El clima en Neuquén

icon
33° Temp
34% Hum
La Mañana Vaca Muerta

Los servicios escasean porque cada vez más profesionales trabajan para Vaca Muerta

Droneros, transportistas, fotógrafos y otros trabajadores se vuelcan al petróleo y gas en búsqueda de estabilidad y mejores ingresos. Sus motivos y los vacíos que dejan en otras actividades económicas.

Más allá de los récords de producción o las estadísticas de fracturas, la pujante actividad de Vaca Muerta se siente también en el pulso económico de Neuquén, en donde cada vez más profesionales inician una transición desde otros rubros para atender la creciente demanda de servicios de la industria hidrocarburífera. Con más estabilidad y sueldos más tentadores, los trabajadores más capacitados apuntan a ese nicho y dejan espacios vacantes para otras demandas de la región.

Con 35 años de profesión, el fotógrafo Oskar León notó el cambio después de la pandemia de coronavirus. "Antes de 2020 mi actividad comercial relacionada con la industria del petróleo y gas se expresaba en un 30% de mis coberturas de fotografía y video y hoy ha pasado a ocupar un 60%", dijo y agregó que sus servicios incluyen aspectos más sociales vinculados a capacitaciones o la actividad empresaria de las compañías petroleras como a aspectos más técnicos como los seguimientos de obras específicas.

Te puede interesar...

Además de los márgenes de rentabilidad vinculados a la industria que suelen estar en boca de todos, muchos profesionales se inclinan a este campo por una promesa de estabilidad. En el caso de León, por ejemplo, los trabajos eventuales para eventos sociales se convirtieron en contratos más sólidas con operadoras o empresas de servicios que se sostienen en el largo plazo.

Sin embargo, la transición hacia el rubro requiere de una serie de conocimientos técnicos y una adaptación de los trabajadores para vincularse con el mundo petrolero "y aprender su idioma". En ese sentido, es necesario que estos prestadores de servicios sumen ciertas nociones básicas referidas a la industria y, en especial, a los protocolos de seguridad para resguardar su integridad física en las visitas a los yacimientos.

"Esto es fundamental ya que antes las empresas contrataban equipos de fuera de la provincia y estos profesionales puede que fueran muy buenos pero no llegaban a cumplir las expectativas de los clientes y también le resultaban costos más altos por el traslado y alojamientos", dijo el fotógrafo y agregó que, de esta manera, los neuquinos más familiarizados con la industria petrolera corren con cierta ventaja para sumarse al rubro incluso desde actividades satélites como el transporte, la fotografía, el diseño o el catering.

bongiovanni drones vaca muerta.jpg

Los profesionales coinciden en que la demanda de servicios se multiplicó en los últimos años. De esta manera, son muchos los que aprovechan el escenario para volcarse a la actividad aunque no hayan iniciado sus carreras en el rubro. Su decisión representa otro desafío: dejan un espacio vacante para las prestaciones que ofrecían antes y que siguen siendo demandadas a partir del crecimiento demográfico que se apuntaló con el crecimiento de Vaca Muerta.

"En la fotografía social aumentó la demanda por la pandemia que obligó a suspender eventos, pero la oferta de prestadores es amplia pero no de calidad profesional ya que el profesional capacitado con equipos y con experiencia prefiere cubrir actividades con una empresa relacionada a la industria de la energía", agregó el fotógrafo en relación a la falta de personal experimentado que siga apostando por las coberturas de casamientos o cumpleaños.

"Por ser clientes que no son eventuales, una empresa que contrata tus servicios y queda satisfecha luego te da continuidad en sus próximos proyectos", dijo sobre una suerte de carrera que se inicia a partir de la incorporación de diferentes clientes de gran talla a su cartera, y que le permite generar una rueda de contrataciones como, en su caso, con YPF.

Aunque con una profesión más reciente, los "droneros" se sumaron hace menos de una década a la escena comercial con prestaciones tanto para la realización audiovisual como la industria energética. Pablo Bongiovanni fue uno de los pioneros en el rubro, cuando hace 10 años comenzó a armar estos equipos con piezas que traía de China y cámaras GoPro. "Hasta que empezaron a salir los drones con estabilizador y cámaras de mejor calidad, los primeros servicios era ofrecer filmaciones desde un el aire que antes sólo se hacían con un helicóptero, aunque hoy parezca normal", explicó.

Con el paso del tiempo, creó Drones NQN, y comenzó a ofrecer servicios para el cine, los documentales y noticieros. "Hoy prácticamente no se concibe algo con imágenes que no sume drones", dijo y agregó que su apuesta llegó al calor de los primeros indicios del potencial de Vaca Muerta, lo que le permitió insertarse en el rubro con rapidez.

"Vi que había otras prestaciones además de las imágenes aéreas, por ejemplo la fotogrametría aérea para realizar mapeos topográficos, estudios del suelo y armar planos, como una herramienta. No soy topógrafo ni agrimensor pero vi que sí podía brindar la herramienta y hoy es uno de los trabajos que más tengo en el campo energético", detalló.

Como León, Bongiovanni considera que la localía es una ventaja comparativa para ganarse un lugar entre las operadoras y empresas de servicios. "A la empresa le conviene mucho más contratar droneros de la zona con certificación que traer uno de Buenos Aires que hay que pagarle el traslado. Nosotros estamos acá y tenemos valor agregado por ser patagónicos: conocemos el clima y sabemos cuándo volar y cuándo no", dijo.

Aclaró también que las firmas suelen pagar con retraso, por lo que muchos profesionales prefieren armar una "rueda", en la que cobran trabajos atrasados al tiempo que ya prestan otros. "Hoy tengo trabajos todas las semanas para las compañías", dijo y agregó que algunas de las fotos más vistas de campos de fractura fueron tomadas con sus equipos. Así, le profesionalismo y el conocimiento del terreno les permite sostener relaciones más sólidas con las empresas, en lugar de apostar a los trabajos eventuales de otros rubros.

oskar leon fotos vaca muerta.jpg

"Hay trabajo en Vaca Muerta, están pidiendo servicios que nosotros desde Neuquén podemos ofertar para cubrir esa demanda porque aquí en la zona hay varios colegas que están certificados y trabajando", agregó el dronero y detalló que las inspecciones de obras, los controles de fugas de calor y la búsqueda de personas a través de los sensores de calor son algunos de los servicios que contratan en el rubro. Sin embargo, agregó que la construcción del gasoducto Néstor Kirchner disparó aún más la demanda, porque buscan estudios topográficos desde el aire para planificar la traza.

Los mapeos de drones y la fotografía de los yacimientos son algunos ejemplos de los servicios profesionales que se volcaron a la industria de la energía a partir de las buenas retribuciones y la posibilidad de forjar un vínculo comercial más estable y que, sobre todo, presenta buenas proyecciones hacia el futuro. A ellos se suman transportistas escolares que ahora trasladan a los operarios, empresas de catering para eventos que dejaron los casamientos para elaborar el menú en los pozos y un sinnúmero de actividades que atienden una demanda creciente en Vaca Muerta.

Su inclinación hacia el rubro del petróleo y gas dejó una vacante en el resto de las actividades económicas de Neuquén y su zona de influencia, que se tradujo un camino más libre para los que recién se inician en la prestación de servicios o que aún no tienen el equipamiento suficiente para ser proveedores de las operadoras y que, por eso, empiezan a desandar su camino profesional con las demandas que los jugadores más establecidos ya no pueden cubrir.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario