No habrá congelamiento de la tarifa de los taxis

Subirá cuando esté pautado, según lo marque la realidad del sector.

No habrá ningún congelamiento tarifario para el servicio de taxis de Cipolletti y cuando llegue la hora de aumentar, se aumentará. La actividad tiene regulaciones y especificidades locales que la apartan por completo del cuadro de definiciones nacionales, provinciales y municipales que, en el caso de los colectivos urbanos, permitirá frenar incrementos por los próximos 120 días.

En el rubro de los taxis rigen, como mínimo, dos momentos en el año para la suba de las prestaciones. A principios de abril y de noviembre se deben aplicar nuevos valores, y para ello se deben realizar previamente los estudios necesarios. Sin embargo, también se pueden efectuar alzas en otros momentos, como pasó en septiembre de 2018, por disposición oficial de la comuna.

Te puede interesar...

Así las cosas, cada vez que llegue la ocasión, el valor del servicio se pondrá al día, al margen de los avatares que pueda afrontar el transporte urbano de colectivos. Y las cifras que se barajen serán las que se pauten según la fórmula que se viene utilizando en la comuna desde hace algunos años. En la actividad no inciden directamente las políticas ajenas al Municipio, que a través de su poder Ejecutivo resuelve todo lo pertinente al sector.

Y el hecho es que, en la actualidad, la tarifa que data de noviembre de 2019 ya arrastra una erosión inflacionaria muy significativa. Y muy visible si se compara con lo que ocurre con Neuquén. Hoy, en Cipolletti, la bajada de bandera vale $42 para el tramo diurno y $50,40 para el nocturno. En Neuquén, por su parte, similar ítem diurno alcanza los $54,50, en tanto que el nocturno cuesta $62,70. Las distancias son notables: en el primer caso es de $12,50 y en el segundo, de $12,30.

La dirigente Liliana Villegas manifestó que las diferencias demuestran el atraso tarifario cipoleño, carcomido por la inflación. A lo largo del tiempo, la tónica ha sido que los valores en ambas ciudades sean bastante similares, con pequeñas variaciones a favor de una u otra, según la ocasión. Al presente, la ventaja de Neuquén genera algunas tensiones y roces entre tacheros, advirtió. Otro referente sectorial, Rubén Galván, expresó también su inquietud por el desequilibrio con Neuquén, pero puso paños tibios en cuanto a sus consecuencias en la relación entre colegas. Con estos, son otras las prioridades, señaló. Ambos coincidieron en que las alzas de los taxis no pueden tener congelamientos, algo que ratificó Cristian Blanco, titular de Fiscalización de la comuna.

Los neuquinos copan la parada

Los taxistas neuquinos no solamente tienen mejores tarifas que sus pares cipoleños. También poseen un mayor peso organizativo y una tendencia a actuar con más contundencia cuando se plantean problemas de competencia por la clientela. En Cipolletti, los tacheros se quejan de que sus compañeros neuquinos realizan cada vez más incursiones en la ciudad en busca de pasaje, lo que está prohibido. Sin embargo, como estos ostentan un poder disuasorio mucho mayor, todo sigue igual. En cambio, si un cipoleño incurre en un error en Neuquén, los llamados de atención nunca tardan. A los cipoleños, incluso, les resulta complicado ir a buscar pasaje pautado al aeropuerto.

LEÉ MÁS

La Muni congelará el boleto de colectivo por 4 meses

El Municipio inició mantenimiento de centros infantiles

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído