El clima en Neuquén

icon
10° Temp
84% Hum
La Mañana camionera

María Cecilia, la neuquina que se convirtió en la primera camionera en trasladar explosivos

Hace 11 años que se dedica a manejar un camión, profesión que ama y que no cambia por nada. Llegó a ese trabajo después de sobrevivir al ataque de su ex marido. 

María Cecilia Aburtos comenzó su segunda vida hace 11 años, cuando una empresa neuquina confió en ella para contratarla como camionera. Y desde entonces las rutas y el volante son su cable a tierra, su elección y su pasión.

Ella había conocido los camiones de chica, en la chacra de su familia, que fue donde los manejó por primera vez. Y aquel placer de manejar un vehículo de gran porte lo revivió más tarde para descubrir su verdadera profesión. Así fue como María Cecilia se convirtió en la primera camionera argentina en trasladar explosivos mineros y petroleros.

Te puede interesar...

De voz tranquila, seria y reservada, esta mujer no cambia por nada el placer de hacer ruta. Como traslada, explosivos sus viajes le exigen retirar y no parar hasta el destino, por lo que no puede participar de los almuerzos que se pueden armar entre camioneros en las estaciones de servicio u otras paradas ruteras.

Sin embargo, la camionera le contó a LMNeuquén que sus pares la respetan y siempre la saludan de buen modo en las rutas, incluso cuando se desempeña en una profesión que solía estar reservada para los varones.

mujer camionera

“Fui la primera mujer que llegó a la fábrica de explosivos en Olavarría. Me acuerdo como si fuera hoy, cuando el gerente me vio y me dio la bienvenida. Me dijo que ya había llegado a sus oídos el rumor de que Neuquén tenía una camionera mujer que trasladaba explosivos y se puso contento de conocerme”, recordó con orgullo su experiencia una década atrás.

Para Cecilia, como la llaman los que conocen, manejar un camión no es tarea difícil, y aún no entiende cómo puede ser que nos sean cientos las mujeres al volante.

Desde aquel recuerdo que marcó la profesión de esta mujer ya pasaron miles de kilómetros recorridos. Esta camionera neuquina conoce todos los yacimientos de la provincia, pero también los de Comodoro Rivadavia, Río Gallegos, y de otros puntos de Río Negro, Mendoza y Salta.

“Los explosivos se trasladan desde la fábrica de Olavarría hacia sectores alejados de la población. En la ciudad destino tiene que haber un polvorín, y recién ahí se depositan los explosivos”, explicó la mujer.

SFP Neuquinas con impacto reunion de mujeres (1).JPG

Si bien esta camionera asegura que sus pares la tratan con respeto, no desconoce que -al menos hasta este momento- es una profesión de varones. “Es más, todos están acostumbrados a decir camioneros, la palabra camionera casi no se usa”, remarcó.

“La verdad es que yo no soy mucho de hacer sociales, soy más bien seria. Pero me llevo bien con todos, se han asombrado muchos al verme saludarlos en ruta detrás de la ventanilla”, aseguró.

Cecilia tiene hoy 50 años y no deja de agradecer a los dueños de la empresa que confiaron en ella, que sigue trabajando en la misma compañía hasta la actualidad. Cuando comenzó, hizo varios cursos y capacitaciones y se transformó en la mano derecha de los dueños de la empresa.

“Yo soy y fui la única chofer de la empresa. Y mi dedicación fue completa, me llamaban y a la hora que fuera yo salía a la ruta”, aseguró.

Preparación

María Cecilia Aburtos recibió diferentes capacitaciones para llevar adelante los traslados de elementos peligrosos, como son los explosivos mineros y petroleros.

“Una vez en el yacimiento, mi tarea es preparar lo que se llama voladura, cuando se saca toda la piedra para bajar una pared donde están explotando las mineras”, detalló la mujer, quien contó además que en la empresa donde trabaja respetan mucho el descanso de sus trabajadores, decisión que destacó ya que consideró muy importante salir a la ruta descansada y no sin haber dormido.

La camionera vive sola, tiene dos hijas que ya son adultas y formaron sus propias familias. Y contó que también es abuela, otra "profesión" que disfruta mucho.

mujer camionera

Sin embargo, relató que desde que comenzó con este trabajo se quedó sin cumpleaños familiares. Muchas veces un viaje aparecía a horas de un encuentro familiar y Cecilia se lo perdía. “Esa parte es la que más me costó, pero gracias a este trabajo pude darles una buena vida, ahora ya crecieron y se casaron”, contó con una sonrisa en el rostro.

La “primera” vida de esta mujer había estado alejada de los camiones. Estuvo casada con un hombre que la golpeó hasta casi la muerte. “Me divorcié por violencia de género, es una parte que todavía me cuesta”, confesó Cecilia, luego de detallar el episodio más duro que le tocó vivir cuando el que era su esposo la tiró al piso y la golpeó hasta “reventarle el hígado”. “Estuvieron 8 horas y 40 minutos salvándome la vida en el hospital Castro Rendón”, contó con dolor, a pesar de los años.

Aquella vida de dolor fue difícil para esta mujer, que hoy se siente mucho más fuerte al volante de un camión. “Él me decía que yo no era nada sin él, pero le demostré que podía salir adelante. Fue una etapa muy oscura de mi vida pero la peleé y la sigo peleando. Gracias a Dios sobreviví y crie a mis hijas, que eran chicas en ese momento, tenían 5 y 7 años”, contó.

Luego de esas situaciones vividas es que Cecilia se preguntó: “Si yo logré salir adelante, ¿Cómo no voy a poder conducir un camión?”. “Son esas cosas que se pueden lograr, yo logré hacerlo con ese pasado tan turbio y de dolor, y ya no le tengo miedo a nadie”, dijo esta mujer que espera que cada vez sean más las mujeres al volante de camiones. “Me encanta, amo ser camionera, si volviera a nacer lo haría desde mucho más joven”, concluyó con una sonrisa.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario