocaron de la secretaría de cultura para contar cuentos. Ante la invitación pensé que sería otra gran oportunidad para las estudiantes del instituto, ya que les permite realizar intervenciones sociales que, a la vez, les posibilitan vivenciar otras experiencias”, expresó la docente Andrea Arévalo.

ZAPALA ISDF 13 DE ZAPALA_estudiantes y profesora (3).jpg

“Considero potente y formador este tipo de prácticas, en esta ocasión contamos cuentos con el Kamishibai (teatro de papel” en japonés) y susurramos poesías con Florencia Quinteros y Antonella Catalán, ambas estudiantes de segundo año del profesorado de educación primaria”, señaló.

Andrea comentó que el Kamishibai es una forma de contar cuentos muy popular en Japón y que en el caso de los susurradores surgieron en Francia. “Consiste en tomar un tubo e intervenirlo artísticamente y mediante este susurrar poesía al oído. Son experiencias estéticas diferentes que posibilitan vivir y acercar la literatura. Acerca de la muestra relató que “pienso que esto ilustra importantes momentos de nuestras vidas en los que esos objetos nos permitían imaginar, crear, socializar, interactuar y vivir millones de aventuras en nuestras infancias”, dijo.

ZAPALA ISDF 13 DE ZAPALA_estudiantes y profesora (5).jpg

Ricardo Arce y Waldo Miranda, dos zapalinos que participaron de la muestra y contaron la historia de sus juguetes aseguraron que "el alma de niño siempre está presente en nuestras vidas, solo hay que animarse a dejarla salir y dejarla fluir".

“Traje una colección de la historia del automovilismo que son 50 autos en escala. Me gustó mucho por el hecho de estar involucrado en el automovilismo así que decidí comprarla en el año 2008”, contó Waldo. A este respecto, agregó que: “Es la tercera vez que vengo a exponer. Antes he estado con la historia del deporte. Para mi es algo muy lindo porque los niños y jóvenes de hoy en día no los conocen. Hoy estamos todos con celular y computadora y los autitos pasaron a segundo plano”.

ZAPALA WALDO MIRANDA y su colección (1).jpg

En el tren de sus historias, Waldo contó la de su bici, que también está en exposición. “Me la regaló mi papá Norberto cuando yo tenía 5 años y hoy tengo 57 años. Es una reliquia para mí”, reseñó. “A esta bicicleta la usé yo y la usaron mis hermanos, mis hermanas y mis primos. También fue la bicicleta de todos en el barrio Don Bosco. Hace un tiempo la rescaté de un galpón y la traje para mi casa”, recordó.

Ricardo Omar Arce de 70 años fue otro de los adultos que también se animó a volver a ser niño por un rato. Se lo pudo ver orgulloso y feliz mostrando sus juguetes antiguos y aquellos que ahora por hobby fabrica de manera artesanal. Contó que el amor por los autos le nació a partir de su fanatismo por el automovilismo y por haber conocido a leyendas de este deporte como Gálvez y Di Palma. “Soy hincha de Ford”, aseguró.

ZAPALA RICARDO ARCE_replica de auto de Kruuse (0).jpg

“Me parece muy lindo que se muestren estos juguetes. Hay muchos ahora que en aquel momento solo lo podían tener quienes tenían dinero. Nosotros nos conformabamos con los autos que podíamos hacer con latas de sardinas”, rememoró. “Nosotros éramos 10 hermanos. Mi papá se jubiló como ferroviario. En aquellos tiempos preferíamos comer a que nos compraran juguetes”, se sinceró.

Quizás por esa carencia de niño o por puro amor a los autos, ya de grande Ricardo se propuso fabricar y ofrecer esos autos que no tuvo en su infancia. “Uso chapa, madera, tiempo y ganas en la fabricación de cada auto. De cualquier lata de aceite o de pintura saco el modelo y hago toda la estructura. Los detalles los hago en madera y les pinto los números y propagandas a mano”, explicó.

ZAPALA RICARDO ARCE_replica de auto de Kruuse (8).jpg

Entre esos autos que fabricó y exhibió el sábado se destacó la mítica “catanguita” del recordado corredor Arturo Kruuse. “La señora de don Arturo era tía de mi papá. Él iba siempre con la catanguita a mi casa. De ahí la recuerdo y hoy Dios me dio la proeza y la sabiduría para hacer una réplica de ese famoso automóvil”, resaltó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario