El clima en Neuquén

icon
21° Temp
43% Hum
La Mañana Mundial

La emoción sólo es real cuando es compartida: cómo se vivió el partido en el Oeste neuquino

Los vecinos de San Lorenzo se congregaron en un polideportivo a alentar en familia y ver el pase de Argentina a octavos de final en una pantalla gigante.

En el Salón de Actividad Física (SAF) del barrio San Lorenzo, en pleno oeste de Neuquén, esperan con los nervios de un cumpleaños antes de que empiece. Todavía falta una hora para que Argentina se juegue ante Polonia su pase a los octavos de final en el Mundial de Fútbol de Qatar, pero los más puntuales ya aguardan con la camiseta puesta. Son empleados municipales que comparten su vianda en las gradas del gimnasio, con una pantalla gigante ya instalada para crear una verdadera fiesta entre los vecinos del barrio.

Cada detalle de la organización parece estar preparado. La presencia de un grupo de policías, una enfermera y hasta una ambulancia en la puerta parecen exageradas ante el gimnasio casi vacío, pero la Municipalidad prefiere atenerse a cualquier imprevisto en caso de que se produzca una masiva convocatoria, sobre todo después de que el equipo de Lionel Scaloni se volviera a ilusionar tras la victoria ante México por dos a cero.

Te puede interesar...

El olor de los sándwiches de milanesa y el pastel de papa de los almuerzos tardíos inunda el aire del gimnasio, mientras las primeras familias llegan con sus reposeras y el equipo de mate bajo el brazo. En familia, se sientan separados sobre las gradas con los colores celeste y blanco que parecen imponerse en todo: las camisetas, las caras pintadas, los globos que decoran las gradas y una bandera inmensa que cubre los techos altos del polideportivo.

Argentina vs Polonia en el Saf del Barrio San Lorenzo (8).JPG

"¡Vivamos el mundial! ¡Vamos Argentina!", rezan los carteles que prepararon desde la Municipalidad para una actividad que se organizó con rapidez el fin de semana pasado, luego de que el seleccionado perdiera el primer encuentro contra Arabia Saudita y el gobierno local sintiera que tenía que hacer algo al respecto. "Repetimos todo igual que en el partido contra México, lo hacemos por cábala", explica con una sonrisa Mauricio Serenelli, secretario de Deportes y Actividad Física de la Municipalidad, que llegó temprano al barrio San Lorenzo para coordinar el evento.

Aunque sumaron la bandera gigante del cielorraso para reforzar el apoyo a la Scaloneta, el resto de los detalles se repitió con el fin de evocar el mismo resultado que el grupo tuvo ante el conjunto mexicano. Los municipales incluso se sentaron en las mismas gradas del sábado pasado y disimulaban los nervios de la previa con un silencio atronador, hasta unos minutos antes de las cuatro, cuando el SAF se llenó de música y color.

Bombos, platillos, redoblantes y una trompeta cambiaron el ánimo del lugar. La banda tocó algunas melodías afuera del gimnasio, e inició su camino hacia las gradas para marcar el pulso de un partido lleno de nerviosismo. Y los primeros aplausos y vítores llegaron con la aparición de Lionel Messi en la pantalla, pero se intensificaron todavía más cuando el locutor nombró al defensor que representa a la provincia. Marcos Acuña. Zapala. Neuquén. Y el SAF tembló con una ovación enorme.

Argentina vs Polonia en el Saf del Barrio San Lorenzo (1).JPG

Camisetas y globos arriba. Un manto celeste y blanco se alza sobre las tribunas para entonar el himno nacional, mientras una mano solitaria golpea el aire para marcar el compás. La pelota empieza a rodar y el equipo hace sus embates. "Argentina tiene ideas", dicen por los altoparlantes, y los vecinos de San Lorenzo gritan ante cada ataque fallido con un lamento que se parece más a un grito de alegría.

mundial Argentina-Polonia desde B San Lorenzo - pantalla

Muchos de los asistentes al evento son vecinos del barrio que tienen una vinculación con el SAF. Como practican deportes en el gimnasio, los referentes del lugar les avisaron de la convocatoria y ellos optaron por cambiar de ámbito para vivir el encuentro deportivo con más emoción. Marcelo tuvo que cambiar su turno en una empresa de seguridad para estar libre este miércoles por la tarde, y la hija de Carmen prefirió perderse una clase de la escuela para apoyar a la celeste y blanca. Otros tenían la tarde libre y dejaron la soledad de sus televisores para vivir el juego con más intensidad.

"Invitamos a la escuela secundaria, la primaria y hasta el jardín de infantes del barrio para que los chicos vean el partido acá, pero hay muchos que faltan porque prefieren verlo en casa", dijo Serenelli sobre la convocatoria. Aunque en el SAF no hubo contingentes escolares, sí llegaron muchos chicos acompañados de sus padres y así, el salón se llenó de pequeñas camisetas de Messi, peluquitas celestes y blancas y un sinfín de banderitas pintadas en las mejillas infantiles.

Argentina vs Polonia en el Saf del Barrio San Lorenzo (5).JPG

La 10 de Lionel es la camiseta más repetida, pero en las gradas se puede ver un gran universo de casacas albicelestes. Di María, Maradona y Mascherano también estampan algunas espaldas, y hasta hay algunos vecinos que llevan las camisetas de los clubes, con la blanca y roja de Julián Álvarez a la cabeza de la lista.

Aunque Argentina sigue intentando, la defensa polaca parece impenetrable. Los adultos están pendientes de la pantalla, pero los niños ya se empiezan a aburrir. Uno se quita la peluca albiceleste y prueba colocarla sobre uno de los globos, que ahora cumple el rol de una cabeza de maniquí. El silencio se espesa en las gradas, hasta una llegada al arco de Messi que termina en otro gol frustrado y en una jugada confusa que se define en el VAR. "Penal", decreta el árbitro, y San Lorenzo lo festeja casi como una victoria.

Argentina vs Polonia en el Saf del Barrio San Lorenzo (2).JPG

El 10 se para en el punto establecido y el público se sienta al borde de las tribunas. Ya saborean el festejo en la punta de la lengua, pero una atajada épica del arquero polaco les deja un sinsabor en la garganta. Se la atajaron a Messi y ellos tragan saliva con una angustia que nadie pronuncia, pero todos pueden adivinar. Cada llegada a los palos de Polonia es sucedida por un lamento nuevo, pero hay algo en la confianza de la Scaloneta que les renueva la ilusión. Si el tiro fallido no logró hacerles daño a los jugadores, desde el oeste de Neuquén van a alentarlos todavía más.

Argentina vs Polonia en el Saf del Barrio San Lorenzo (3).JPG

Después del primer tiempo, los vecinos salen del gimnasio y descomprimen la tensión. En las calles desiertas, sólo un vendedor de camisetas retoma lo faena frente a su stand, después de 45 minutos enchufado a la transmisión deportiva. Y aunque nadie pueda explicarlo demasiado bien, hay algo en el juego de Argentina que les quita el nerviosismo. Y confían en que van a festejar goles después, cuando uno de todos esos embates por fin doblegue la defensa del rival.

Y no tardan demasiado. Recién se están acomodando en las gradas cuando Alexis Mac Allister abre el marcador. Gol de Argentina y el SAF se vuelve una fiesta que hace temblar al oeste neuquino. Y es entonces cuando todo se entiende: no se gritan así los goles desde casa. No hay un televisor en el living ni un abrazo de familia que se asemeje a esa emoción que les embarga la garganta. Ahora, cuando la Scaloneta domina y despliega su fútbol con confianza, cuando Julián Álvarez define el resultado con un bombazo inatajable, la trompeta y los redoblantes marcan el compás de una emoción que, este miércoles, parece más verdadera que nunca. Una emoción que se multiplica porque no es individual; es compartida.

WhatsApp Image 2022-11-30 at 18.23.17.jpeg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario