Perros y gatos de EE.UU., animales súper carnívoros

Si fuesen un país, serían el 5° consumidor de carne mundial.

Los consejos habituales para reducir los gases con efecto invernadero suelen apuntar a una dieta basada en vegetales, evitar viajar en avión, vivir sin coche o tener familias más pequeñas. Sin embargo, Gregory Orkin, investigador de la Universidad de California en Los Ángeles, sumó otro factor: las mascotas, que en EE.UU. están en el 60% de los hogares (77,8 millones de perros y 85,6 millones de gatos, según un censo de 2015). Y calculando el peso y consumo medio de ellos, la estimación es que ingieren tantas calorías como 62 millones de personas. Ni más ni menos que la población de Francia. Además, en promedio, perros y gatos comen más carne que los humanos, alcanzando el 25% de las calorías de origen animal que se consumen en Estados Unidos. Orkin comentó que si los gatos y perros estadounidenses formasen un país, ocuparían el quinto puesto en consumo de carne, detrás de Rusia, Brasil, EE.UU. y China.

La carne devorada por perros y gatos supondría producir 64 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo mismo que 13,6 millones de automóviles. En este estudio también se habla de la caca de estos animales: las mascotas producen 5,1 millones de toneladas cada año, una cantidad similar a la de 90 millones de estadounidenses.

Orkin vincula el impacto medioambiental de las mascotas con el incremento global de la riqueza. El progreso material de millones de personas en el mundo en desarrollo hizo que cada vez se viaje más, se consuma más carne y se tengan más mascotas. Además, el incremento de la riqueza y los cambios sociales hacen que estos animales sean tratados como si fuesen humanos, proporcionándoles productos de carne de gran calidad. Aunque hay parte de la comida para mascotas que no sería aceptable para la alimentación humana, Orkin considera que hay “una tendencia a la humanización de la comida de mascotas que compite directamente con el sistema de alimentación humana”.

La buena nutrición les mejora la vida

Por Sergio Gómez (veterinario)

Hay una gran mejora en la nutrición de los animales domésticos. Desde hace 30 años los alimentos balanceados revolucionaron las condiciones de nuestras mascotas: se estima que ganaron unos 5 años de esperanza de vida, comparando con los animales alimentados con restos de comida casera. Antes se les daba de comer, simplemente. Luego, a partir de 1980, se tuvo en cuenta la edad y el nivel de actividad de cada uno. Actualmente, nutrición y salud van de la mano teniendo en cuenta raza, estado psicológico, edad, prevención de enfermedades, etc. Hay estudios que prueban que los animales alimentados ad libitum (a placer o a voluntad) viven tres años menos que los alimentados con su justa ración, porque de este modo se evita el sobrepeso, problemas articulares o cardiacos. Por eso, pesá a tu mascota y fíjate cuánto es lo que necesita comer para garantizarle una mejor calidad de vida.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído