La cocina y un juego de poder

La obra "Cocinando con Elisa", del grupo Sur Menage, se estrena el viernes en El Arrimadero. La puesta, dirigida por Gustavo Lioy, es llevada a escena por Inés Hidalgo y Carolina Hernández.

El espectáculo se sitúa en 1940 en una estancia y  aborda, con suspenso, las relaciones de poder entre una cocinera experimentada y su joven ayudanta.  
 
Neuquén > "Hay momentos escalofriantes de la obra que van a sorprender al público. La densidad que generan estas dos mujeres no sólo se notará en los textos o actuaciones, sino en el ambiente que rodea al espectáculo", expresó Gustavo Lioy entusiasmado por el estreno de  "Cocinando con Elisa". La obra del grupo teatral neuquino Sur Menage realizará su estreno el viernes a partir de las 21.30 en El Arrimadero (Misiones 234). La puesta en escena y la dirección es de Lioy, quien reunió sobre las tablas -después de tres años - a Carolina Hernández e Inés Hidalgo.  
Una de las particularidades del espectáculo es que con la entrada el espectador podrá disfrutar de un plato de comida preparado por las propias protagonistas. La idea es que el público se sienta parte de la historia y que de a poco se involucre con el clima y ambiente en el cual se desarrollará la historia. Por esto motivo se ruega puntualidad por parte de los artistas.
 
La historia

En el sótano de una casona de estancia, una cocinera experimentada  y experta en recetas francesas recibe la visita de una misteriosa joven interesada en aprender los secretos del arte culinario. Este es el origen de un vínculo que estará basado en el sometimiento utilizando como recurso el abuso de poder y la autoridad.
"Entre las dos mujeres se juega un juego de poderes. Esta cosa del amo y el esclavo. Una serie de elementos psicológicos de sometimiento por parte de la cocinera y de rebeldía de la joven. Es una metáfora acerca de las relaciones de dominante y dominado", adelantó Lioy.
La obra supone un desafío para el grupo teatral habituado al humor, ya que decidieron navegar en una historia fuerte, con una  temática seria, donde hay violencia psicológica y perversión en escena.
"Como trabajo actoral fue  maravilloso. Es un personaje malvado, cínico, perverso, tiene muchos condimentos. Hay momentos donde ella se humaniza y tiende a ceder, pero automáticamente vuelve a recuperar su lugar de poder y esta cosa de que no le quiten su espacio", dijo Hidalgo sobre su personaje de cocinera. Y agregó: "Además llevó tiempo de estudio. Las recetas se dicen en francés, así que estuve aprendiendo fonética".
 
Trabajo de producción

El espectáculo de una hora está basado en los textos de la escritora y dramaturga de Buenos Aires, Lucía Laragione. Para su realización, Sur Menage se detuvo especialmente en cada uno de los elementos (escenografía, vestuario), referentes a la época histórica.
"La obra  se sitúa en 1940 en una cocina de estancia. Construimos un mueble, una mesa para que pudieran cocinar. Conseguimos una cocina de salamandra. Estamos muy contentos con el resultado obtenido", expresó Lioy. Y continuó:  "Quería que hubieran animales de caza colgando en el escenario. Entonces recurrimos a Julieta Tabush y Silvina Vega de la escuela de títeres, que nos fabricaron unos animales de tamaño real".
Dada la importancia de los elementos nombrados cabe destacar la labor de Claudio Clozza en escenografía y vestuario y de Federico Olivero en la realización escenográfica. "Fue alucinante el trabajo que han hecho. Todo lo que las actrices manipulan en el escenario está hecho con una estética muy realista. La gente va a sentir que está en la cocina de la estancia", concluyó Lioy.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído