El clima en Neuquén

icon
20° Temp
51% Hum
La Mañana mitos

Leyendas y mitos urbanos que viven en la capital neuquina

Extrañas criaturas, apariciones misteriosas y fenómenos inexplicables son parte del folclore popular que se viene relatando hace años.

Son muchas las ciudades argentinas que en la actualidad se destacan por tener sus propias leyendas. Los cronistas especializados de los medios recorren el país buscando esas historias. Más allá de su contenido dramático o espeluznante, brindan a cada localidad un cierto encanto y hasta un aire de magia y misterio que la caracteriza. Conocidas como leyendas urbanas, estas narraciones de carácter fantástico atrapan la atención del público y obligan a la vez a repasar la historia desconocida de los lugares donde ocurren.

Neuquén tiene sus propias leyendas, no solo como provincia, también como ciudad capitalina. Cuando escuchamos mencionar la palabra leyenda folclórica, es imposible no pensar en el contexto rural del interior de la provincia, sin embargo, los testimonios de muchos vecinos aseveran que, las calles de nuestra ciudad han sido y son escenario, numerosos eventos inexplicados que involucran a seres fantásticos, apariciones misteriosas y fenómenos inexplicables.

Te puede interesar...

Tal es el caso del Viborón, una criatura espeluznante con forma de serpiente y cabeza humana (más bien de un niño o un bebe) cuyo tamaño varía según los relatos de los vecinos, quienes además aseguran que los propietarios de ciertos comercios locales (cuyos nombres se reservan para resguardar la identidad de las personas involucradas) esconden estas criaturas, como macabras mascotas fruto de un pacto infernal.

Todo se remonta a ciertas creencias camperas que narran la existencia de un extraño ser que surge del huevo “puesto por un gallo” (y allí comienzan las anomalías, dado que los gallos no pueden hacerlo) y al que incuba un reptil o un anfibio, según las diferentes versiones. Así surge el Viborón, al principio como una pequeña culebra, que en lugar de tener solo escamas, presenta además plumas y girones de pelo. Cuentan, además, que cuando suelen encontrarse en zonas de chacras con esos huevos, de aspecto redondeado y del tamaño de una pelota de “ping-pong”, se apresuran a echarlos al fuego y a destruirlos con pedradas con cuidado de no ser salpicados por su contenido.

Leyendas y mitos urbanos Neuquén

Para hacerse dueño del Viborón hay que pactar con las fuerzas del mal que le concederán al nuevo propietario de la abismal mascota fortuna y fama sin límites, y que se enriquecerá, por lo tanto, de la noche a la mañana, siempre que cumpla con cuidarla y alimentarla (los detalles del menú es mejor obviarlos para hacerle honor al buen gusto). La muerte o la huida del “Viborón” implican así mismo la ruina inmediata para sus dueños.

Existen en las crónicas policiales, rastros de esta leyenda. En la década de los 90 una enorme serpiente fue hallada aplastada por el paso de los vehículos en la Ruta 22 en la década del 90 y el acta fue preservada dado que no se trataba de un ofidio cualquiera.

“Sí, fue por esa época que apareció atropellada una especie de víbora tipo boa, bien grande en la Ruta 22, más bien a la altura del centro y los policías que se constituyeron en el lugar se preguntaban si habría sido de un circo que hubiera llegado a la ciudad, pero no había venido ninguno o de alguna chacra donde lo tuvieran, pero no había cerca de ahí. El animal era bien raro y el cuero no era, más bien, como una serpiente, porque se sabe que no tienen plumas ni que tampoco es así la piel de un bicho de esos”, explicó una fuente policial en retiro quién pidió reserva, ya que en el momento el caso fue motivo de burlas.

Dicho suceso se relacionó con el mencionado “Viborón o Culebrón” y, simultáneamente, con la quiebra comercial de un conocido negocio debido, a que, según la misma leyenda, eso es lo que les ocurre a los propietarios del legendario animal cuando se les escapa o dejan de alimentarlo.

Los barrios más antiguos de Neuquén, tal vez por su cercanía al río, constituían esa mezcla singular de ciudad naciente y ámbito indómito, rodeada de chacras cercadas por enormes tamariscos y zonas anegadizas donde la fauna, la flora y el entorno todo se resistían a convertirse en una ciudad de cemento y mucho menos de asfalto.

“De chicos íbamos a pescar, a tirar con la onda y a divertirnos allá por el Arroyo Durán en la zona de La Castellana, pero todos sabíamos que cuando oscurecía podía aparecer El Toro de Arroyo”, contó a LM Neuquén un vecino de la zona que prefiere que su nombre no se difunda, pero que fue testigo del misterio. “Todos hacíamos bromas con eso, aunque sabíamos bien que cuando bajaba el sol, muchos habían tenido que salir corriendo del bravo toro que no se parecía a ningún otro animal de los que criaban los vecinos de las chacras de la zona”, agregó.

Los que lo habían alcanzado a ver y se animaban a contarlo dicen que, a lo lejos, se veían dos ojos más grandes que los de un toro común y corriente y que lanzaban llamaradas al mirar desafiando de lejos a quién andaba por ahí a esas horas. Muchos contaron que fueron perseguidos y que hasta alcanzaron a escuchar los bufidos del animal que se desapareció después, así como así, sin dejar rastro.

“Los viejos de antes nos decían también que de noche no había que silbar porque te podía contestar el Tué-Tué, que unos decían que era un pájaro del diablo, otros decían que es una bruja y otros que es el diablo mismo. Era así, como un buhó o una lechuza bien grandota, con las alas más grandes, pero que tenía la cara de una persona, de una mujer con la cara arrugada y las chascas larguísimas. Se te aparecía de atrás y gritando así: Tué-Tué que era un grito que te dejaba sordo y que parecía que venía de todas partes”, agregó el vecino que, junto a su grupo de amigos, disfrutó de una tranquila niñez llena de aventuras, pero también de espantos. “Es que Neuquén no era lo que era hoy ni por asomo”, recordó sobre este misterio popular.

Leyendas y mitos urbanos Neuquén

“También a lo que le teníamos mucho miedo y alguno lo había visto era al Cuero Vivo”, dijo. Con ese nombre se conoce en las regiones cordilleranas a un ser de las leyendas folclóricas cuya forma asemeja a un cuero de vaca que flota por las corrientes de los ríos o en las lagunas, pero que en realidad tiene dos ojos saltones como los de una manta raya y una dentadura prominente a los costados del cuerpo con los que ataca y destroza a los incautos.

De las ciudades son más propios los fantasmas, las casas encantadas, pero aquellos primeros barrios de Neuquén tuvieron sus historias y sus testigos que aseveran haber visto lo que vieron y es que un poco aquella historia de amor de esos ríos del Limay y del Neuquén siguen rumoreándonos al oído esas leyendas tan propias de su gente y del encanto que hoy parecen solo sobrevivir en la poesía y en las canciones olvidadas de soles y arenal.

Cuando se realiza un repaso de las históricas discotecas, que a partir de la década del 70 hicieron furor en la zona del Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

Mencionar cada una de estas discos y locales bailables implica despertar anécdotas y recuerdos apasionantes, la mayoría relacionada con el tiempo libre, pasarla bien sin faltar, por supuesto, las historias de amor y romances. Lejos estemos quizás de pensar que en estos lugares también existen, como en muchos otros, y aunque parezcan impensadas historias de espectros, fantasmas y fenómenos Poltergeist.

La historia a la que hacemos mención ocurre hace algún tiempo en uno de esos locales bailables del Valle al que no hacemos mención en razón de no dar lugar a malos entendidos y, a la vez, preservar la imagen institucional. La identidad del entrevistado la preservamos bajo el seudónimo de Charly, que es un asiduo concurrente a estos lugares y, además, una persona convencida de la existencia de los fenómenos paranormales.

Charly vivió en primera persona muchos sucesos extraños a los cuales aún le busca explicación y, en diálogo con LM Neuquén, compartió su testimonio:

“El boliche del que voy a contar tiene varias pistas y en casi todas de ellas se registraron episodios paranormales y en casi todas alguna vez pasó algo raro. Me pasó a mí y a muchas de las personas a las que les pregunté a partir de lo que me había ocurrido.

Me refiero a encuentros extraños con alguna “entidad” o fantasma que tuvieron las personas que trabajan allí, tanto el personal de limpieza, la gente de guardia y otros trabajadores que se desempeñan durante la semana, como así también clientes que han estado algunas noches en el local bailable. Casos que se produjeron en forma aislada y en pistas distintas.

Me enteré de un cliente, por ejemplo, que se comunicó con la gente que trabajaba en el boliche para consultarles si era frecuente que pasaran “cosas raras” porque había tenido un episodio estando sentado en un sillón tomando algo con su pareja, al querer levantarse sintió que “algo”, “una fuerza”, lo tiró hacia atrás haciéndolo sentar nuevamente. Al darse vuelta para constatar de quién se trataba, detrás suyo no había nadie.

En otra ocasión, según contó uno de los serenos de la noche, empezó a escuchar ruidos en la misma pista donde había sucedido lo que te estaba contando, pero algunos meses después, en una de sus noches de guardia. Al subir a la pista se encontró con la aparición de una niña que corría por la pista. Fue tal la impresión que le provocó, que salió a la calle a llorar para desahogarse de la desesperación, con un terror tremendo de volver a entrar. Podes pensar que se trataba de un invento, pero los que vimos el estado en que estaba el sereno no podíamos dejar de sorprendernos, porque no quería volver a entrar y, de hecho, ese mismo día renunció. A partir de ese momento, empezaron a sucederse en el boliche un hecho tras otro de la misma naturaleza. A uno de los chicos que trabaja en la radio y que cubría el turno de la noche, escuchaba cómo alguien cargaba agua en el dispenser del pasillo, sintiendo clarito los ruidos del agua y las burbujas del bidón, suponiendo por supuesto, que a lo mejor se trataba de uno de los guardias, para después constatar que nadie había bajado hasta el pasillo. Cuando en la semana los ruidos se repitieron e intensificaron, el locutor subía el volumen de la música para tratar de no escucharlos y no entrar en pánico.

Leyendas y mitos urbanos Neuquén

Después, se fueron sucediendo otros fenómenos como ruidos de las sillas giratorias que parecían moverse solas, pero que, al cerciorarse, en realidad estaban estáticas y no se estaban moviendo. Al cabo de unos minutos de atención, comprobó que las sillas que estaban a una distancia de dos metros se deslizaban y giraban solas y no se debía a ninguna corriente de aire ni a ninguna otra cuestión, aparentemente física de roce o vibración.

La gente de limpieza cuenta que, muchas veces, cuando barre las cosas que amontonan parecen desparramarse solas; te repito, sin que haya corriente de aire alguna y que, a veces, aparece algo que ya habían barrido en la pista como por arte de magia.

Existen también otras historias de fantasmas, como la casa que se incendiaba en el Barrio Villa Florencia y la “Esquina de las Construcciones Derribadas” del Barrio Huilliches. Los fantasmas de las escuelas y los colegios, de las reparticiones públicas y la aparición más notable de todas “La Dama de Blanco de la Torre Talero” de cuya presencia dan testimonio hace años desde los “colimbas” que hicieron el servicios militar en los años 70 a los soldados encargados de las imaginarias en la actualidad, pasando por algunos cuidadores cuyos relatos son realmente inquietantes.

No podemos dejar de incluir en este recorrido a los avistamientos ovnis que en nuestra ciudad existen y desde hace tiempo, desde la oleada de avistamiento de naves voladoras no identificadas de 1973 hasta los últimos años de pandemia en los que se han incrementado.

Leyendas y mitos urbanos Neuquén

Durante este extenso período de cuarentena y aislamiento comunitario, las denuncias de los conocidos como fenómenos OVNI no parecen haber cesado como el resto de las actividades, sino que, por el contrario, se intensificaron en nuestra región como en algunos puntos de nuestro país.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario