Pancaldo dijo adiós y Cipo habla en Ruso

Homann dirigirá al equipo tras la decisión del último DT de irse a trabajar a Brown de Madryn.

Cipolletti.- La noticia cayó como una bomba en los hinchas del Albinegro. El nuevo Cipolletti, versión 2016, armado para un entrenador que había cerrado de palabra para seguir al mando del equipo y que ahora dirigirá a un club en otra categoría, tendrá un entrenador diferente al imaginado, después de sellar varios contratos pedidos por Ricardo Pancaldo.

Al técnico se le dio el ascenso a la B Nacional, pero no con Cipo, sino con Brown de Puerto Madryn, que pensó en él para reemplazar a Eduardo Castro en el banco de suplentes.

El santafesino comunicó su decisión a la dirigencia albinegra el lunes por la noche, después de las 22, cuando las renovaciones con Nicolás Caprio, Gastón Pinto, Marcos Lamolla, Germán Weiner y Jesús Vera eran un hecho por los próximos 18 meses, igual que las incorporaciones de Cristian Taborda y Matías Rinaudo.

Todo a pedido y gusto del ya ex entrenador de Cipo, quien había anticipado el interés que tenían por él los chubutenses, pero que en los últimos días dio señales de estar metido de lleno en su segunda temporada en La Visera.

El último fin de semana, precisamente el sábado, Pancaldo y el presidente del club cipoleño, Santiago Caldiero, tenían prevista una reunión en La Pampa para rubricar el contrato acordado de palabra. Problemas personales del dirigente en la semana lo impidieron, y burocráticamente el camino quedó allanado para el equipo de la capital de las ballenas, que celebró su reunión de Comisión Directiva el viernes.

La confirmación del alejamiento del DT, que construyó un largo camino desde el Argentino B en Cruz del Sur de Bariloche, se expandió en un duro comunicado de prensa de la institución sobre la medianoche del lunes. Horas después, en distintas declaraciones públicas, Caldiero buscó bajarle el tono a las críticas para salvaguardar la buena relación con el entrenador y desearle buena suerte en su próximo paso laboral.

Plan B

Desde distintas fuentes oficiales aseguraron a LM Cipolletti que la ida de Pancaldo de Cipo no fue tan inesperada y por eso no sorprendió que inmediatamente se acordara con Henry Héctor Homann, el Ruso, para la sucesión pensando en el próximo Federal A.

Ayudante de campo en la última campaña, a cargo del equipo en el partido ante San Martín de Tucumán cuando su compañero de cuerpo técnico viajó a su ciudad natal para acompañar a su padre en las últimas horas de vida, el ídolo no dudó en aceptar su segunda gran oportunidad en el club de sus amores.

A su lado, otro nombre conocido para el público de La Visera como Germán Alecha se sumará decididamente al grupo de trabajo en el plantel superior, con la intención de segur creciendo en su nueva profesión relacionado al fútbol.

"No fue una sorpresa para ellos"

Desde Santa Fe, Ricardo Pancaldo explicó la salida en buenos términos de Cipolletti, agradeciendo su paso por la institución y el fútbol de Río Negro, donde construyó carrera en Cruz del Sur de Bariloche y en el Deportivo Roca. "La dirigencia estaba al tanto de esta posibilidad, no fue una sorpresa para ellos. Me entendieron y me desearon lo mejor, en este año nos hicimos amigos y siento que debo priorizar mi crecimiento profesional", dijo.

Por respeto al Albinegro, no vendrá por ningún nombre para reforzar a su nuevo equipo. "Me pone feliz el torneo que hizo Caprio, o lo que la gente quiere al Perro Vera, pero de ninguna manera le pediría a los directivos de Brown un jugador de Cipo en este momento", aseguró.

De esta manera, se echa por tierra la posibilidad de que Matías Rinaudo o Cristian Taborda, dos de los refuerzos especialmente pedidos por el santafesino, busquen un nuevo destino para su futuro laboral.

"Me involucré en el armado del equipo porque venir a Brown era una chance, pero no podía dejar de pensar en Cipolletti y consensuamos todas las búsquedas en el mercado con los dirigentes", explicó.

Una nueva chance para un histórico

Henry Homann va por la segunda chance como entrenador de Cipolletti, después de su paso en la temporada 2005/2006 que terminó en descenso ante General Paz Junior. Tras el sinsabor que se terminó de concretar sin el Ruso en el cargo (lo reemplazó Domingo Perilli en los últimos capítulos), la dirigencia lo convenció para volver al ruedo y fue el capitán del equipo que alcanzó el ascenso desde el Argentino B al certamen siguiente.

El idilio con el hincha se mantuvo, pero el ex mediocampista vio lejana la posibilidad de volver a tener una chance al frente del grupo profesional.

Sin embargo, el tiempo curó heridas. El trabajo desde el plantel de la Liga Confluencia, y como ayudante de campo de Arnaldo Sialle, primero, y Pancaldo, después, lo reposicionaron para volver a intentarlo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído