Los comercios abren, pero las ventas no se reactivan

Hay mucha preocupación por la crisis del sector mercantil cipoleño. El escaso dinero circulante agrava la situación.

“Volver a la normalidad será un camino largo”, expresó ayer el titular de la Cámara de Industria y Comercio (CIC) de Cipolletti, José Luis Bunter, quien lamentó la gran caída en las ventas que se sigue registrando en la ciudad y en el país por la retracción en el consumo y por el miedo que todavía tiene mucha gente de salir a hacer compras con la habitualidad y la tranquilidad del pasado, previo a la pandemia de coronavirus.

Además, no hay mucho dinero circulante en la comunidad, porque la gente o tiene pocos ingresos o no tiene ninguno, ya que la desocupación también tocó la puerta de muchos cipoleños. Y el que sí cuenta con alguna fuente de sustento mayor, se muestra cauteloso y poco propenso a gastar en medio de la incertidumbre reinante.

Te puede interesar...

A todo esto, y para agravar más las cosas, se viene observando un marcado aumento de la informalidad mercantil y la competencia desleal, ya que son cada vez más las personas que se dedican a comercializar productos a través de internet y las redes sociales sin contar con habilitación, mientras que hay muchas otras que se dedican al trueque y a la venta de productos usados propios, lo que no es ilegal, pero distorsiona y complica más el panorama para el comercio establecido y que paga impuestos.

En síntesis, el presente y el horizonte inmediato no se muestra auspicioso para los comerciantes, pese a que en Cipolletti entre un 85 y un 90 por ciento del total de locales ya ha abierto sus puertas. Y en los próximos días o semanas, se prevé completar el resto, constituido sobre todo por los gastronómicos, que aguardan ser inspeccionados por el Municipio y contar con su autorización para la reapertura, y por algunos gimnasios y natatorios que no han podido abrir sus puertas, habiendo ya un permiso general, por todavía no terminar con la adopción de los protocolos.

“Llegar a la plena normalidad va a ser complicado”, afirmó Bunter, quien puso de relieve que incluso hoy, con un alto porcentaje de comercios abiertos, existen dificultades para funcionar a pleno, por ejemplo, por los horarios establecidos, que no son convenientes para todos, y por no poderse trabajar los días domingos.

Pero, lo principal en el momento, es la mínima recaudación que están consiguiendo los empresarios mercantiles porque es todavía muy poca la gente que compra y, la que sí lo hace, se ajusta a lo mínimo indispensable.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario