El clima en Neuquén

icon
23° Temp
47% Hum
La Mañana Emprendedores neuquinos

La farmacéutica que apostó a un cambio de mirada con la terapia floral

Cynthia Pellegrinelli habló del proceso que la llevó a hacer un cambio en si profesión para abrirse paso con el sistema de Bach y otras alternativas.

Un replanteo tras dos décadas de profesión. Los miedos y las inseguridades de poner en juego el camino recorrido y los logros cosechados no pudieron con la negación de continuar siendo parte de un sistema cada vez más incómodo.

Para la reginense Cynthia Pellegrinelli la carrera de Química Farmacéutica se convirtió en una opción al compatibilizar su deseo de hacer un aporte a la salud de las personas y su rechazo a intervenir en los cuerpos de forma directa. "Siempre fui por el lado de la medicina pero al día de hoy me causa impresión la sangre, las agujas", dijo la farmaceútica recibida en Córdoba antes de contar cómo se fue desenamorando de algunos aspectos de la profesión a lo largo de su trayectoria laboral en Cipolletti.

Te puede interesar...

"En mis 20 años trabajando en diferentes farmacias he visto como el abuso de los medicamentos lleva a las personas a perder la raíz del problema y buscar una solución milagrosa en una pastilla y a las farmacias a tratar de vender más para sostener un su negocio. Con la pandemia, y según datos del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFYB), el consumo de psicofármacos aumentó 28% durante el primer año y hasta finales de este año no volvió a sus valores previos. Quiero aclarar que para muchas patologías si o si es necesario un medicamento, pero también está el abuso, la automedicación, efectos adversos y eso lleva a no tener buena salud ni calidad de vida”, planteó al contar cómo fue creciendo la sensación de no encajar en ese sistema y el malestar respecto a su quehacer diario, lo que la llevó a cambiar numerosas veces de trabajo.

Cynthia Pellegrinelli- Flores de Bach (1).JPG

Patear el tablero no era - en principio- una alternativa. "Es todo un tema pensar cómo reinventarse. Teniendo una profesión es como que te encasillas. Yo había hecho un curso de cosmetología, eso me gustaba, pero no me animaba a hacer algo sin contar con todas las herramientas", sostuvo.

"Después tuve a mis dos hijos y eso hizo que tuviera un cambio de mirada. Los tiempos ya no son los mismos, la disponibilidad. Entonces me di cuenta que se me achicaban las posibilidades de hacer muchas cosas, así que empecé a pensar en una actividad que pueda desarrollar en forma independiente. En el medio hice varios cursos de botánica, propiedades de las plantas autóctonas, terapia cannábica, cosmética natural, hasta que llegué a las flores de Bach. Con las flores dije 'acá me quedo' porque me cerraron un montón de cosas que venía estudiando y viendo", sintetizó.

"Yo las había probado y si bien me hicieron bien me generaban desconfianza. Así que me puse a investigar. Me compré el set, estudié, empecé a probarlas yo, después seguí con mi familia y luego con amigos que me pidieron. Así me di cuenta que podía ayudar a otros desde un lugar genuino. Ayudo a gente que aún no tiene una patología determinada. Los acompaño en procesos que tiene que ver más con lo que sienten. Siempre les aclaro que, por ejemplo, no van a dormir de una al tomar las flores que lo que hacen es que lleguen más tranquilos a esa instancia, a que conecten los que sienten con lo que hacen", sostuvo.

Cynthia Pellegrinelli- Flores de Bach (2).JPG

"Las flores no llevan químicos, se trabaja sobre las emociones con las energía de las plantas con la idea de llevarlas a un equilibrio. Yo atiendo por videollamada, hago una indagación respecto a por qué me contactan, cómo se sienten, qué es lo que quieren trabajar y a partir de lo que me dicen preparo una fórmula. A determinada hora del día, con la energía del sol y agua mineral, extraigo las propiedades de la flor. Esa extracción se conserva con coñac. El preparado le dura a la persona entre 15 y 20 días.. El set con el que lo preparo me lo compré en una farmacia a la que sigo recurriendo porque me da tranquilidad. Todo viene con un sello, una matrícula. Todo esto es como que hay que vivenciarlo. A mi me cuesta creer en algo que no sea científico pero da resultados", aseguró.

"Las flores de Bach no tienen efectos adversos ni interacciona químicamente con otros medicamentos. Lo que hace es que te conectes con lo que sentís.En ningún caso la Terapia Floral sustituye la labor del médico o la de otros profesionales de la salud. Como profesional de la salud, jamás podría recomendar eso. Todo lo contrario, para quienes transitan alguna enfermedad el propósito es ayudar a equilibrar la energía desde otro aspecto, incluso buscando ayudar a transitar algunas enfermedades o sindromes de una mejor manera", remarcó.

Cynthia Pellegrinelli- Flores de Bach (7).JPG

"La gente que me contacta por lo general es de 35 años para arriba. Llegan por el boca en boca, incluso de algún profesional de la salud que conoce las flores Yo siento que los ayudo y eso me hace bien a mi. Hay un feed back de algo positivo. Yo siempre digo que quienes quieran probar con esto busquen a una persona que les inspire confianza", recomendó.

“Las Flores de Bach no son milagrosas, trabajan a nivel de la energía y requieren que los pacientes sigan sus tratamientos, reconozcan sus emociones y logren abrirlas. Bach lo llamaba las 'Capas de la Cebolla' a la disposición de las emociones en nuestro cuerpo emocional. La emoción más superficial, es la que se ve, como la rabia, el miedo, la frustración. Debajo de esta emoción visible, de este comportamiento, aún quedan escondidas otras emociones. La función de las flores es limpiar cada una de las capas de adentro hacia afuera”, cerró.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario