El clima en Neuquén

icon
19° Temp
51% Hum
La Mañana préstamo

Le dieron un préstamo a una persona inhabilitada para sacarlos y la Justicia lo frenó

El Ministerio Público de la Defensa logró detener el cobro de un préstamo a una mujer que tiene una restricción de capacidad para ese tipo de operaciones.

Un gran porcentaje de la población es vulnerable. Niños, adolescentes, adultos mayores y personas con discapacidad están expuestos a ser víctimas más fáciles de cualquier delito o situación que no les favorezca. Tal es el caso de una neuquina, que cobra su pensión por discapacidad todos los meses y como no le alcanzaba solicitó un préstamo para comprar una campera. El problema es que no está habilitada para firmarlo por si sola, pese a que el banco lo autorizó. Ahora, la Justicia logró que se le frene el débito automático de dicho préstamo.

El caso de la vecina, de 67 años, no es la excepción, sino que es más común de lo que parece, confiaron desde el Ministerio Público de la Defensa (MPD) de la provincia del Neuquén. El organismo provincial se encarga de "resguardar y representar a aquellas personas que no pueden intervenir en defensa propia de sus derechos, siendo los ausentes, personas con discapacidad y menores de edad hasta los 18 años".

Te puede interesar...

En este sentido, Nora Isasi, defensora pública civil, explicó en una entrevista a LMNeuquén que el rol del Estado puede ser accesorio, cuando solo realiza un control de legalidad porque la persona tiene un sistema de apoyo, ó principal, cuando esa persona no tiene referente o está en conflicto con sus familiares. Es en estos últimos casos, donde "el Estado asume un rol principal a través del Ministerio (MPD) para actuar en resguardo de sus derechos sociales, materiales, salud, económicos, etc.", confió Isasi.

Nora Isasi, defensora civil 1.jpg
Nora Isasi, defensora pública civil. Ministerio Público de la Defensa de la provincia.

Nora Isasi, defensora pública civil. Ministerio Público de la Defensa de la provincia.

Tal es la situación de esta vecina de Neuquén capital, quien vive sola y desde el 2001 que su situación está judicializada con una discapacidad por un retraso mental. En ese momento se realizó un trámite de restricción de capacidad, en el que se le limita su capacidad jurídica para determinados actos, entre ellos, el adquirir préstamos crediticios.

Pese a ello, "ha tomado préstamos a lo largo del tiempo" en el mismo banco en el que cobra su pensión, explicó la defensora Isasi. Es por ello, que en la última revisión de dicha restricción de capacidad, realizada en mayo de 2021, al ver que cada vez que tomaba un préstamo, quedaba comprometida su pensión, es que a través de la Justicia se notifica al Banco Central que "ella no podía tomar créditos por sí sola" y desde esa entidad se notifica al banco donde cobra la pensión.

De esta manera, el MPD buscaba evitar que el banco le otorgara créditos a ella y en caso de necesitarlos, que sea a través de su sistema de apoyo. El problema es que "su sistema de apoyo no la acompaña al momento de cobrar la pensión y ella va tomando la decisión que puede y la pensión de 40 mil pesos a veces no le alcanza, por lo que toma préstamos". Si bien no paga alquiler, porque vive en la casa de los padres, lo cierto es que esa pensión muchas veces no alcanza.

Una bola de nieve por los préstamos

El problema llegó cuando las diferentes cuotas de los préstamos le chuparon su pensión y no cobró nada. "En julio vino con su acompañante terapéutica y me dicen que cobró cero pesos. En el banco le agarró un ataque y entonces le dieron un préstamo, porque hizo un escándalo. Le dieron un nuevo préstamo para que se compre una campera de 20 mil pesos", relató Nora Isasi.

En agosto cobró 12 mil y tenía una deuda de luz de 4500 pesos. Fue en ese momento en que la defensora decidió accionar. "El banco ya estaba anoticiado de que ella no puede tomar créditos, por lo que le envié un oficio al Banco Central con copia de la sentencia donde dice que ella no podía tomar préstamos y que disponga de forma inmediata el Stop Debit del cobro de las cuotas de todos los prestamos que ella tenga", explicó la defensora Isasi y aclaró que ya en septiembre, la mujer cobró la totalidad de su pensión.

Problema de fondo: no puede tomar préstamos

Pese a que el banco ya no le cobra las cuotas, el Stop Debit no resuelve el problema de fondo. Es que si el banco decidiera cobrar ese préstamo que otorgó podría iniciar una demanda, aunque, de acuerdo a la sentencia que le impide tomarlos, todos esos contratos deberían quedar nulos.

"Si el banco quiere recuperar ese dinero tendrá que iniciar una acción de recupero con alguna demanda. Pero ahí tenemos otra situación, que es que ella no podía tomar ese crédito y el banco estaba anoticiado. Entonces ese contrato es anulable en los términos del Código Civil", resaltó Isasi y detalló que ya mandó a pedir una copia de todos los contratos que ella tenía.

Es decir, desde hace 20 años que la mujer no puede tomar créditos, pero lo ha hecho cíclicamente. Acá la pregunta es si el banco eludió dicha restricción de capacidad que pesaba sobre la vecina y le otorgó los créditos a sabiendas de que no podía tomarlos ó si nunca recibieron la notificación de que ella no estaba inhabilitada para dicha acción. De una u otra forma, la mujer es una persona en situación de vulnerabilidad.

El banco debería tener una alerta que cuando una persona solicite un préstamo le diga si está en condiciones o no de hacerlo. "El banco debería exigir cierta documentación a la hora de darles un crédito", confió la defensora Isasi; así como también advirtió que el sistema de apoyo de las personas con discapacidad tendrían que estar más atentos a la economía de esa persona, "no dejarla sola".

Por último, la defensora oficial sostuvo que este caso es más común de los que parece. "Casos como éste, tengo un montón, donde siempre les digo que pidan el Stop Debit", resaltó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario