"Los Kirchner utilizan ese pasado ideal para sus batallas políticas"

En su libro "Operación Primicia", el periodista Ceferino Reato reconstruye la primera acción de Montoneros contra un cuartel militar que abrió el camino de la lucha directa contra las Fuerzas Armadas.

Por PABLO MONTANARO

Neuquén > El ataque al Regimiento de Infantería de Monte 29 de Formosa, el 5 de octubre de 1975, durante el gobierno constitucional de Isabel Perón es el eje del libro "Operación Primicia" del periodista Ceferino Reato.
Para su autor este operativo es un “hecho significativo” por el "espectacular diseño" que hasta recibió elogios del propio Jorge Rafael Videla, y por la cantidad de muertos que produjo (doce guerrilleros, diez conscriptos, un sargento, un subteniente, un policía y tres vecinos) durante treinta minutos de combate.
"Operación Primicia" también refleja, según Reato, el enfoque de la política de Derechos Humanos del gobierno de los Kirchner ya que descubre que la mayoría de los atacantes muertos fueron incluidos en las nuevas listas de desaparecidos, siendo sus familiares indemnizados por 600 mil pesos mientras que los padres de los conscriptos recibieron una pensión de apenas 800 pesos.
 
El libro hace foco en la actuación de Montoneros previa al golpe militar.  
Creo que faltan libros sobre esa época. A los periodistas, nos resulta más cómodo escribir sobre la dictadura porque ya hay un consenso bastante extendido sobre ese período. Pero por otra parte, ni los dirigentes del peronismo ni los ex guerrilleros estimulan ese tipo de libros, sobre los cuatro gobiernos constitucionales del peronismo, entre 1973 y 1976, supongo que porque no consideran que hayan estado muy acertados. Además, el gobierno kirchnerista entiende que todo está dicho con este relato sobre los setenta que han fabricado, que tiene una marca maniquea, binaria, muy definida, con ángeles y demonios. Los Kirchner se proponen como los herederos de aquella "juventud maravillosa", como repitió la Presidenta en los últimos días, que ahora en el Gobierno cumplirán los sueños e ideales de esa generación.
 
¿Por qué es importante revisar los '70?
Para no repetir errores como el de la violencia política y para evitar que un grupo político determinado llegue al gobierno y use la historia para resolver sus problemas políticos del presente, como me parece que acostumbran a hacer los Kirchner. Se pelean con un actor político y económico determinado y lo colocan del lado de los malos de los setenta, en compañía de Videla, Massera y otros. Sucedió con el campo y ahora está sucediendo con Clarín y La Nación.
 
¿En qué contexto se dio este operativo?
El contexto es un gobierno constitucional, el de Isabel Perón, muy debilitado por la violencia política, la inflación y las denuncias de corrupción e incapacidad política. Aquel 5 de octubre de 1975 Isabel Perón estaba de licencia médica y el senador Ítalo Luder era el presidente interino. Montoneros había llegado a la conclusión de que el golpe militar, del que tanto se hablaba, era inevitable, y algunos dirigentes pensaban que incluso podía favorecerlos porque terminaría alineando al pueblo en favor de la guerrilla peronista.
 
¿Cuál era el objetivo estratégico de tomar ese Ejército en Formosa? Por ese entonces Montoneros mantenía contactos con sectores del Ejército.
Operación Primicia es el debut del Ejército Montonero, que corta todo vínculo entre esta organización y el Ejército, por lo menos hasta fines de diciembre de 1975. Montoneros había dado un salto militar, de guerrilla a Ejército, previendo el golpe. La intención es demostrarle al Ejército y a la opinión pública que Montoneros había desarrollado la suficiente capacidad militar para atacar al Ejército aún en una provincia periférica, donde no tenía muchos militantes. Fue una decisión importante de Montoneros, que siempre había pensado en que el frente nacional y popular que conduciría a la revolución socialista y la liberación nacional debía ser conducido por Montoneros pero tenía que incluir una pata militar, a los sectores nacionalistas del Ejército.
 
¿Cuál fue la reacción del gobierno peronista?
Luder convocó a una reunión de Gabinete ampliada y firmó los tres decretos famosos y polémicos que prácticamente delegaban en las Fuerzas Armadas la lucha contra la guerrilla con el propósito de "aniquilar el accionar subversivo". Videla me cuenta que en una reunión de Gabinete anterior, el 24 de septiembre, Luder había elegido la alternativa de represión más dura entre las cuatro que él le había propuesto como jefe del Ejército. Luder está muerto y no puede ser consultado, pero negó esto en 1985, en el juicio a las tres primeras juntas militares. En aquel momento, la Cámara que condenó a los comandantes militares le dio la razón a Luder. Era un gobierno sumamente debilitado, que, en la práctica, no podía controlar a los militares. Esa debilidad también fue provocada por los ataques guerrilleros, que, como el de Formosa, cuestionaban severamente la autoridad de un gobierno que había sido elegido democráticamente.
 
En su libro revela el trato diferente que han tenido los familiares de los combatientes de Montoneros y los conscriptos muertos.
Todos los gobiernos reescriben el pasado porque los discursos políticos se arraigan en una imagen determinada del pasado que explica las acciones del presente y anticipa de alguna manera cuál será el futuro. El hecho nuevo es que los Kirchner utilizan ese pasado ideal (no real) para sus batallas políticas del presente. En ese marco, no se detienen ni siquiera en los derechos humanos, que deberían ser asumidos como una bandera común por toda la sociedad, y me parece que la mejor manera de ver esto es en el corrimiento del sentido original del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, que está en la Costanera porteña. Al principio, era un homenaje a los desaparecidos y muertos por el terrorismo de Estado; ahora es un homenaje que también incluye a los caídos por la revolución, sin importar si esas bajas se produjeron durante el asalto a un cuartel en democracia.

Deja tu comentario


Lo Más Leído