Más mujeres aprenden técnicas para defenderse

La mayoría quiere saber cómo actuar en caso de que las ataquen.

Pablo Montanaro
montanarop@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- "Una mañana salí a las 6 de mi casa para ir al trabajo y me robaron la cartera. Me sentí indefensa. Por eso empecé a tomar clases de defensa personal y así tener herramientas para defenderme o estar atenta y saber bien lo que puedo hacer en una situación así", cuenta Rosa, de 44 años, preceptora de una escuela en Centenario, mientras aguarda el comienzo de la clase de kapap, un sistema de combate corporal de defensa personal creado en Israel.

Rosa es una de las tantas mujeres neuquinas que en los últimos años se han volcado a practicar alguna disciplina vinculada a la defensa personal o arte marcial, impulsadas para hacerles frente a la inseguridad, los robos y abusos sexuales o a la violencia de género.

Las mujeres comienzan a ocupar los gimnasios y centros de instrucción de la ciudad para tomar clases de defensa personal, boxeo, kick boxing o algunas técnicas de artes marciales, como el jiu-jitsu brasileño mientras crecen los casos de agresiones en la vía pública y de denuncias por violencia de género.

"A nuestro gimnasio acuden muchas mujeres, estudiantes, amas de casa y profesionales para aprender cómo defenderse por la inseguridad que hay en la calle o por miedo a que les roben", explica Cristian Nahuel, del gimnasio Nahuel, ubicado en Chubut al 300. Agrega que también asisten chicas que concurren a la escuela secundaria "porque por ahí tienen problemas con alguna compañera que le quiere pegar o cuando salen el fin de semana alguna chica la mira mal y la provoca". También, madres que alientan a sus hijas a hacer defensa personal "porque quieren que aprendan a defenderse cuando salen de noche o se van a Buenos Aires a estudiar".

Agustina tiene 18 años y estudia a la tarde en una escuela secundaria. Dice que le intentaron robar dos veces y que por eso comenzó a practicar kick boxing. "Está bueno tener alguna técnica de defensa y ataque para atravesar un momento de inseguridad y saber como actuar", señala.

A pesar de que en su mochila siempre lleva gas pimienta para reducir a un ocasional agresor, Duana (15 años) no se queda tranquila y por eso decidió tomar clases de defensa personal". La joven toma todos los días el colectivo en la ruta para ir al colegio. "Me da miedo. La idea es saberme defender y que no me hagan daño", afirma.

La actitud psicológica es uno de los puntos en los que mayor hincapié hace el instructor César Pucci. "Por lo general, el delincuente busca a una víctima sumisa. Lo que tratamos de aportarles a las chicas es una actitud psicológica que le servirá para evitar llegar a la pelea o escapar de la misma. Además, la actitud se la puede aprender rápido, y eso le puede salvar la vida. Después viene la técnica, que eso lleva más tiempo", describe.

Los instructores insisten en lo psicológico para que las chicas se sientan capaces de enfrentar el peligro.

El entrenamiento se realiza con hombres "porque es aplicable a la realidad que le puede pasar a las mujeres en la calle", aclara el instructor.

Mientras se venda las manos para luego calzarse un par de guantes rojos y empezar su rutina de kick boxing, la talentosa y reconocida actriz de teatro Ely Navarro comenta que practica esta disciplina desde hace dos años, todos los días dos horas y media. "Un día me quedé en una clase de kick boxing y me fascinó", describe.

Dice que la práctica de esta disciplina le cambió el cuerpo, la fuerza y la seguridad. "Desde que sos nena no te incentivan a que te defiendas porque te dicen que siempre va a haber un hombre que te va a defender. Pero en la sociedad actual, hoy un hombre te puede matar", reflexiona.
La actriz señala que ahora puede andar segura en la calle. "Esto te permite estar más atenta, detectar un posible ataque y saber qué hacer para defenderte".


Critican la idea de cursos para víctimas

El proyecto de ley para que las mujeres que fueron o son víctimas de violencia doméstica puedan aprender gratis técnicas de defensa personal, presentado por el diputado Gabriel Romero y que en breve será tratado en la Legislatura provincial, generó polémica.

Desde la Subsecretaría de las Mujeres, a cargo de Patricia Maistegui, criticaron la iniciativa porque "no se puede prevenir la violencia con más violencia". Según Maistegui, el proyecto "agrava la situación de las víctimas que por su condición se encuentran en un estado de vulnerabilidad que esta propuesta del diputado Romero no revertiría".

Por su parte, Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), sostuvo que la propuesta agrega a las mujeres que padecen violencia una nueva responsabilidad: "Capacitarse para evitar los golpes, mientras tanto el golpeador seguirá golpeando y adaptará sus golpes a la capacidad que demuestre la mujer ante este aprendizaje".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído