La producción está en jaque por el castigo del clima

Neuquén
El clima no da tregua a las castigadas economías regionales. Si bien el Alto Valle se salvó de las importantes granizadas que afectaron a buena parte de la producción de Mendoza, el frío tardío y las lluvias complican la cosecha de cerezas, que comenzará la semana próxima.

El clima, que afectó la polinización y la floración, produjo una demora de la temporada que impidió ingresar fruta a los mercados internacionales en los primeros días de noviembre para captar las primicias, es decir, los mejores precios. El 2015 fue un año de temperaturas altas en otoño y heladas tardías en la primavera, a lo que se sumaron las jornadas de vientos fuertes que afectaron a las plantas.

Por otro lado, en Mendoza las tormentas no sólo dañaron una importante parte de las fincas de vides y ciruelas, sino que varias perdieron toda la producción.

Además, por las precipitaciones que trajo el fenómeno de El Niño, se afectó la calidad de unos 6 millones de kilos de ajo mendocino.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído