Lo condenaron tres veces por abusos, pero aún está libre

Familiares de las víctimas reclamaron que le hagan cumplir las penas

Familiares de los niños del jardín 85 del barrio El Manzanar que fueron abusados sexualmente por el maestro de música Carlos Meza, condenado en tres juicios, piden celeridad a la Justicia para que el depravado vaya de una vez por todas a prisión.

El cuarto juicio, en el que también fue condenado, quedó anulado y ordenaron realizarlo nuevamente, por lo que el hombre sigue en libertad. “Pasaron seis años y nunca pisó la cárcel”, reclamaron.

Te puede interesar...

La última noticia que se conoció fue en diciembre pasado, cuando el Tribunal de Impugnación dejó sin efecto la última sentencia contra Meza por abuso sexual, cuando los jueces cipoleños lo encontraron culpable y lo condenaron a tres años de prisión en suspenso. Sin embargo, el maestro ya acumulaba tres sentencias anteriores por los mismos delitos, con penas de prisión efectiva por abuso sexual agravado por ser el encargado de la educación.

Luego de seis años de la primera denuncia, cuatro juicios, y tres sentencias condenatorias, Meza nunca pisó un calabozo en calidad de detenido y sólo fue trasladado a una dependencia policial en 2014 para resguardar su integridad física luego de un intento de linchamiento en su casa del barrio Santo Domingo.

Volvió a Cipolletti

“Tuvo cuatro juicios en los que fue condenado. El viernes se cumplen dos años de la última lectura de sentencia y aún no pasó nada. Él camina libre por la calle, como si nada, y nuestras hijas están con tratamiento psicológico por todo lo que sufrieron. La Justicia tiene que ser más rápida, ¿que están esperando?”, dijo a LM Cipolletti una de las madres.

Tras las denuncias de abuso, el hombre se radicó en Allen para evitar cruzarse con los familiares de las víctimas, pero en los últimos días trascendió que vecinos del barrio San Domingo afirmaron que volvió a vivir en Primeros Pobladores y Scalabrini Ortiz. La madre de una de las víctimas contó que consultó en Fiscalía y le indicaron que Meza había pedido volver a radicarse en Cipolletti. “Cómo puede ser que como familiares de las víctimas no nos informen que el abusador de nuestras hijas vuelve a vivir a la ciudad, en libertad, y que en cualquier momento podemos cruzarlo en la calle. Cómo puede ser que pasen los años y no haya respuestas, que con todas las condenas no vaya preso. Da bronca la impunidad”, criticó la mujer. Y manifestó que casi no salen a la calle junto a su hija para evitar cruzarlo.

Apenas corrió la novedad de los abusos, muchos vecinos quisieron hacer justicia y linchar a Carlos Meza.
Apenas corrió la novedad de los abusos, muchos vecinos quisieron hacer justicia y linchar a Carlos Meza.
Apenas corrió la novedad de los abusos, muchos vecinos quisieron hacer justicia y linchar a Carlos Meza.

El laberinto de fallos sin cumplir

Años de lucha: luego de seis años de la primera denuncia en Cipolletti, cuatro juicios, y tres sentencias condenatorias, Meza nunca pisó un calabozo en calidad de detenido.

La mayor condena: en 2018 la ex Cámara Primera de Cipolletti castigó a Meza a cinco años de prisión e inhabilitación especial por el término de diez años para ejercer cualquier cargo docente.

Antecedentes: antes de ese juicio, el docente anteriormente ya había sido condenado dos veces a tres años de prisión en suspenso por los mismos delitos.

Repetirán juicio: en un cuarto juicio obtuvo la misma pena, pero el fallo fue anulado porque la niña víctima no había declarado un abuso en la Cámara Gesell. El juicio se repetirá.

Denuncias: hubo un total de 36 denuncias y 10 llegaron a juicio.

LEÉ MÁS

La Justicia de Cipolletti define la suerte del ex intendente Reggioni

Justicia: la aplastó un hombre, le fracturó la columna y cobrará un millón

Abuso de compañera de iglesia y puede recibir una dura pena

Aberrante: abuso de una nena y quiso callarla con un chocolate

Lo condenaron a 15 años por el abuso a su pequeña hijastra

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído