Phelps se retiró con gloria y Bolt puso primera

Las dos leyendas fueron protagonistas, uno con oro en la despedida y el otro con debut.

Río de Janeiro
Para muchos, Michael Phelps y Usain Bolt son los máximos atletas olímpicos de la extensa historia de los Juegos. Sus estadísticas lo avalan. Río 2016 los reunió para lo que será posiblemente su última función y ayer nuevamente fueron claves en la jornada.

Primero, el jamaiquino hizo su debut en la clasificación de los 100 metros y sin sobresaltos se aseguró un lugar en la semifinal. Con un tiempo arriba de los 10 segundos, Bolt reguló su velocidad, sólo aceleró al máximo en los últimos metros y guardó lo mejor para las pruebas decisivas de hoy. Desde las 21 será la instancia previa y a las 22:25, la gran final.

Su gran objetivo es convertirse en el primero en ganar los 100, 200 y 4x100 metros en tres Juegos Olímpicos consecutivos. Tras lograrlo en Beijing 2008 y Londres 2012, Bolt es el gran candidato a repetir en Río.

Además, podría alcanzar las nueve medallas doradas del histórico Carl Lewis y el finlandés Paavo Nurmi, los más ganadores dentro del atletismo.

Incluso apunta a mejorar su récord en los 200, aunque no querrá que se le escapen los 100, donde tiene al estadounidense Justin Gatlin y a su compatriota Yohan Blake como rivales más peligrosos.

Por su parte, Michael Phelps, el mayor medallista de la historia, cerró su participación en Río con una nueva consagración en el 4x100 de relevos junto a Ryan Murphy, Nathan Adrian y Cody Miller. De esa manera, cosecha 23 preseas doradas.

El estadounidense fue clave en la prueba y con su nado mariposa remontó la desventaja que tenía con el equipo británico. Ya anticipó que “está listo” para el retiro y de esta manera concluyó una increíble carrera que comenzó en Atenas 2004, con seis oros y dos bronces.

Su cima llegó en Bejing 2008, cuando finalizó el certamen con ocho medallas de oro, otro logro sin precedentes.

Antes de Río se especulaba con su estado físico, y a sus 31 años se generaban dudas sobre la posibilidad de mantenerse en la elite mundial. Finalmente, se va de su último juego con cinco doradas y una plateada.

Al igual que los últimos dos Juegos, Río de Janeiro se dio el gusto de tener a los dos grandes fenómenos del olimpismo. Restará ver si Usain Bolt puede ser tan determinante como lo fue Phelps en su última presentación.

OPINIÓN
La de 100 metros mariposa fue su prueba más complicada

José Meolans
Ex campeón mundial de pileta corta y cuatro veces olímpico

Phelps es el mejor, de eso no cabe duda, y lo ratifica en cada prueba. Por eso tiene un gran mérito lo que hizo Schooling (Joseph) cuando le ganó en los 100 mariposa. En estos Juegos había dos carreras complicadas que tenia Phelps: los 200 metros mariposa, que los nadó muy bien, y los 100 metros mariposa, donde finalmente perdió la medalla de oro. De acuerdo con sus resultados en las semifinales, la actuación de este chico de Singapur, que había demostrado que nada por debajo de los 51 segundos, bastante inferior a lo que hacía Phelps en los clasificatorios para las semifinales. Parecía que se hacía una buena carrera, era difícil que Phelps le pudiera ganar y así se dio. Schooling ganó bien desde el primer tramo de los 50 y el segundo de punta a punta.

En cuanto a Federico Grabich, creo que estaba en buenas condiciones y esperaba más al estar 7 décimas por arriba de su marca. Con su tiempo real hubiera podido ingresar en semifinal. Lamentablemente son pruebas que no te dan chances a cometer errores, y quizás él tuvo una falencia sobre los últimos metros que hizo que se cayera. Era una buena oportunidad porque venía de un buen año. Habrá que ver ahora, si tiene ganas de seguir hasta Tokio, cómo va a replantear sus objetivos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído