Los entrenadores privados son furor en toda la región

Ofrecen servicios a futbolistas amateur. Ayudan a evitar lesiones y a mejorar el nivel competitivo.

Alejandro Olivera

oliveraa@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Para muchas personas jugar a la pelota es mucho más que practicar un deporte. Es un estilo de vida, una forma de conectarse con lo más profundo de su ser.

Es por eso que las pretemporadas para amateurs se convirtieron en un furor en todo el Alto Valle y congregan a miles de hombres que se dedican a otras cosas, pero que quieren sentirse como futbolistas profesionales.

LM Neuquén habló con Federico Grill, parte del grupo Equipos en Movimiento, que entrena a jugadores de todos los torneos comerciales y de veteranos de la región, para conocer en detalle los principios de esta tendencia y cuáles son sus beneficios.

El especialista contó que el equipo de trabajo se formó en 2009 con el objetivo de darles a los futbolistas amateur una alternativa de entrenamiento, en medio de una época en la que existen diversos métodos para ponerse en forma. “Pensamos en darles entrenamientos bien específicos de fútbol para que mejoren su rendimiento. Son entrenamientos grupales, todos sacados de las rutinas que hace cualquier equipo de primera”, indicó.

Grill manifestó que el movimiento de los grupos de entrenamiento está en crecimiento en todo el Alto Valle y se mostró a favor de esta expansión porque aseguró que ayuda a los jugadores a reducir el riesgo de sufrir lesiones y aumenta el nivel de las competiciones.

600 pesos mensuales es el precio para entrenarse con un especialista

Los distintos equipos de entrenamiento trabajan en Plottier, Neuquén y Cipolletti. Ofrecen descuentos para grupos.

Furor

“La cantidad de gente que disputa estos torneos es inmensa y, probablemente, muchos de ellos no entran en calor ni elongan, entonces quedan expuestos a lesiones articulares, musculares y a otros problemas. Al entrenar durante la semana, baja el riesgo y los ayuda a ponerse mejor”, puntualizó.

La pretemporada está orientada a formar una base física para que durante el año los futbolistas puedan mantener el estado con un entrenamiento más liviano y constante. “Se trabaja un poco más fuerte, con más intensidades y mayores cargas. Una vez a la semana vamos a la barda, que es muy exigente. Pero no es que los efectos van a durar hasta fin de año, tienen que continuar entrenando para llegar de la mejor manera”, explicó.

Si bien buscan alcanzar una condición óptima, la mayoría de los trabajos son con pelota y buscan optimizar la técnica de cada uno de los jugadores. “Si bien la mayoría ya tiene un recorrido en el fútbol, les damos consignas para trabajar con las dos piernas. Hacemos hincapié en ejercicios de pase, recepción, remate y conducción que sirven para que mejoren hasta los que saben”, concluyó. Grill explicó que las lesiones más comunes en estos ámbitos son las musculares, por falta de entrenamiento y por exigirse mucho, y las articulares, relacionadas con choques y caídas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído