¡La Generación Adorada! Y decime qué se siente...

Otra página de gloria de nuestros héroes. Infartante éxito ante Brasil para clasificar a cuartos e ir por más.

Río de Janeiro

“¡Dos segundos! No es nada, pero no pasan más... ¡Por favooor, que termine!” María Isabel es una de las fotógrafas del diario. Tal vez en su vida vio un partido de básquet fuera de sus obligaciones cotidianas. Pero este glorioso equipo es capaz de atrapar con su mística incluso a aquellos que no son amantes del deporte. Y ellos, los viejitos de mil batallas, nunca defraudan. Al mismo tiempo, Delpo está definiendo su pasaje a la final en un partidazo histórico con Rafa Nadal, pero la redacción se paraliza con el desenlace del básquet. Falta un rato para el tenis, es cierto, pero igualmente Scola, Ginóbili y Nocioni contagian como nadie y la sospecha es que si hubieran terminado a la par, la TV habría permanecido en el mismo canal.

Parece que lo pierde Argentina en el tiempo regular, pero lo lleva a puro corazón al suplementario. Parece que lo vuelve a perder en la prórroga, pero hay otros cinco minutos salvadores. El Arena Carioca I es una caldera. Y cuando las papas queman, aflora una vez más el alma, el amor propio y la magia de esta Generación Dorada que también podría llamarse “Generación Adorada”. Y es victoria por 111-107. Y hay festejo a lo campeón. Abrazos interminables, lágrimas y palmadas entre esa banda de 12 amigos que conforman el plantel que conduce la Oveja Hernández.

Detrás de ellos, se resigna con un gesto de lamento Rubén Magnano, el cordobés que fue en otros tiempos “el padre de la criatura” y que ayer sufrió a estos “monstruos” en carne propia. La verdeamarela recibió un golpe de nocaut, pero sigue con algunas chances. A esa altura, el Chapu Nocioni (37 puntos) ya agigantó su leyenda a puro coraje (¡cuánto huevo, Chapu!). Hecho un pibe a los 36 años. Facu Campazzo terminó de conquistar a todos con una actuación consagratoria (33 tantos, 11 asistencia y 4 robos).

Manu Ginóbili, en el momento que más se lo necesitaba, reverdeció laureles. Un rebote oportuno en el final del segundo y decisivo suplementario y dos tiros libres para asegurar la victoria. Argentina cerrará la fase clasificatoria mañana frente a España, desde las 19. Allí estará María Isabel, del otro lado de la pantalla, atenta a los héroes del básquet, junto a la redacción de LMN otra vez paralizada. Vale la pena. ¡Valen oro!.

"Había que jugar bien y con huevos. No doy más. Hay que estar 100% para lo que viene, que es durísimo".Facundo Campazzo. El base jugó un partido brillante.

"Quiero que les hagan un monumento al Chapu Nocioni y a Facu Campazzo porque la rompieron toda".Emanuel Ginóbili. El escolta bahiense, agradecido.

El inolvidable triple del gran Chapu Nocioni, revancha del que erró en 2006

“La vi adentro desde el principio. Tocó y se metió. Esos tiros hay que tirarlos, no tengo miedo porque siempre jugué así, los partidos se ganan y se pierden. Y eso que tenía una historia detrás con lo del triple...”. Cuentan los que lo conocen que el fondo de pantalla de la computadora del Chapu Nocioni es la imagen del triple que malogró en las semis del Mundial 2006 en Japón ante España. Si entraba, Argentina pasaba, pero lo erró y la selección no pudo ir por el título. Y el santafesino se tortura hasta el día de hoy con la imagen. Pero el deporte da revancha y el gran Chapu la tuvo al embocar el triple que significó el agónico empate en 85 y derivó en el primer suplementario. “La suerte estuvo de nuestro lado”, dijo el héroe. Sí, del lado de los buenos...

Campazzo tiene mucho más para dar

Marcelo Milanesio. Base histórico de la selección argentina y de Atenas de Córdoba

El partido fue durísimo, por momentos no se jugó bien pero sí fue muy intenso. Estaba para cualquiera de los dos e incluso en el final parecía que se lo llevaba Brasil, pero cometió errores que Argentina aprovechó. Después, en los suplementarios fue superior y ganó con justicia. Es un triunfazo para mantener las chances en esta olimpíada.Campazzo ya está consagrado desde antes, es una realidad del básquet argentino. Junto con Laprovíttola, los dos están en un gran nivel. Tal vez esta fue su mejor actuación, la más determinante hasta ahora a su corta edad, pero es un jugador que siempre rinde para el equipo y hoy en los momentos más importantes apareció, al igual que Chapu, que la rompió. A Facu me levanté todo este año a verlo en la Liga de España y tuvo una temporada brillante, no me sorprendió su actuación y tiene mucho más para dar. Es muy completo, además de su habitual intensidad y entrega, lee cada vez mejor el juego.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído