Pelea por barco hundido que estaría lleno de oro

Pelea por barco hundido que estaría lleno de oro

Santiago de Chile.- Curepto es una comuna costera de la región de Maule, Chile. Fue fundada en 1790. Debajo de sus aguas, desde exactamente 20 años antes de su fundación, descansa un galeón español que, entre tantas otras riquezas, guardaría una gran cantidad de monedas de oro. Por eso, desde hace años hay una disputa legal con una empresa, compuesta por geólogos, biólogos marinos, abogados, ingenieros y hasta cuatro cazadores de meteoritos, que pretende reflotar la embarcación. Por lo pronto, en las últimas horas la Corte de Talca acaba de negar que se refloten los restos del galeón.

Durante décadas se han contado leyendas en torno a los tesoros que oculta el Oriflama, el navío mercante español que en 1770 naufragó en las costas de Curepto. En 1999, la empresa de investigaciones marítimas Oriflama SA comenzó la intensa búsqueda de la embarcación. Fue gracias a archivos históricos y magnetometría -explorar la presencia de hierro- como se descubrió, en 2004, la ubicación del galeón y se comenzaron a extraer las primeras especies, como fragmentos de cristal y trozos de madera, sólo una pequeña parte de sus 680 toneladas de carga. Ese año, la empresa reclamó la propiedad del Oriflama y la Justicia resolvió a su favor. Años más tarde, luego de que la Contraloría determinara que la embarcación tenía la calidad de “monumento arqueológico”, solicitó los permisos ante los organismos oficiales para extraerlo, que le fueron negados. Ante esta situación, la firma presentó un recurso de protección y ahora la Corte de Apelaciones de Talca lo rechazó y declaró que no se cometió una ilegalidad al impedir sacar la nave y su cargamento del mar.

400 personas perdieron la vida en el naufragio.

Durante la travesía del galeón y antes de la tormenta que provocó el hundimiento en el fondo del mar, a bordo hubo graves problemas: enfermedades, pestes y falta de alimentos.

Respecto de la decisión, José Luis Rosales, gerente general de Oriflama SA, opinó que “esto es un fallo que nos desfavorece y también lo hace con todas las personas que tienen interés de que ese barco finalmente se saque, saber qué hay adentro y disfrutar de los elementos que contenía”. Añadió que la batalla por extraer el Oriflama después de 245 años no ha terminado: “No descartamos recurrir a la Corte Suprema o iniciar alguna otra acción judicial”.

Por su parte, Ana Paz Cárdenas, secretaria técnica del Consejo de Monumentos Nacionales, señaló que “con el dictamen, la empresa ve obstaculizadas sus pretensiones de dominio y extracción del patrimonio existente (...) Este fallo es de gran importancia, ya que la conservación de los vestigios de restos náufragos nos ayuda a conocer parte de nuestro pasado”.

680 toneladas de objetos valiosos estarían dentro del galeón hundido el 25 de julio de 1770.

El naufragio y el tesoro

El nombre oficial del Oriflama es Nuestra Señora del Buen Consejo y San Leopoldo. Zarpó el 18 de febrero de 1770 del puerto de Cádiz y se hundió el 25 de julio. Su carga estaba compuesta por 3396 cajones, entre los que se encuentran bultos a nombre de don Mateo de Toro-Zambrano, cristalería y se han recuperado monedas de oro de la época. Después de cinco meses de viaje, encalló luego de una tormenta en la desembocadura del río Huenchullami en Curepto.

Según señaló la empresa, la intención es que luego de la extracción se pueda crear un museo en la ciudad con una parte de los objetos recuperados, y las especies que no sean ocupadas para esos fines “se destinarán al comercio para financiar las operaciones”. Sin embargo, por ahora los secretos del galeón seguirán bajo el agua.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído